Flores, sinónimo de oración, en la coronación de la Virgen Guadalupana

0
973
Con una iglesia llena durante la misa de siete de la noche para terminar mayo, conocido como el Mes de la Virgen María, el Grupo Guadalupano de Norwalk, con el apoyo de la parroquia Saint Ladislaus, coronó a la Virgen de Guadalupe, tradición mariana que se realiza año con año en la iglesia.

NORWALK. El Padre Abelardo Vásquez fue el encargado de celebrar la misa de coronación de la Guadalupana, en donde destacó la devoción que los católicos deben seguir fomentando a la Virgen María, en tanto que el Grupo Guadalupano de Norwalk, obsequió cientos de flores a la Morena del Tepeyac y a los niños bolsas de caramelos, como parte de las tradiciones marianas del país azteca.

 “Oremos por todos en especial por sus hijos (de la virgen María) en esta preciosísima celebración. Pongámonos en la presencia, la gracia y la paz en nuestro señor Jesucristo”, dijo el sacerdote para iniciar la Misa de Acción de Gracias en honor a la virgen María en la advocación de la Guadalupana.

Con una iglesia llena durante la misa de siete de la noche para terminar mayo, conocido como el Mes de la Virgen María, el Grupo Guadalupano de Norwalk, con el apoyo de la parroquia Saint Ladislaus, coronó a la Virgen de Guadalupe, tradición mariana que se realiza año con año en la iglesia.

Y como parte de la reflexión el P. Vásquez preguntó a sus feligreses: “¿Cuántos de ustedes conquistan a sus novias con flores y serenatas?”; pregunta a la que muy pocos alzaron la mano, por lo que el sacerdote aprovechó para decir que esa bonita tradición de antaño estaba siendo cambiada por mensajes en las redes sociales (Face Book y WhatSsap) y que esa misma actitud estaba sucediendo con la Virgen María porque muchos de sus hijos la estaban olvidando.

“Los tiempos de llevar flores, de presentarse correctamente han cambiado. Y ha cambiado también el comportamiento hacia nuestra fe, nuestra devoción, nuestro amor por nuestra madre. Nos hemos olvidado que ella es real”, dijo el sacerdote e hizo una analogía para recordar a la audiencia que las flores a la Virgen son las oraciones con las que sus hijos deben mostrarse y que su corona es el Santo Rosario que se debe practicar constantemente.

 Dentro de las reflexiones también habló del cambio de los tiempos. Anotó que hay un Dios en la persona de Jesús y una mujer que se llama María que no han cambiado. “Ellos son fieles, permanecen con nosotros aun cuando nosotros nos apartemos de ellos”, repuso.

“María fue fiel aun cuando su hijo estaba siendo crucificado, ella también fue crucificada través del dolor de ver a su hijo sufrir. Nosotros somos la única religión que venera la presencia de la madre del Salvador, porque fue la primera en decir ¡sí! a Dios”, reflexionó el sacerdote. 

Pero también hizo una analogía sobre cómo responder cuándo los católicos son acusados de “venerar imágenes” y narró un episodio sobre un hombre que le dijo a un sacerdote: “Ustedes veneran imágenes. Entonces, el padre le dijo al hombre: ¿tiene usted en su cartera un billete?, el hombre le dijo sí y sacó un billete que tenía el rostro de un Presidente. A lo que el sacerdote le dijo: ¿Ve, yo también podría decir lo mismo: ¿usted venera una imagen de un billete?. Lo que nosotros los católicos hacemos es amar, recordar y venerar a la Virgen porque ella le fue fiel a Dios”, repuso.

Enseguida, el religioso habló de la importancia de la docilidad y de aprender a escuchar la voz Mariana. “Debemos ser dóciles como San Diego que escuchó la voz de Jesús a través de María. Debemos responder a la Virgen María con nuestras oraciones. Cada oración es una flor a la Virgen y esa es la manera cómo debemos conquistarla.

 Según el sacerdote los tres últimos Papas: Juan Pablo II, Benedito y Francisco; han tenido un amor profundo por la Virgen María, porque reconocieron que en ella se esconde un tesoro de intersección por cada uno de sus hijos ante el Padre Celestial. “La virgen intercede en esos momento de dificultad. No hay nadie quien no le haya pedido con fe a María que ella no haya intercedido”. Y pidió a sus feligreses que recen el Rosario, que se mantengan en oración y en comunión constante.

“Debemos volver a rezar el Rosario. Espero que al salir de aquí estemos convencidos que debemos volver a rezar el Santo Rosario, tal como lo hacían nuestros padres y nuestros abuelitos. Nos hemos olvidado de conquistar a la virgen María. Saquemos a esa voz que nos ilumina para que nuestro corazón se llene de amor”.

Antes de finalizar la homilía el P. Vásquez pidió a la niña Alisson Figueroa Galiano, que se acerque portando la corona a la Virgen de Guadalupe, luego, sus padres, Kelvin y Alma Figueroa-Galiano, que fueron los padrinos de la fiesta de Coronación, entregaron a los niños bolsas de caramelos como parte de las tradiciones mexicanas arraigadas en su país y que siguen vigentes en los Estados Unidos.

Gerardo De la Rosa, nativo de Puebla-México y feligrés de la iglesia de Saint Ladislaus, explicó la satisfacción que le produce llegar a su iglesia y encontrarse con la imagen de la Virgen Guadalupana en el Altar Mayor y la música del mariachi, la entrega de bolsas de caramelos; pero de sobremanera la oportunidad de llevar a sus dos hijas de 14 y 10 años a las clases de catequesis y al grupo juvenil. “Como padre siento que es mi responsabilidad inculcar a mis niñas la fe y por eso siempre estoy pendiente de lo que sucede en la iglesia aun cuando yo no estoy de lleno involucrado en las actividades comunales de la parroquia”, acotó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí