Fidel Escobar, la cuota panameña en los New York Red Bulls, por John Jairo Bermudez

0
240

La Major League Soccer (MLS), sigue siendo una de las ligas más apetecidas por los futbolistas internacionales, ya que su organización da confianza, respeto y tranquilidad económica a sus jugadores.

Pese a no tener una gran exaltación en los medios de comunicación norteamericanos, la asistencia a sus estadios cuenta otra historia, y es el inmenso apoyo de las aficionados a sus respectivos equipos en esta liga. Este gran apoyo es el que hace que jugadores como David Villa, Andrea Pirlo, Sebastián Giovinco, Kaka, Bastian Schweinsteiger, los hermanos Dos Santos, etc., hayan elegido esta liga como su destino final.

Y, entre esas estrellas del futbol, también aparecen los jóvenes jugadores de nuestros continentes sudamericanos y centroamericanos, que también quieren brillar y asegurarse un futuro mejor, tanto a nivel personal como en el ámbito profesional, por eso, he traído a esta nota una promesa del futbol panameño, que hoy viste la camiseta de los New York Red Bulls: Fidel Escobar, que también hace parte de la selección de su país.

Nació en Panamá City, el día 9 de enero de 1995, su nombre completo es Fidel Escobar Mendieta, con 1,81 metros de estatura la cual utiliza para ejercer su función como defensa central. En el último año jugó en el Sporting B de Portugal. Su pase es del club San Miguelito de Panamá.

Y, hablar de Fidel Escobar, es encontrar la historia de un jugador que desde muy temprana edad sabía que llegaría al futbol para marcar su sello de profesionalismo. Este espigado jugador, que, con sus 22 años, brinda tranquilidad, seguridad y confianza en la línea defensiva del conjunto toro-rojo, comenzó a ganarse el cariño de esta bella fanaticada, por ese despliegue físico que brindo en su debut ante el Portland Timbers. Pese a que el equipo fue derrotado 2-0, el desempeño de Escobar, fue satisfactorio y de halagos por parte de sus compañeros de equipo. Se sabía de las cualidades y de la técnica futbolística de Fidel, pero no sabíamos que era un jugador que llegaba al ataque, que se sumaba en el medio campo para ejercer presión, y que tenía el coraje y la actitud para levantar a su equipo anímicamente.

Estas fueron las palabras de Jesse Marsch y de Luis Robles, sobre su debut: “Fidel, creció mucho durante el partido. Fue dominante en la zona trasera, y en el 1 contra 1, fue bastante cuidadoso junto a sus compañeros en defensa”. Según Robles: “Excelente, excelente, desde que él ha estado aquí en este breve tiempo, vemos en el que tendrá un gran futuro. Ha hecho un gran trabajo tratando de aprender un sistema nuevo”.

Sorprende ver a un jugador que, con tan solo unos cuantos minutos con el equipo, haya rendido como si llevara un largo proceso entre la institución. Esa actitud, es la que hace de estos jugadores jóvenes con entrega y actitud, un plus para la MLS (Major League Soccer), y para todos sus aficionados. Es escaso, encontrar jugadores que lleguen con toda la disposición física y anímica, de entregarlo todo en tan solo minutos. Alegra y reconforta ver a esta clase de jugadores en el terreno de juego.

Por mi parte y a modo muy personal, la contratación de Fidel Escobar, es una de las mejores contrataciones que ha tenido el equipo rojo de la Ciudad de Nueva York, en los últimos semestres. Aún falta mucho por ver y analizar de Fidel; además, es muy prematuro predecir su futuro, pero en el presente, y en los minutos que se la ha visto, da la sensación que ha entendido el libreto de Jesse Marsch, que tiene esa armonía con sus compañeros de equipo, y que es un jugador que, por su juventud, sabe manejar el planteamiento táctico con su disponibilidad técnica.

En su segundo partido en el “Clásico de la Gran Manzana”, y en su debut ante su público, salió con un saldo a favor, a pesar de que el equipo empato 1-1, y cedió puntos valiosos. El desempeño de Escobar, fue fabuloso y fue ese hombre, que mantuvo a Villa y a sus colegas, alejados del área grande.

Ahora Fidel, anda concentrado con su selección panameña para enfrentar a México, el 1ro de septiembre, y a Trinidad y Tobago el 5 de septiembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí