Encuentro y desencuentros en la visita de AMLO a EU

0
21

La visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador a Washington con el mandatario estadounidense Donald Trump podría tener un costo frente a los mexicanos, así como frente al Partido Demócrata, independientemente que Biden encabecé las encuestas estadunidenses; múltiples voces han aconsejado que no se realice la visita, los riesgos son indudables.

El T-MEC es una magnífica oportunidad estratégica, pero su inicio nos encuentra muy mal preparados. Más allá de que tendremos problemas serios para cumplir con las nuevas normas ambientales y laborales, las empresas nacionales están debilitadas por la pandemia y la gestión económica: las advertencias del CCE coinciden con las del propio embajador de Estados Unidos, Christopher Landau: no es un buen momento para invertir en México por la falta de certidumbre e inseguridad jurídica.

En reunión con la Concamin, Christopher Landau dijo textual:

“Tampoco les puedo mentir a mis connacionales y decir que es un momento oportuno para invertir en México. “Estamos en un momento dorado para México de atraer inversión…, pero corresponde al gobierno mexicano si quiere tomar el sendero de traer inversión o espantarla”.

Horas después, Landau sacó un tuit en el que enfatizó: “Lo que dije es que los inversionistas buscan certidumbre y no hay nada peor que cambiar las reglas de juego”, aseguró.

Contrasta en este sentido que mientras Estados Unidos ha dado cientos de miles de millones de dólares en apoyo a sus empresas y ciudadanos, las empresas en México no han tenido apoyo alguno ante la pandemia, muchas siguen cerradas, sin producir, sin recursos y sin mercado.

El tema de mayor riesgo es que Trump insistirá, no lo pongamos en duda, en que logró el muro en la frontera con la colaboración de México. Ése es su discurso de campaña y no lo cambiará. No veo cómo el presidente López Obrador podrá contrarrestar esa opinión que no es sólo de Trump, sino también de sus opositores demócratas. Quizás la única forma de hacerlo será insistir en que México no lo hace por Trump o sus amenazas, sino por una exigencia de nuestra propia seguridad interior y nacional, lo cual es verdad, pero entonces se tendrá que admitir que la política adoptada al inicio de la administración de abrir fronteras fue un error.

Todos éstos son riesgos muy altos aunque algunos de ellos pueden devenir en algunos acuerdos relativamente útiles (inversiones vía T-MEC, apoyos económicos, una visión más integral del tema migratorio, mayor cooperación en seguridad y narcotráfico).

El nuevo tratado obliga a México a cumplir normas laborales, salariales, ecológicas, informáticas y de propiedad intelectual, que igualarán a nuestra economía con las mejores del mundo. con o sin visita, estamos en riesgo.

Si México no crea un ambiente propicio a la inversión, advierte la American Chamber of Commerce de México, en voz de Luis Foncerrada al advertir que “los inversionistas no vendrán como se espera”. Si hay dudas sobre el cumplimiento de las reglas pactadas, añade Luis Rubio, conocedor si alguno de estos temas, el tratado no atraerá los 20 mil millones de dólares de inversión que se esperan de él.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí