“¡El fin del otoño acongoja y me hace llorar, ay!”, por La Tia Julia

0
28
Publicidad

Tía Julia: No sé cuál sería nuestro destino en el cosmos sin sus acertados consejos, tan brillosos como la calva de un Pastor a quien esa gente mala de la competencia lo llaman cabeza de rodilla o resbalón de piojos. Es tan feo esto de los sobrenombres, apodos y remoquetes, ¡pero el pueblo no aprende!

Tía y como me decía mi abuela, la gente está muy mala e imita las acciones de Giuliani o de ese manganzón quien para el Dia de Acción de Gracias le escondía la cajita de dientes a la abuelita. Sin entrar en más detalles engorrosos, fastidiosos y embrollados, le informo lo siguiente: soy de la hermosa región del Caribe donde hasta ahora gracias al Señor, no se ha sabido de más huracanes, salvo las protestas esporádicas y ocasionales en la Isla del Encanto.

Querida Tía, para mí, cuando pasa el primero de noviembre, me invade la tristeza profunda y lloro mucho no por depresión sino porque le tengo alergia a los polvos de las hojas muertas. Pero nada es perfecto como decía el creador de Frankenstein cuyo descendiente desea otro plebiscito en Puerto Rico

Yendo al meollo del punto, hace unos meses inicié una relación sentimental intensa y tórrida con un muchacho de Coamo y esta conexión honda ha pasado a niveles superiores de lucha en el matre. ¿Usted me entiende?

Seguramente usted tía sabrá por sus propias experiencias o se lo habrán contado la popularidad creciente de la moda de lunas de miel prematuras sin estar matrimoniada e incluso con consentimiento de los padres.Este es nuestro caso con Johnny y nos estamos conociendo profundamente manteniendo en mente la posibilidad hipotética de un matrimonio.Mamita se muere por tener muchos nietos y nietas para aniñarlos

Como le decía, en esta relación todo está bien, pero mi novio tiene una serie de manías y las he ido descubriendo de a poco en este proceso de compenetración intensa y resbalosa.

Pero vamos a un ejemplo como decía mi maestra de matemáticas al instruirnos acerca de las raíces cuadradas. Cuando llamo a Johnny para algo sucede lo siguiente, y le transcribo el diálogo.

Johnny!

¡Qué!

Ven

¿Para que?

Ven para explicártelo

¡Qué cosa!

¡Algo!

¡Pero que!

Te voy a mandar

Para que

Para que te vayas pal $&^%#!

Tía, soy una muchacha educada, pero por allí sigue el rosario. me enfogono y lo confronto con cierta violencia y virulencia verbal irrepetible porque su periódico es decente, no se compra ni se vende.

Pero lo peor de todo es esto. A este tipo le produce alergia sudar.Yo vengo de un país en que “transpirar” como dice este macaco, es algo normal y nadie se hace problemas en fiestas patronales, ni en los bailes donde todos sudan y gozan mucho demasiado.

Johnny no es así.En el Club de New Britain solamente le gusta bailar boleros flojos y si suda se desespera, comienza a beber, y allí se chava el asunto.En nuestras noches tórridas de amol, es la misma cosa. Después de un encuentro profundo y aun respirando rápido con el corazón desencadenado, sale corriendo a ducharse, y eso a mí me molesta pues preferiría se quede a mi lado con sudol o sin sudor y lo pasamos mejor.

 He pensado a veces que no vale la pena seguir con este mequetrefe pues me tiene un lado hinchado con sus changuerías inocuas y sus costumbres insólitas y extravagantes.¿Qué me aconseja usted?

Amelia Riffo Ortiz


Respuesta:

Hijita, no sé si quieres realmente dar tu nombre completo porque si tu novio el maniático, lee lo que me enviaste; se va a enojar y va a enfilar sus pasos hacia otros lechos.Tu carta me confunde pues comienzas con la triste llegada del otoño, continuas con los diálogos entre vosotros y terminas, la curiosa relación con Johnny, y después tus apasionadas expresiones de amor patrio.Déjame comenzar por algún lado.

Lo del otoño es cuestión de costumbre como decía un lechón antes de las Navidades y aunque no soy siquiatra, veo se interpone entre ustedes un problema de desavenencia cultural.

Lo de tu novio no son manías, changuerías o pocas vergüenzas; sino una desavenencia climática. Al tipo le gustan más los climas fríos e imaginándome de donde viene, estaríamos hablando de regiones con un calor tan seco como lágrimas de momias, y en el invierno regiones más frías que nariz de felino.

Ahora bien, si el tipo te quiere, debiera hacer un esfuerzo para ser menos problemático y no tan complicado como uno quien se frustraba mucho porque no podía hacer gárgaras boca abajo.Ahora está en psiquiatría.

Creo que el mequetrefe es de la región del Pacifico, pero inclinado a la Antártica también en vías de derretimiento, y no hace un esfuerzo para adaptarse a las nuevas circunstancias dadas por el Señor.Esto de responderte “¡Qué!” de una manera estrujada cuando le llamas, demuestra ignorar la respuesta “Voy,” aunque decir “voy” no se transforme en una acción inmediata, pero al menos siembra en el cerebro alguna esperanza tipo futuro imperfecto. El “voy” ofrece algunas expectativas de suceder en algún momento no necesariamente precisado.

En otras palabras, el tipo es también un malcriado y sería bueno vayas anotando esas tendencias groseras para el día cuando lo botes del apartamento como una bolsa. de asfalto y de este modo no quedes con sentimientos de culpa.

Si alguna vez consolidan la unión en un maltrimonio, es posible te lleve a pasear a su tierra en el mes de agosto correspondiente al verano de acá, pero invierno de allá, para que veas con lo que te estás casando. Vas a pasar entonces un frío insólito y esta es la segunda mala noticia. En esos países solamente los ricos, traficantes y presidentes tienen calefacción central y los demás se las arreglan con estufitas. M’ hija, cogerás catarros y a los tres días querrás venirte por donde llegaste, sola o con el maniático.

Nena, tienes un problema por delante y por detrás y de acuerdo con el Dr. Tiburcio Retamal PhD en Ciencias Ocultas, el proceso de adaptación a una nueva realidad climática toma tiempo. Además, esto de las respuestas destempladas de ese aparato con piernas no cesarán y en la medida que adquiera más confianza y familiaridad, saldrán otras cositas como eso de los calzoncillos, otra manía.¿Es verdad que los plancha?

Medita y toma una decisión, y a él no le deseo nada malo, pero tiene que cambiar. Para finalizar te dejo con el pensamiento del filosofo estadista Julián de la Mariquina quien en una reciente charla dada en Juncos dijo: “Si un problema no se resuelve, es porque no tiene solución.”¿Cómo la ves?, medita.

Tu Tía


Comentarios a los Consejos de la Tía Julia.

A las muchachas rotuladas como “jamonas,” yo les diría “mas vale tarde que nunca,” tengan paciencia y no recojan a cualquier títere desconocido de esos llamados cometas que se desplazan en los clubes con la historia de estar divorciados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí