Hispanos en dos frentes exigiendo equidad

0
90
Publicidad

Por Thomas Breen y Christopher Peak
Insuficientemente representados tanto en la junta escolar como en el equipo del superintendente o el aula escolar, los hispanos exigen un lugar más visible dentro del sistema escolar de la ciudad, ya que representan casi la mitad del cuerpo estudiantil.
Esa queja se escuchó en ambos extremos de la ciudad el lunes por la noche, cuando manifestantes agitaban carteles mientras se producía una audiencia de nominación y mientras la única hispana de la junta escolar salió de la reunión llorando.
Según las cifras suministradas por el estado, los estudiantes de New Haven son 46 por ciento hispanos (al lado de un 37 por ciento de negros y un 13 por ciento de blancos). Sin embargo, sus educadores son solo 9 por ciento hispanos (mientras un 15 por ciento son negros y un 73 por ciento son blancos).
Como parte de esa queja, dos docenas de manifestantes acudieron al Ayuntamiento para oponerse a la nominación de Larry Conaway a la Junta de Educación
Encabezados por el reverendo Abraham Hernández, director ejecutivo del capítulo estatal de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano, los manifestantes del Consejo Latino de New Haven, dejaron claramente establecido, que no tienen conflictos personales o profesionales con Conaway.
Lo que ocurre, argumentaron, es que Conaway no está en condiciones de formar parte de la junta escolar, porque no es hispanos y no habla español. Si los concejales aprueban la nominación del alcalde Toni Harp a Conaway, dijeron los manifestantes, entonces esto simplemente exacerbará la existente desconexión cultural, lingüística y demográfica entre casi la mitad de la población estudiantil de las escuelas públicas y una Junta de Educación de siete miembros que solo tiene una hispana.
En última instancia, los miembros del comité no votaron en absoluto la nominación de Conaway, pero solo por razones de procedimiento.
Daniel Pizzaro, portavoz del New Haven Latino Council, dijo que solo el 15 por ciento de los directores de escuela, el 12 por ciento de los subdirectores y el 8 por ciento de los maestros son hispanos. En la Junta de Educación solo hay una hispana, Yesenia Rivera, mientras cuatro de sus miembros son afroamericanos y uno de la raza blanca. Conaway es afroamericano.
“La educación ha sido mi vida”
Conaway nació y creció en Georgia, y dijo que ha sido residente de New Haven durante los últimos 45 años. Llegó aquí para estudiar en la Southern Connecticut State University, y nunca se fue.
Conaway ha estado casado por los últimos 31 años y tiene cuatro hijos, tres de los cuales pasaron por el sistema de escuelas públicas de New Haven. En este momento, su segundo hijo es maestro en la escuela Davis Street, dijo.
“Mi objetivo es seguir haciendo lo que he estado haciendo durante los últimos 35 años: trabajando con todas las familias y todos los estudiantes, respetando toda la diversidad”, dijo.
El concejal de Fair Haven, José Crespo, preguntó a Conaway cómo él ayudaría a los estudiantes hispanos en particular.
Conaway dijo que respalda el sentimiento expresado en las consignas y carteles de los manifestantes. “Creo que debería haber una adecuada representación”, dijo.
“Personas que sean el reflejo de nuestra comunidad”
Varias personas del público que se expresaron el lunes por la noche hablaron a favor del nombramiento de Conaway, entre las cuales, la defensora de familias de Riverside, Joanne Wilcox, y al actual director de Riverside, Derek Stephenson. En cambio, la mayoría de la docena de testimonios públicos fueron de oposición a su designación.
“Necesitamos a alguien con conocimiento y experiencia trabajando con estudiantes latinos”, dijo Hernández. “No se trata de ningún problema con Larry”, dijo Gil Traverso, ex asistente a superintendente, se trata de un asunto de justicia social. Conaway no es hispano, dijo. Tampoco es bilingüe”.
El ex miembro de la Junta de Educación, Carlos Torre, dijo que varios estudios realizados, muestran que los estudiantes prosperan más cuando pueden identificarse con los maestros y los miembros de la Junta de Educación.
Jessie Rivera, quien se identificó como parte de Unidad Latina en Acción (ULA) dijo que la población de estudiantes hispanos de la ciudad, no pueden aceptar a un nuevo miembro de la junta que no represente a la pluralidad de estudiantes del sistema escolar.
Aunque se mostraron reticentes a decir algo negativo sobre el propio Conaway, los concejales de Fair Haven, Ernie Santiago y Crespo, expresaron su propia oposición al último nombramiento del alcalde.
Durante la reunión regular de la Junta de Educación del lunes por la noche, Rivera detuvo una votación sobre el informe del personal del superintendente. Pidió a la Junta echar un vistazo al final de la tercera página, el número 22 de los 53 nombres en el paquete de hojas azules, contenido en el informe de personal.
Esa nueva empleada no habla español con fluidez, a pesar de que su predecesor sí, señaló Rivera. Eso significa de las seis personas del distrito que trabajan en la oficina de inscripción, solo habrá dos hispanohablantes.
“Ese es un problema general”, continuó. “El único personal donde están representadas las personas de habla hispana es en las cafeterías y el personal de limpieza. Luego de decir esas palabras, Rivera salió del auditorio del Rey Robinson, conteniendo las lágrimas.
Antes de referirse a ese particular, Lisa Mack, directora de recursos humanos del distrito, dijo que el trabajo se le ofreció inicialmente a un candidato interno que es bilingüe, pero ese empleado lo rechazó.
“Al mismo tiempo que estamos trabajando para tratar de diversificar el talento dentro de las Escuelas Públicas del distrito de New Haven, ella fue la candidata más calificada en el grupo”, dijo.
Pero ¿qué significaba ser la persona “más calificada”? preguntó Darnell Goldson, presidente de la Junta de Educación, respaldando la preocupación de Rivera y dijo que también le producía “incomodidad” teniendo que justificar cualquier contratación sobre la base de ser la persona “la más calificada”.
Luego de la intervención de Rivera, la Junta sometió a votación el nombramiento de la candidata propuesta. Rivera y Goldson perdieron, 4-2, en una moción para presentar el tema en la próxima reunión. Iline Tracey, quien fue aprobada como superintendente interina en la reunión del lunes, dijo que sabe que el distrito tiene bastante trabajo por delante.
“¿Y qué pasó? ¿Dónde está todo el mundo?”. Tracey dijo que preguntó en su primera reunión de gabinete, notando que Pedro Mendía-Landa, quien está a cargo de los programas para estudiantes de inglés, era el único director hispano que quedaba en la Oficina Central.
“Nos estamos dando cuenta de que necesitamos tener un personal diverso entre nosotros”, dijo Tracey a la Junta. “Cuando digo diversa, no son necesariamente solo los hispanos, sino un personal diverso entre nosotros para representar a todo nuestro alumnado en su conjunto”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí