Contrato de exámenes Pre-PSAT devuelto a Comité

0
239
Miembros de la Junta de Educación Joe Rodriguez y Ed Joyner.

Por Thomas Breen

NEW HAVEN INDEPENDENT.- La Junta de Educación devolvió al Comité de enseñanza y aprendizaje (Teaching and Learning Committee), un propuesto contrato de preparación para exámenes, luego de cuestionar la pertinencia de someter a los estudiantes de octavo y noveno grados a demasiados exámenes estandarizados.

El contrato en cuestión es un acuerdo propuesto de $ 38,456, entre la Junta de Educación y la Junta Universitaria (College Board), para proporcionar los exámenes 8/9 del Examen Preliminar de Aptitud Académica (PSAT) para todos los estudiantes de octavo y noveno grado y los exámenes del Examen de Calificación de la Beca de Mérito Nacional (NMSQT) del PSAT para todos los estudiantes de 10mo grado.

El College Board, una organización nacional sin fines de lucro con sede en la ciudad de Nueva York, recauda cientos de millones de dólares cada año para diseñar y administrar pruebas SAT, exámenes de colocación avanzada y otras pruebas estandarizadas, orientadas a la preparación universitaria.

La Junta de Educación de New Haven decidió por unanimidad, en la reunión del lunes por la noche en la Escuela Celentano, en 400 Canner St., enviar el contrato propuesto al Comité de Enseñanza y Aprendizaje (Teaching and Learning Committee), para una revisión posterior después de que el miembro de la Junta, Ed Joyner y la líder de quienes defienden el sistema escolar público, NHPS, Sarah Miller, se opusieran al proyecto de exámenes.

Reunión de la Junta de Educación del lunes por la noche.
Sarah Miller, defensora de las NHPS.

“Obligar a los estudiantes de octavo grado a que tomen el PSAT, es una mala práctica educativa”, dijo Joyner, haciéndose eco de los sentimientos expresados anteriormente en la reunión, por Miller y la maestra de historia de octavo grado, Kirsten Hopes-McFadden.

El argumento presentado por ambas, tal como se expone en una declaración por correo electrónico elaborada por quienes defienden el sistema escolar público, NHPS, antes de la reunión, es que los estudiantes de las escuelas públicas de New Haven de octavo y noveno grado, sufren más inconvenientes que ayuda, al ser forzados a tomar este examen de preparación para la universidad en el final de la escuela media, o al comienzo de la escuela secundaria.

Miller y Hopes McFadden insistieron en que este contrato no tiene nada que ver con los PSAT regulares. Los estudiantes de 10º grado suelen tomar esas pruebas para ayudarlos a prepararse para los exámenes SAT al llegar al 11º grado.

Más bien, dijeron, estos pre-PSAT son simplemente una pérdida de tiempo para profesores y estudiantes, y una pérdida de dinero para la Junta ya que tienen que crear mecanismos de cumplimiento.

“Un número cada vez mayor de educadores, considera que el PSAT es inadecuado para el desarrollo escolar en los grados 8 y 9”, dijo Miller, leyendo la declaración preparada por quienes defienden las escuelas públicas (NHPS). “Esta prueba presenta conceptos que los estudiantes no han aprendido, lo que resulta en desmoralizantes malas notas y un innecesario sentimiento de derrota y fracaso entre nuestros niños”.

Miller citó un estudio sobre el PSAT 8/9, del Departamento de Educación de Connecticut, que recomienda que los sistemas escolares utilicen métodos de evaluación diferentes y más específicos, para evaluar el dominio que tienen los estudiantes de un tema en particular.

Si los maestros desean mayor información sobre el conocimiento que tiene un estudiante sobre un tema o área temática particular “, dice el informe”. . . entonces puede ser más útil, que el estudiante se someta a un bloque de exámenes en esa habilidad o área temática, en lugar de utilizar otra medida de logros generales, como es el PSAT 8/9.  El uso de los resultados de Smarter Balanced, puede reducir la necesidad de evaluaciones adicionales al inicio de la escuela secundaria, lo que reduce el tiempo de exámenes y aumenta el tiempo de instrucción”.

Miller dijo que, si bien el Comité de Finanzas y Operaciones de la junta de Educación, argumentó que los estudiantes de la ciudad deberían tener la misma oportunidad de tomar esta prueba que los estudiantes de los suburbios, pocos estudiantes de los pueblos de los alrededores de New Haven, imponen el PSAT a los estudiantes de octavo y noveno grado.

Ella dijo que entre algunos de esos suburbios que no utilizan los pre-PSAT, se encuentran, Amity, Cheshire, Madison, North Branford, West Haven, Milford, Hamden, East Haven, Branford y Shelton.

“Estas pruebas son inadecuadas para el desarrollo de esos estudiantes”, dijo tanto ella como los defensores del NHPS. “No fortalecen la enseñanza; ni siquiera sirve para lograr la paridad con los estudiantes suburbanos que ni siquiera toman las pruebas a una edad tan temprana; no conducen a mejores notas y podría ser aplicado de forma gratuita”.

Y agregaron, “esto nos parece una razón más por la que necesitamos un nuevo liderazgo en el distrito escolar, comenzando con un nuevo superintendente, que tenga un historial demostrado de colocar las necesidades de los estudiantes en el centro de la toma de decisiones.

Hopes-McFadden, quien enseña historia de octavo grado en la Escuela Magnet de Ingeniería y Ciencias de la Universidad (ESUMS), dijo que conoce por experiencia propia, lo poco que hace el PSAT 8/9 para sus estudiantes y su aula. “No contribuye en nada”, dijo ella. “Es un día perdido”.

En su argumento para presentar el contrato, Joyner, el miembro de la Junta, estuvo de acuerdo. “Obligar a esos niños a que tomen esa prueba y luego se les pongan malas notas”, dijo, “los derrota”.

Joyner dijo que el PSAT 8/9 solo valdría la pena si el sistema escolar ajustara todo su currículo para los estudiantes de octavo y noveno grado, sobre la base de las materias examinadas, como matemáticas, escritura y razonamiento crítico. Vale decir que los estudiantes locales simplemente no están preparados, y tomar esos exámenes, genera “una sensación de impotencia”.

El presidente de la Junta de Educación, Darnell Goldson, dijo que necesita tener más información sobre los exámenes, y apoyó la moción de Joyner, para devolver el contrato propuesto al Comité de enseñanza y aprendizaje.

Michele Sherban, la supervisora del sistema escolar para la investigación, evaluación e información de los estudiantes, dijo que retrasar el voto del contrato hasta la próxima reunión, no debería afectar el cronograma para la aplicación planificada de los exámenes por parte de las escuelas, si el contrato es aprobado.

Los estudiantes de noveno grado normalmente toman el examen en octubre, dijo, mientras que los estudiantes de octavo grado habitualmente lo toman en diciembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí