130,000 estudiantes latinos del estado no tienen el mismo acceso a las oportunidades educativas que los blancos

0
99

NEW HAVEN: El acceso a una educación sólida y desafiante permite a todos los estudiantes de Connecticut perseguir sus sueños y vivir a su máximo potencial. Garantizar una educación de calidad para todos los niños también es esencial para tener una fuerza de trabajo competitiva y bien preparada y una prosperidad compartida. Según un nuevo informe de Connecticut Voices for Children, los más de 130,000 estudiantes latinos del estado no tienen el mismo acceso a las oportunidades educativas que sus compañeros blancos, lo que resulta en disparidades generalizadas y significativas.

Los estudiantes latinos tienen menos probabilidades de tener maestros de su misma etnia o de inscribirse en cursos avanzados, y es más probable que estén ausentes crónicamente de la clase mientras enfrentan prácticas disciplinarias más severas que los estudiantes blancos por comportamientos similares. Estas disparidades se traducen en resultados educativos que tienen impactos negativos a largo plazo en los propios estudiantes y la salud económica del estado.

“Ya sea que sean latinos o blancos, la forma en que los niños experimentan la escuela se ve muy afectada por su origen étnico”, dice Camara Stokes-Hudson, miembro asociado de política de Connecticut Voices for Children y uno de los autores del estudio. “Los estudiantes latinos enfrentan políticas y prácticas que a menudo son parciales y los ponen en desventaja. Además, algunos de nuestros estudiantes latinos enfrentan más desafíos debido a las complejidades de aprender un nuevo idioma o navegar el proceso de inmigración para ellos o sus familias “.

Según el informe, los estudiantes latinos tienen dos veces más probabilidades de ser suspendidos que sus contrapartes blancos. Los estudiantes latinos tienen menos probabilidades de tener maestros de su propia etnia: aunque el 25 por ciento de los estudiantes de Connecticut son latinos, solo el 4 por ciento de los maestros son latinos. El ausentismo crónico también es significativamente mayor; la proporción de estudiantes latinos que faltan diez por ciento o más días del año escolar es casi tres veces mayor que la de sus compañeros blancos.

Estos hechos tienen un impacto directo e inmediato en el rendimiento académico. En 2014, los estudiantes latinos en Connecticut que perdieron menos de 9 días de clases por año tuvieron una tasa de graduación de 86.6 por ciento, en comparación con la tasa de graduación de 38 por ciento para los estudiantes con ausencias crónicas. La tasa de graduación de los estudiantes latinos es del 76 por ciento, detrás de las tasas de graduación del 93 por ciento para los blancos. Los estudiantes blancos cumplen o superan los estándares de Smarter Balance en matemáticas e inglés al doble de la tasa de estudiantes latinos. Los puntajes promedio de SAT para latinos están 192 puntos por debajo de los estudiantes blancos. La brecha es aún más amplia para los estudiantes que están aprendiendo inglés (aproximadamente uno de cada diez estudiantes latinos caen en esta categoría), quienes superan a sus compañeros blancos en 321 puntos.

“Invertir en las escuelas de Connecticut es un componente esencial para garantizar el crecimiento económico de nuestro estado y garantizar el desarrollo intelectual, social y emocional positivo de los futuros votantes, trabajadores y líderes de Connecticut”, dice Wendy Simmons, directora de educación y equidad de Connecticut. “Romper las barreras sistémicas a las oportunidades que impulsan las disparidades de logro debería ser una de las prioridades del estado”.

El informe recomienda políticas para reducir la inequidad y apoyar el éxito estudiantil, incluyendo expandir la capacitación anti-prejuicios para todo el personal escolar, aumentar la cantidad de docentes latinos, expandir los esfuerzos estatales para apoyar a los docentes de color, ampliar el acceso a programas e intervenciones relacionadas con el ausentismo crónico y mejorar la recopilación de datos con respecto a la disciplina escolar. Para garantizar que las escuelas cuenten con los fondos necesarios para ofrecer una gama completa de cursos y programas, Connecticut Voices for Children propone reformas de financiación, que incluyen la financiación total de PILOT y un impuesto a la propiedad estatal para la educación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí