El verano y la protección del cáncer de piel

0
242

*Dr. Carlos G. Cruz H.

Se acerca el verano en los Estados Unidos y además de ser una temporada de vacaciones, también es la temporada de sol y por ello hay que poner particular atención en la prevención de las quemaduras solares y el cáncer de piel.

En Norteamérica el cáncer de piel es el cáncer más frecuente y el mismo tiene dos variantes: Uno que se le llama “Carcinoma Basocelular” y el otro “Carcinoma Espinocelular” y hay otro cáncer de piel que ocupa el tercer lugar en las estadísticas que es el llamado “Melanoma”.

La forma en que se produce esta enfermedad de la piel es la exposición a la luz solar y más específicamente a la radiación ultravioleta las cuales hoy en día son más poderosas dado a la disminución de la capa de ozono.

Los rayos ultravioletas son de tres tipos y se les denomina Rayos Ultravioleta A (UVA), Rayos Ultravioleta B (UVB) y Rayos Ultravioleta C (UVC). La exposición prolongada a estos rayos va a ocasionar cambios en la consistencia de la piel, envejecimiento prematuro de la misma y por último el cáncer de piel.

Para realizar el pronóstico de exposición a las radiaciones ultravioleta se creó el llamado “Índice Ultravioleta” (UV) el cual indica el grado de prevención que debe tener al estar al aire libre y se mide en una escala del 0 al 15. Si el índice da 3 o más hay que colocarse protección solar. Para la detección del cáncer de piel hay pruebas de laboratorio específicas que determinan de forma fidedigna en un 100%.

¿Cómo prevenir las diferentes formas de cáncer de piel?

En primer lugar, hay que conocer cuáles son los factores de riesgo. Por ejemplo, las personas con piel clara, ojos azules o verdes, pelo amarillo o rojo, presencia de múltiples lunares, personas con antecedentes familiares de haber padecido de piel o ya haber tenido historia personal de cáncer de piel. La exposición continua a los rayos UV bien sea de forma natural o de forma artificial como las que ocurren en el uso de las cámaras de bronceado.

En segundo lugar, está el uso de lentes de sol, cremas protectoras solar, uso de sombreros o gorras, uso de ropa que proteja los brazos y el cuello, tratar de quedarse en la sombra y por supuesto no usar las cámaras de bronceado artificial. Y una cosa muy importante es aplicar todas éstas medidas en los niños para evitar que ellos sufran las consecuencias más adelante.

Como epílogo de la presente entrega le vamos a transmitir una frase que sabiamente ha publicado el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades) de los Estados Unidos, que es la siguiente: “El bronceado no es signo de buena salud” y tienen razón porque el bronceado es la manifestación de la lesión de las células de la piel ante la exposición a los rayos UV.

_________________
*Columnista del semanario “El Planeta”, Massachusetts, “La Tribuna Hispana USA”, “El Venezolano”, Florida y “La Voz Hispana de Connecticut”, La Prensa, San Diego, California, “Tiempo Hispano, Delaware, “El Sol Latino”, Pennsylvania. Los invitamos a escuchar nuestro programa “Mente, Cuerpo y Alma” por la Radio WTC.NET, Canal 2 todos los viernes a las 9:00 am Hora del Este.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí