Consiguió trabajo en “WallMarte”

0
168
Soñar no Cuesta Mucho…es Gratis

Ronny Martínez ha conseguido un trabajo en “WallMarte” uno de los supermercados gigantescos de la región y cuyos máximos ejecutivos (Super CEO-Alfa), han ampliado sus servicios proveyendo casinos donde los jubilados, adictos al juego y viejitos, pueden recibir un trago gratis y jugar a las maquinitas de los idiotas donde usted gasta diez dólares y pierde cuarenta.

A Ronny le había extrañado que este trabajo solicitara a alguien experto en cibernética y tecnología virtual avanzada, especialidad que consiguió estudiando por correspondencia en la Ónique Vitrum University de Kentucky.

“Sus tareas serán relativamente sencillas, pero requiere un buen sentido de observación, espíritu deportivo, capacidad para lidiar con emociones fuertes, excelentes reflejos, conducta independiente y un bate de beisbol.  “Bate de beisbol?” pregunta Martínez pensando que le estaban tomando el poco pelo que le quedaba llevándolo últimamente a pensar en afeitarse la testa como lo hacían algunos dibujantes.

“Bueno y me explico,” replico Charles “Lupin” Tortolini, “usted se inaugurará como el primer supervisor de la sección Robótica A678,” examinando el efecto que sus palabras glamorosas y bien articuladas producían en Ronny que le miraba con una faz llena de preguntas.

“Para ser más didáctico y pedagógico, acompáñenos a la sección que nos abre una ventana al siglo XXII, centurias de cambios, transiciones, días de trabajos de solamente cuatro horas diarias y posibles viajes al cosmos en guaguas espaciales.

Lupin Tortolini, su secretaria Gretel y Ronny subieron al ascensor de cristal con vitrales bizantinos que los ha transportado a un área que por un momento le pareció al nuevo empleado algo irreal, quizás una alucinación futurista.

Agrupados en formación militar, se encontraban 87 robot con apariencia humana que parecían estar mirando para adentro. La sección era la correspondiente a la venta de productos electrónicos donde se encontraban los refrigeradores UltaXX, plasmas V-68 con programas transmitidos directamente desde Marte, el Ultra Computador ZetaBetaVamosViendo-2 que conectado con el teléfono Audio-11 insultaba de un modo soez a los vendedores de automóviles, seguros de vida y desvergonzados buenos para esquilmar a los viejitos; la Super Motocicleta Tres Ruedas AKKL, y los famosos drones diseñados por la NASA que podían fotografiar objetos desde una altura de mil pies.

Por un instante, Ronny pensó que los robots con aspecto humano eran también objetos de las ventas trillonarias de “WalMarte,” pero Tortolini había sacado de su bolsillo un objeto cilíndrico al que hablo como si fuera otra persona: “Achtung!”  De inmediato los robots elevaron al aire su brazo metálico derecho con el saludo romano que todavía usaban los barbarices y mequetrefes del sur, dirigiendo de un modo colectivo y coordinado una cara de pregunta hacia Ronny y sus acompañantes.

Algo confuso y mas turbado que gallo en corral de cerdos, Ronny mira a sus futuros subalternos mientras que Tortolini con una sonrisa musolinesca en el rostro, le invitaba a bajar a la sección de tecnología virtual y simular que buscaba el SuperMatreHoney B-8 especialmente diseñado para lunas de mieles cálidas y sensuales.

Con algo de temor ante la presencia de los robots, Ronny se acercó a la sección Matres, catres y colchones. De inmediato se le acerca un robot con minifalda quien con una voz sensual y acento voluptuoso se presentó como LucyAka-7 preguntándole que necesitaba.  Siguiendo lo planeado por Tortolina, Ronny le dijo que se casaba en dos semanas y necesitaba un matre que simulara el movimiento de un océano cálido, que emanara perfume de gardenia, y proveyera un buen apoyo para las espaldas y las caderas en movimiento guiados por el principio físico de acción y reacción, o en lenguaje criollo, me empujas una vez y yo te presiono tres…mami.

El robot femenino le guio con movimientos sensuales hacia la sección indicada mostrándole un armatoste color rosa del que surgía una canción de moda titulada, “Dámelo Todo y Gratis,” que no era necesariamente del gusto de Ronny ante lo cual el robot que leía el pensamiento le dijo que había 5,000 melodías y sonidos que el y su futura podrían elegir, además del aroma que prefirieran.

Ronny se despidió cortésmente del robot/mujer que regresa, cimbreándose como una palmera agitada por la brisa del Canal de la Mona; a su puesto en la fila.

¿Qué le ha parecido la demostración? Le ha preguntado Tortolini con la misma sonrisa de fanático de sus tatarabuelos.

“Me gusta, me gusta, pero imagino que esto será complicado de aplicar,” dijo Ronny con sinceridad.

“No se preocupe, no se preocupe Ronny. La compañía le va a enviar a Japón con todos los gastos pagados para que allí en tres meses se interiorice acerca de la administración de estas maravillas de la tecnología,” le respondió Tortolini.

“Y el bate de béisbol?” pregunto Ronny a lo que el CEO y Magnate Alfa respondió con naturalidad.

“No se preocupe, es que a veces se producen rumores de huelga y con un sistema sencillo, aplacamos a batazos las rebeldías de los robots,” ha replicado el locario.

Ronny se despertó de la experiencia onírica respirando de un modo agitado, con un sudor extraño corriéndole por la espalda y mucho temor; porque nunca había agarrado a batazos a un robot, no trabajaba como agente de inmigración en El Paso, ni tenía vocación de policía ni guardia correccional.

“He tenido una abismante pesadilla acerca del futuro,” le confiesa a su esposa que esta a punto de perder su trabajo como cajera en los Super Stop&Schok donde la van a reemplazar con una maquinita robot que habla, pesa, cobra y se despide de los clientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí