Gob. Lamont se reunió con líderes de Hartford y evaluó situación de damnificados del Huracán María

0
253

HARTFORD.- En seis semanas se cumplirá el segundo aniversario del funesto huracán María que a las 6:15 de la mañana del 20 de septiembre del 2017 ingresa violentamente a la Isla de Puerto Rico por la región de Yabucoa con vientos de aproximadamente 125 millas por hora, desatando la destrucción de caminos, puentes, viviendas y recursos vitales de la Isla. 

De acuerdo a los especialistas en meteorología, la fuerza del fenómeno llega a territorio de Puerto Rico con una intensidad grado 4 de la escala Saffir-Simpson.  El fenómeno se había iniciado en aguas del Caribe y fue calificado como un ciclón tropical mortífero que alcanzaba a 175 millas por hora azotando a las islas de Dominica y las islas Vírgenes en dirección a Puerto Rico. 

El 18 de septiembre, las autoridades habían informado que el ciclón había alcanzado el grado 5 con vientos de 175 millas por hora o 280 kilómetros por hora.  Afortunadamente y antes de llegar a Puerto Rico, el ciclón perdió algo de fuerza disminuyendo su intensidad a la llegada de la Isla a grado 4.

En un comienzo el gobierno del gobernador Pedro Rosselló en un informe primario de evaluación de los alcances de la destrucción, declaraba que la cifra de muertes productos del huracán alcanzaba a solamente 64 muertos.  Posteriormente un estudio especializado rectifica esta cantidad elevándola a 2,975 pérdidas humanas que en la región total del Caribe, habría alcanzado a 4,645 víctimas.

Seis días después del impacto se supo que no había energía eléctrica en la isla, y el agua estaba disponible solamente para un 50% de los habitantes.  Además de estas agudas carencias, un 95% de la población no contaba con comunicación celular debido a la caída de las torres, el derrumbe del alumbrado eléctrico, y la ruptura de puentes, represas, caminos y carreteras.

Toda esta información estaba en la agenda de los asistentes a una reunión de coordinación llamada por el Gobernador Ned Lamont que se llevó a cabo este pasado martes por la mañana en el Instituto de la Familia Hispana/Catholic Charities localizado en el 45 de la calle Wadsworth y en la estaban presentes el alcalde de Hartford Luke Bronin, representantes estatales, funcionarios estatales, damnificados, y líderes que ayudaron a enfrentar desde un comienzo la emergencia.

El tema principal de la reunión fue revisar la respuesta de las autoridades y la comunidad al desastre, además de lo que se hará cuando se terminan los fondos ascendientes a $938,376 dólares que fueron destinados a ayudar a una cantidad de 1,001 evacuados desde la isla que llegaron a la región de Greater Hartford gracias a sus lazos familiares o amistades.  New Haven recibió, de acuerdo a las informaciones a 719 personas respectivamente.

A pesar de la ayuda proporcionada a los damnificados que llegaban al aeropuerto de Bradley prácticamente con lo que tenían puesto, algunos han podido volver a Puerto Rico pero aún quedan 450 familias que están lidiando con materias de alimentación, inestabilidad de vivienda, materias de salud física y mental y desempleo. 

Vale la pena recordar que los adultos evacuados de la Isla no necesariamente podían comunicarse en Ingles y niños y jóvenes llegaban a los sistemas escolares afectados por el trauma del huracán, sin vestuario, y sin dominar las destrezas académicas en inglés.

Líderes de la comunidad puertorriqueña, entre ellos Lydia Vélez-Herrera establecieron una cadena de ayuda en ropas, y artículos de aseo, mientras se proporcionaba estadía de emergencia a los recién llegados en hoteles o residencias temporeras.  Simultáneamente la Isla se iba recuperando lentamente de los efectos catastróficos del huracán donde la población más afectada fue la que se encontraba alejada de metrópolis localizadas en el área de San Juan y Ponce.

En la reunión en el Instituto se informó que el trabajo de ayuda se llevó a cabo en coordinación con La Connecticut Coalition to End Homelessness que fue la encargada de administrar el casi un millón de dólares de ayuda.  De acuerdo a Richard Cho, Director de esta agencia, 1,205 personas recibieron asistencia de emergencia. 

Aura Alvarado, directora de comunicaciones y relaciones comunitarias para el Capitol Region Education Council dijo que aún había mucho más por hacer, pero que tenía esperanzas y estaban inspirados inspirada por la respuesta de la comunidad de Greater Hartford.

Cabe recordar que la concejal de Hartford Wendaliz Bermúdez, estuvo en diversas actividades públicas y demostraciones, advirtiendo las pésimas condiciones que aun Vivian las familias en una ciudad como Hartford, tiene ya un peligroso déficit de viviendas.

Para el representante estatal Brandon McGee, el evento fue de cierto modo una celebración de los logros que se han hecho para lidiar con la crisis y que los resultados demuestran la capacidad de resistir y responder de los puertorriqueños a catástrofes extremas.

Richard Cho recomendó a las familias aun damnificadas o en peligro de quedar sin hogar, que llamen al 211 para requerir ayuda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí