Hay distintas formas de celebrar y conciliar Halloween y el Día de los Muertos

0
249

HARTFORD.- Se acercan las festividades de Halloween y los niños, jóvenes y adultos han escogido ya los disfraces para esta fiesta que no es un feriado legal en los Estados Unidos, pero que crea expectación en la noche del 31 de octubre que este año corresponde a un día martes que de acuerdo a la tradición advierte “día martes no te cases ni te embarques.”

Esta festividad de origen pagano que no aceptan las religiones cristianas, corresponde a los meses de la cosecha en los Estados Unidos y las calabazas representan un símbolo de este otoño que debido a los calores inusuales que han superado todos los records en la Nueva Inglaterra, llega con dos semanas o más de retraso.

Los druidas celtas reconocían el cambio de la estación otoñal al inicio del invierno y apelaban a los espíritus de los muertos para que protegiesen las comunidades que dependían de la tarea agrícola y les defendiesen de los enemigos romanos.

Pero además de las calabazas, disfraces de esqueletos, máscaras con la imagen de zombis, brujas o monstruos; la comunidad mexicana aporta con otras tradiciones que corresponden a la noche previa al primero de noviembre Día de los Muertos.

Aunque para muchos que no están al tanto de otras culturas, para los mejicanos el Día de los Muertos no es uno de terror provocado por películas infectadas de zombis, matanzas y escenas apocalípticas del fin del mundo.  La ocasión es más bien festiva, pero respetuosa; solemne, pero también alegre.  Es la noche previa donde se rinde un homenaje a los que murieron y en que las familias se dan cita en los cementerios para dialogar con sus muertos.

“¿Locura, delirio?” No, los mejicanos y otras culturas latinoamericanas creen que en esa noche previa al Día de los Difuntos, la frágil distancia entre los espíritus y los seres vivos se aminora de un modo mágico y por lo tanto es posible la comunicación con los padres, abuelitos, u otras perdidas en la familia.

A los cementerios mexicanos llegan decenas de miles de personas que traen regalos, flores, fotografías, imágenes sagradas con las que preparan un altar en la tumba de los seres queridos que ya no están. Se les reza, canta, e incluso conversa.  Allí se informa a los espíritus de la familia las novedades en las cosechas, trabajos, nuevos nacimientos, familiares enfermos, y detalles cotidianos como es el estado de salud de vecinos que conocían a los occisos.

“Abuela, Gloria tu nieta mayor dará a luz en diciembre y parece que será una nenita, como a ti te gustan.  Te la traeremos para que la conozcas y ayuda a la madre para que el parto sea suave,” dice una mamá que está rodeada de toda la familia.

Más allá en otra tumba, Nicanor y sus parientes dan cuenta al abuelo de la venta de cinco vacas y el progreso en la crianza de cabros y ovejas.  “Están bien gorditas porque ha llovido mucho y hay pasto,” dice “Nica” iniciando una oración de agradecimiento por los favores del espíritu de Don Florencio que vivió 91 años en Guadalajara y creo una familia de 17 hijos, nietos y bisnietos.

En años recientes, se ha ido agregando la música y grupos de mariachis entonan frente a las tumbas las canciones preferidas de los padres o abuelos.  Muchos no están de acuerdo con esta modalidad que en cierto modo rompe con la solemnidad de un murmullo de voces que invaden el campo santo.

Noé Ruelas, administrador de Ocho Café

En West Hartford, específicamente en el Restaurante de comida mejicana Ocho Café situado en el concurrido sector comercial de Bishop Corner (330 North Main Street), Noé, Rudy y Brambila han decorado los comedores con una multitud de símbolos del Día de los Muertos.  Graciosos esqueletos vestidos a la usanza azteca, pintorescas imágenes religiosas, candelabros, cirios, y otros símbolos aztecas; dan a este lugar la apariencia de un centro cultural ya que hay en las paredes finas pinturas de Botero, e imágenes típicas de México.

Noé Ruelas, administrador de Ocho Café nos informó que un grupo de estudiantes almorzarán y visitarán el restaurante el jueves dos de noviembre para familiarizarse con comidas típicas tales como los tacos, guacamole, fajitas tejanas, chile relleno, pecado veracruzano, fajita burrito, chimichanga, enchiladas y una variedad de quesadillas.

“El miércoles primero de noviembre entre las seis y las nueve de la noche contaremos también con música típica que interpretará el grupo México Antiguo, ya bien reconocido en la región,” dijo Ruelas un manager moderno que cuida de cada detalle de este lugar elegante y con un innegable toque cultural que se aprecia desde la entrada.  Por supuesto que todo el personal habla al modo mexicano, pero también en perfecto inglés. ¡Órale!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí