Los Puntillazos de la Política Cuestionable

0
119

O, en algunos municipios hay pillos agazapados

Por Don Felo Vizcarrondo, su amistad constante


Otros se atreven a demandar

Increíble pero cierto.

Ustedes recodarán a los así llamados “expertos” de la nefasta “Centerplan Construction Co.” y “DoNo Hartford” (nombre que llama ya la atención por lo negativo) y que llevaron a cabo un trabajo mas flojo que la mandíbula de arriba en la construcción del estadio de béisbol Dunkin’ Donuts, caracterizado por mal diseño, problemas con las duchas, líos con el presupuesto que obligó a eliminar el proyecto de techo para el estadio, y otras diabluras.

Finalmente la llegada de Luke Bronin permitió comprobar las múltiples tropelías de los constructores que después de muchas demandas y contrademandas, fueron reemplazados para finalmente avanzar las obras.

Robert Landino (un ladino), el CEO de la compañía que no cumplió lo que tenía que hacer y para lo que se les pagaba bien; quiere ahora DEMANDAR exigiendo del municipio la increíble y fantástica suma no de diez o veinte millones; sino que NOVENTA millones de billetes por los “daños significativos que sufrieron” y chavos que no se les habría pagado. Wowwwwww que pantalones.

Landino y su compañía “no constructora” sino que destructora, expertos en pleitos y quien sabe asesorado por abogados amigos del presidente; estaban utilizando en esto de construir el estadio la técnica marrullera de la “sorpresita” consistente en ir aumentando los costos de construcción por cuestiones que no previeron cuando hicieron las negociaciones secretas con el alcalde Segarra y estos tipos Solomon.

En otras palabras esto es semejante a cuando usted hace un trato con un contratista para que le repare la plomería del baño y después del acuerdo, el tipo sale con la historia de que hay que remodelar el sótano, cambiar el sistema eléctrico, cambiar el techo del garaje y todas las cañerías.

Así actuó Landino y compañía en este embrollo del estadio que comenzó mal ya que las conversaciones fueron secretas y cuando hay secretos algo “juele” mal, como decía tío Florencio.

Esperamos con nuestro equipo que la ciudad no le pague un chavo más y que los jueces desestimen las demandas legales de estos aprovechados.

Jamás debieran existir acuerdos secretos para obras municipales porque ustedes ya ven lo que pasa.

El pueblo se pregunta la razón por la cual las acciones y trabajos flojos de estos marrulleros no fueron detectados antes por los supervisores que suponemos existían bajo el tiempo de Segarra para asegurarse del cumplimiento de contratos.

Vamos a buscar la definición de complicidad y soborno.


 

El arte del pillaje y sus cómplices

Para que pillos astutos, marrulleros aguzados, listos con licencia, pícaros, bribones, tunantes, tramposos y trúhanes hayan hecho escante y llegaran a Hartford para hacer sus desvergonzados negocios y tropelías, tienen que haber existido un tipo de magneto que les atrajo como el estiércol de burro atrae a las moscas y la podredumbre al gusano.Quizás había algunas fallas o resquicios en la burocracia municipal de la cual estos diablillos estaban al cabo y vinieron para armar sus redes infames.

Es que esto no tiene nombre porque robar a los pobres es como quitarle el único juguetito a un niño chiquito.Oh Dios!

Si pensamos en deleznables marrulleros y estafadores con licencia como James Duckett Jr., Mitchell Anderson de la ignominiosa compañía fatula Premier Sports Management Group que le vendieron cosas que no se ven a la ciudad de Hartford y recibieron sin que les preguntaran muchos cheques que superaron el millón de dólares; la ciudadanía y quienes pagan impuestos se preguntan si no había en la burocracia de la municipalidad contralores, investigadores y monitores de los pocos fondos con que cuenta una ciudad pobre, que se hayan dado cuenta de los sucios esquemas.

La verdad amigos es que los hay, como también existían supervisoresen la ciudad de Bridgeport y Waterbury donde la mafia y la desvergüenza habían hecho de los negocios municipales un nido de trampas y embrollos como los que rodean al presidente Donald Trump que todavía no deja saber porque no pagó sus impuestos durante DIECIOCHO años insistiendo con la cara de risa que no lo hará.

Mamerto dijo que si no paga los impuestos anualmente como cualquier ciudadano o residente, le caen encima como chupa con multas y gravámenes.

Pero volvamos a Hartford que la computadora sigue escribiendo sola cuando se trata de fulleros y sinvergüenzas.

En el caso de los sinvergüenzas arriba mencionados, se anunció a través de documentos judiciales que días después de que el tunante James Duckett Jr. se uniera al esquema de trampas de Premier Sports Management, este sujeto utilizó $120,000 dólares de fondos que le proporcionó su cómplice Anderson para el propósito inicial de renovar y levantar el estadio de soccer Dillon; para adquirir un lujoso Range Rover que costaba ni mas ni menos que $119,000 billetes.

El abogado de Diskette dice que “no fue ilegitimo” que le diesen los chavos al bribón por atraer a un equipo profesional de soccer a esta pobre ciudad de Hartford abandonada de Dios y atracción de bufones y rateros.

Funcionarios de la ciudad de Hartford le dieron a estos pillos sin investigar su pasado financiero y delictual $1.5 millones de dólares para pagar a supuestos subcontratistas a los que no se les pagó o que simplemente no existían.Soborno?

Se sabe que el desvergonzado de Anderson ya se ha declarado culpable del delito de fraude y que Duckett nada en medio de los procedimientos legales; pero Luke Bronin, y aunque usted se encontró con este lio cuando asumió la alcaldía; suponemos que habrá procedimientos internos en la municipalidad para encontrar y castigar todavía los que no cumplieron con la responsabilidad de velar por los intereses del pueblo que paga los impuestos y que observa con asco estas acciones de tramposos a quienes alguien les abrió la generosas puertas de las arcas municipales.

Es que como en Washington D.C., ya no hay vergüenza señores.


 

Es que es un descarado con licencia

Donald Trump, el presidente de algunos al que al menos tres millones de votantes no reconocen como su presidente; cumplió su deseo de hablar frente al Congreso Pleno reiterando amenazas y anunciando una nueva era de militarismo, guerras y embrollos internacionales.

Es que los conflictos bélicos han sido desde la antigüedad una fuente de fortunas para algunos ya que se necesita fabricar armas, aviones, tanques, submarinos, armas de combate, adiestramiento para los reclutas, y para que ustedes sepan solamente un uniforme y equipo para un soldado puede costar más de 20,000 billetes y el precio ascenderá a unos 40,000 doóares.

Adiestrara un miembro de los equipos especiales SEALS cuesta entre 350,000 a 500,000 dólaresy mantenerlos en acción un millón anual.Wowwwwww.

Lo que nos preocupa ahora es que tal como Trump ha tratado en el pasado de obviar o darle poca importancia a hechos importantes que no le interesan; comentando con respecto al masivo ataque y actos de vandalismo a nivel nacional en contra de cementerios, sinagogas o instituciones judías; mencionó ahora que “no estaba claro quienes eran los autores” dejando entrever que quizás eran los mismos afectados creando actos ficticios para hacerle problemas al monarca absoluto de los Estados Juntos pero No Revueltos como les gustaría al KKK y a los racistas.

 


 

Racismo creciente y rampante

En Enfield, el área de Windsor, Simsbury, Avon y otros pueblos, se ha notado un aumento de actos racistas que se iniciaron si ustedes así lo recuerdan, la noche misma en que Donald Trump fue elegido con la ayuda de los rusos y su socio Putin apodado RashPutin.

En esa oportunidad pusieron en las redes sociales un video de un desconocido vestido con el atuendo del KKK montado en bicicleta y llevando en sus manos una bandera de la campaña de Trump made in China; girando feliz alrededor de una fogata aplaudido por otros que quizás siendo del Klan, no lucían la siniestra toga y capuchas blancas de estos descendiente de asesinos de afroamericanos.

Ahora, nada mas ni nada menos que un tipo que es el PRESIDENTE de la Junta de Educación del controversial pueblo de Enfield donde contrataron a un guardia armado para vigilar en una escuela; escribió notas racistas en las páginas nada más ni nada menos que del Facebook. El tipo, para que le conozcan se llama Tom Sirard y se parece mucho al diabólico sheriff Arpiao que ahora esta feliz con el nuevo presidente.

Este deleznable individuo puso la foto de un integrante de una pandilla como si fuera estudiante de escuela magneto.Increíble.Este acto provocó las reacciones airadas de la comunidad.

Afortunadamente aun hay gente decente que abucheó al racista cuando ingresó con cara dura a una reunión de la Junta.El tipo, aunque usted no lo crea; no renunció a pesar de las protestas de padres, maestros y estudiantes.

Por su parte los colegas blancos del infame disminuyeron los actos del tipo diciendo que cualquiera mete la pata.

En West Hartford, instituciones judías recibieron amenazas de bombas y esto se pondrá color de hormiga brava ya que como usted sabe, en este país todos tienen derecho a portar armas.

Vigilancia y alerta mis hermanos que en Washington DC el presidente es un racista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí