Amándonos como Dios nos ama, por la Lic. Liliana D. González

0
215

Las pautas culturales han determinado que el poder financiero en los hombres es sinónimo de éxito, mientras que en las mujeres es la juventud, la delgadez y un par de senos operados. Vivimos sometidos a incesantes presiones sociales estimuladas por los diversos medios de comunicación. Se fomenta el culto al cuerpo, se induce al consumismo y a la promoción de toda clase de antivalores, siendo la vanidad y la codicia los que encabezan la larga lista.

No han de extrañarnos entonces los problemas de salud pública que han provocado dichas presiones. La “imagen perfecta”, por ejemplo, promueve la baja autoestima en las personas más vulnerables. Los deseos de verse como modelos de pasarela llevan a muchos jóvenes a la anorexia, a la bulimia y hasta a la muerte. Es que ser gordito o gordita en esta sociedad parece un estigma. Las mujeres sin límites de edad ni clase social se ven obligadas, pese a los riesgos, a pasar por el quirófano para recibir su cuota de silicona, pues la competencia femenina es avasallante. La presión social es tan fuerte que muchas personas no aceptan la vejez como parte del proceso natural de la vida y luchan contra lo inevitable.

Este asunto tiene un denominador común: la inseguridad. Si somos sinceros con nosotros mismos, admitiremos que tanto hombres como mujeres sufrimos de inseguridad. La psicología enseña que la inseguridad es una emoción nociva que afecta la imagen que la persona tiene de sí misma; provoca baja autoestima, temor a no ser amado, a ser rechazado o abandonado. Al individuo inseguro le cuesta mucho mantener relaciones estables y felices. Esto se debe a que durante mucho tiempo ha tenido una imagen falsa de sí mismo. 

La autoimagen se forma desde la niñez, y es el resultado de cómo nos vemos a nosotros mismos, la forma en que otros nos ven y la manera en que percibimos lo que ven los demás de nosotros. Los adjetivos calificativos y las críticas constructivas o destructivas que nuestros padres, abuelos, hermanos, maestros, amigos y compañeros nos han dicho, conforman gran parte de la imagen mental que tenemos de nosotros mismos.

Si esa imagen mental no está de acuerdo con la Palabra de Dios llevaremos vidas miserables. Seremos infelices e incapaces de amarnos y de amar a los otros de forma sana y equilibrada. Jesucristo vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. (Lucas 19:10). Durante gran parte de nuestra vida, el diablo robó, arruinó y destruyó nuestra autoimagen. ¡Bendito Jesús que vino a restaurarla! Pero para que Cristo pueda devolvernos lo que el diablo nos robó necesitamos estar de acuerdo con Él: “¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?” (Amos 3:3). Presta atención a lo que expone la Biblia acerca de ti: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera” (Génesis 1:31). Tú eres una creación formidable y maravillosa (Salmos 139:14). Dios te formó con sumo cuidado en el vientre de tu madre. Sus ojos vieron tu embrión y en su libro escribió todos tus días cuando aún no existía ninguno de ellos (Salmos 139:16). Dios te amó desde antes de la fundación del mundo y te hizo a su imagen y semejanza (Génesis 1:27). Te adoptó como su hijo (Juan 1:12). Y con la sangre de Jesucristo borró tus pecados para que pudieras tener una vida abundante de bendiciones (Juan 10:10).

Tu valor no se basa en lo que los otros dicen de ti ni en lo que tú crees de ti mismo, sino en lo que Dios dice. Jesús vino a este mundo para hacernos libres de todo lo que nos impide desarrollar nuestro potencial y alcanzar sus promesas. Amarnos como Dios nos ama, aceptarnos como Dios nos hizo, es vivir en libertad para amarlo a Él y a los demás.

Dios te dice: “Yo te he escogido y no te he rechazado” (Isaías 41:9). “Con amor eterno te he amado” (Jeremías 31:3). “Antes de darte la vida, ya te había yo escogido; antes de que nacieras, ya te había yo apartado” (Jeremías 1:5).

______________

Copyright 2017. Si quieres leer más artículos como este sígueme en mis redes sociales:

Instagram: @lili15daymar

Facebook: Reflexiones Cristianas Vive la Palabra

Twitter: @lili15daymar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí