Juan Hernández: “Tenemos que salir a votar el martes 6 de noviembre”

0
155
Publicidad

HARTFORD- Este conocido dirigente sindical que desde hace décadas representa a la unión SEIU32BJ, está optimista, y su trabajo junto al de otros voluntarios es activar a las huestes sindicales para que voten el próximo martes 6 de noviembre en Connecticut y en todo el país.

“Estamos insistiéndole a nuestra membresía que en el Estado de Connecticut alcanza a 4,500 trabajadores, que el martes 6 de noviembre HAY que salir y votar por los candidatos demócratas, entre ellos Ned Lamont que se enfrenta al republicano Bob Stefanowski,” dijo el dirigente que estaba acompañado por la activista sindical Lady Dahhyana Mosquera.

Agotados después de semanas de golpear puertas, informar, educar, persuadir y explicar las diferencias entre un demócrata y un republicano en la gobernación de Connecticut; nos dicen que continuarán trabajando con cientos de otros voluntarios hasta el día de la elección para asegurar que no suceda en Connecticut lo que pasó con Donald Trump en las elecciones presidenciales del 2016.

Es que el tema de los impuestos es crucial porque Stefanowski hizo el anuncio durante la primaria republicana en la que se enfrentó con otros cinco pre candidatos a representar a los republicanos en contra de Ned Lamont; que eliminaría el pago de impuestos estatales en un plazo de ocho años.

“Todavía y tal como lo ha dicho el candidato demócrata Lamont, el republicano Stefamowski no ha explicado la forma como haría realidad esta fantasiosa maniobra económica que para los latinos significaría cortes brutales en los fondos de ayuda para las escuelas públicas, y fondos para los habitantes más vulnerables del Estado,” dijo Hernández.

“No puedo mencionar el plan, pero la ciudadanía debe simplemente confiar en mí,” ha respondido el republicano quien repite la agenda y palabras del presidente Trump que aún no logra explicar cómo va a arreglar los problemas del país.

Stefanowski, de acuerdo a Hernández hizo su fortuna adquiriendo a precios bajos empresas a punto de irse a la bancarrota que posteriormente el liquida dejando sin trabajo a miles de empleados y obreros.  Por 16 años, el candidato republicano ha vivido en Connecticut, pero nunca ha participado en asuntos políticos o públicos.  “Se decía demócrata, pero de la noche a la mañana se ha declarado republicano,” agrega otro dirigente sindical.

Hernández y Mosquera dijeron que están apoyando a Ned Lamont porque desean que se haga realidad la lucha en que el sindicato ha estado enfrascado para que el salario mínimo en Connecticut alcance a $15 dólares.

“Lamont, aunque empresario; ha apoyado esta idea desde hace mucho tiempo y a diferencia de lo que dice Stefanowski en términos de que esta alza justa de salarios arruinaría a la economía de Conecticut, la verdad es que cuando hay mayor poder adquisitivo la economía del estado florece,” han dicho expertos en economía expresando su preocupación por una población de trabajadores que viven afectados por el alza del costo de la vida, el alza en los precios de mercaderías vitales y que no ven posibilidades de mejoras ni progreso.

El sindicato SEIU 32BT agrupa de acuerdo a Hernández a tres importantes segmentos de la población trabajadora tanto de la zona Atlántica como en otras partes del país.

“Son parte de nuestra membresía quienes trabajan en servicios de cuido de la salud, servicios múltiples en edificios, y empleados públicos.  En Hartford la totalidad de quienes limpian oficinas en el centro de la ciudad pertenecen a nuestro sindicato,” dijo Hernández agregando que su membresía es una grandiosa muestra de diversidad ya que agrupa a sudamericanos, trabajadores polacos, trabajadores de África, Vietnam, Portugal, salvadoreños, hondureños, mexicanos, brasileños y puertorriqueños.”

Detrás de cada integrante de las uniones hay familiares y lo que llevan a cabo los sindicalistas que trabajan voluntariamente para cooperar con el candidato Lamont y los otros candidatos demócratas, es expresarles la urgencia de votar.

A nivel de la legislatura estatal en el Senado y la Cámara de representantes, los sindicatos están preocupados por ejemplo de lo que sucede en el senado de Connecticut donde hay un empate entre 18 senadores republicanos y 18 demócratas.

“Esto no puede ser así porque los republicanos están siguiendo de cerca las maniobras de su partido en Washington D.C. y allí vemos el tratamiento que dan a los inmigrantes.

La joven voluntaria Dahhyana Mosquera nos explicó que la tarea de golpear puertas puede ser una fuente de alegría o de frustración.  “Por mi aspecto latina en muchas residencias de los suburbios ni siquiera abren la puerta, en otras nos cierran la puerta en la cara, pero hay otras personas que nos hacen preguntas para enterarse de lo que se puede esperar del gobierno caótico de Trump,” nos dice

La Union SEIU 32BT se funda en1920 y luego se expande agrupando a los janitors de los edificios neoyorquinos.  Desde ese tiempo el sindicato se ha ido expandiendo constantemente.

“Estamos apoyando también la posibilidad de que los trabajadores cuenten con permiso para estar fuera de su trabajo para el caso de emergencias familiares,” dice Mosquera preparándose para otra ardua semana de trabajo haciendo llamadas telefónicas o golpeado puertas.

Hernández que nació en Puerto Rico y que ha estado en Connecticut desde la década de los setenta nos informa que las personas que deseen votar para estas elecciones deban haber cumplido los 18 años, tienen que contar con una forma de identificación para confirmar su domicilio y si no se ha  inscrito antes del martes 6 de noviembre; puede hacerlo el mismo día 6 de noviembre en el mismo lugar de votación.

“Lo importante es que voten” dice el dirigente agregando que la marcha de la esperanza que en estos momentos se aproxima a territorio estadounidense desde México ha tocado los corazones de los trabajadores para quienes los inmigrantes no son, como dice Trump, un grupo de violadores, traficantes de drogas, asaltantes sexuales o terroristas.

“En nuestra visión y la de Lamont, los inmigrantes aportan a la economía de este país brindando su fuerzas de trabajo en áreas no necesariamente preferidas por la población blanca.  Pagan impuestos cuando adquieren mercaderías en los supermercados, y viven de su fuerza de trabajo.  Buscar ejemplos negativos es actuar de mala fe, dice Hernández.

En Hartford, los sindicalistas están apoyando a Minnie González y Edwin Vargas; hacen lo mismo en ciudades como New Britain, Bridgeport, New Haven, Stamford y otras urbes de Connecticut.

“Estamos transmitiendo optimismo y alertando a los residentes acerca de los peligros de un Trump en Connecticut en la persona de su admirador Bob Stefanowski, añadió Hernández.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí