Maestra de la escuela Clinton gana premio nacional

0
261
Por Christopher Peak

Lauren Sepúlveda se consideraba ser una estudiante de secundaria “bastante normal”, sin ideas precisas, hasta que una maestra de estudios sociales la animó a inscribirse en una clase de Colocación Avanzada y competir en el Día Nacional de Historia.

Sepúlveda, quien ahora es profesora de ciencias sociales en la escuela Clinton Avenue de Fair Haven, recibió la sorpresa de descubrir que, después de todo, era una profesora excepcional, al recibir el martes un cheque de $ 25,000, por ser una de las mejores maestras del país.

El cheque provino de la Milken Family Foundation, que honró a Sepúlveda como una de las mejores educadoras de este año, durante una asamblea matutina, que tuvo lugar en el gimnasio de su escuela.

Desde 1987, el premio Milken Educator Award se ofrece como un reconocimiento a los educadores prometedores que aún están comenzando sus carreras.

Jane Foley, vicepresidenta principal de la fundación, con sede en California, dijo que este premio es una forma de reconocer a educadores estelares, que no reciben suficiente crédito por “enseñar a las personas que obtienen todos los otros premios”.

Este año, Sepúlveda recibió el primer premio de caracter nacional de Milken, que favorecerá a casi 40 maestros y directores en distritos de todo el país.

La profesora Sepúlveda habló el martes sobre quien había sido su modelo a emular, que fue su maestra de ciencias sociales de la escuela secundaria, la Sra. Taylor, que siempre era “implacable acerca de cómo mantener altas expectativas para nuestros estudiantes”, como ella misma, quienes tal vez ni siquiera se dan cuenta de lo que son capaces de lograr.

Esa forma de promover potencialidades llamó la atención de la fundación Milken, y resultó en el reconocimiento sorpresa a la maestra Sepúlveda.

La maestra Sepúlveda, que enseña historia y culturas del mundo a alumnos de séptimo y octavo grado, es la única profesora de Connecticut seleccionada este año y la primera persona de New Haven desde 2007.

La Sra. Foley dijo que la fundación eligió a la profesora Sepúlveda, porque ella “le da vida a la historia” y les enseña a los estudiantes sus “responsabilidades como ciudadanos globales”.

Después de graduarse de la Southern Connecticut State University en 2010, Sepúlveda comenzó su carrera docente en New Haven.

La premiada maestra pasó la mayor parte de la década en la escuela Clinton Avenue, justo donde vivían sus padres antes de que se mudaran para los suburbios. “Puedo verme como uno de los niños”, dijo.

En sus clases, Sepúlveda generalmente alienta a los estudiantes a analizar de manera crítica lo que se enseña y lo que se deja de lado.

En una ocasión, para una tarea, la maestra pidió a los estudiantes que descubrieran lo que faltaba en la sección del libro de texto sobre la Guerra Civil Revolucionaria. Escribieron un nuevo capítulo, incluyendo voces olvidadas y lo enviaron a la editorial.

La premiada maestra también hace que las lecciones sean vivas. A sus clases, ha traído oradores invitados, incluidos veteranos de la Segunda Guerra Mundial y sobrevivientes del genocidio de Ruanda. Y ha puesto como tarea a sus estudiantes, la redacción de un proyecto de ley que toda la clase aprobaría como si fuera un cuerpo legislativo.

Fuera de clases, Sepúlveda ha organizado servicios comunitarios, como la recaudación de fondos para el alivio de huracanes y campañas de comida. Igualmente ha sido asesora del consejo estudiantil. También ocupa un lugar en el comité de cultura y clima de la escuela y en los comités de equidad y planificación estratégica del distrito. La maestra Sepulveda es tutora de maestros principiantes y ayuda al estado a reclutar nuevos maestros.

“Los éxitos que seguimos alcanzando en los distritos de todo el estado se deben, en buena medida, a la dedicación y pasión que los educadores como Lauren Sepúlveda traen al aula”, dijo en un comunicado Miguel Cardona, comisionado de educación del estado.

“En nuestra condición de educadores, sabemos que la forma de involucrar a los estudiantes, es presentándoles un contenido que los ayude a aplicar contexto y significado a lo que están aprendiendo”, continuó diciendo el Comisionado. “El enfoque que da Lauren a los estudios sociales, implica una forma de desafío para los estudiantes, estimulándoles a ir más allá de las lecciones presentadas en los libros de texto y enriqueciéndolas con actividades que enriquecen la experiencia de aprendizaje. De esa manera, establecen las conexiones del mundo real con el tema que se trata”.

En la ceremonia del martes, los funcionarios estatales aplaudieron los cambios recientes en la escuela de Clinton Avenue.

En los últimos cuatro años, con un nuevo director y un subsidio para reestructuración, los puntajes de calidad en lectura casi se han duplicado, alcanzando los mayores logros de cualquier escuela primaria en el distrito.

Al continuar el acto, la Sra. Foley dijo que tenía una sorpresa para un educador en el gimnasio. Llamó a seis estudiantes que, como si fuera en un programa de juegos, mostraban cuadrados verdes con dígitos que representaban un premio en efectivo. Comenzaron en $ 250, luego lo multiplicaron exponencialmente agregando ceros adicionales.

Cuando Desi Nesmith, funcionario principal del proceso de reestructuración del estado, sacó el ultimo cuadrado, por un total de $ 25,000, los estudiantes vociferaron y pisotearon la cancha de básquet de madera dura, en un tamborileo de emoción.

La Sra. Foley sacó un sobre y leyó el nombre en relieve dorado de Sepúlveda.

Por un momento, la maestra se quedó en las gradas en estado de shock. Bulliciosa, su clase la animó, mientras abrazaba a otros maestros. Todas las cámaras de televisión se enfocaron en ella. Agradeció a todos en la escuela y la ciudad. Expresó emocionada dijo que todo parecía “increíble” e “irreal”.

La galardonada maestra dijo que planea usar el dinero para continuar su educación en la Universidad de Quinnipiac. Ella está preparando una maestría en liderazgo educativo, un título de seis años, que le permitirá obtener la certificación para un puesto de directora escolar.

En un correo electrónico, la Sra. Taylor, su ex maestra de estudios sociales, dijo que sabía que Sepúlveda transmitiría la inspiración a la próxima generación de estudiantes, que habían sido como ella.

“La experiencia más gratificante para cualquier maestro, es saber que ha jugado un papel ayudando a sus alumnos a encontrar su pasión y a alcanzar el éxito”, escribió. “Es por eso que enseñamos, y sabiendo lo duro que trabaja Lauren, sé que está transmitiendo esa pasión a sus alumnos y haciendo sus vidas diferente”.

En un discurso durante la ceremonia de convocatoria del pasado año escolar, después que fuera nombrada Maestra del Año del distrito, Sepúlveda recordó a los maestros cómo su trabajo, que a menudo significa terminar el día con “nuestro corazón en el aula”, puede tener un efecto que dura toda la vida, tal como ella dijo que Taylor había hecho por ella.

“La de educador, es una profesión muy poderosa, pero debemos ejercer nuestros poderes con delicadeza”, dijo Sepúlveda. “Cuando un maestro no establece adecuadamente las relaciones necesarias con su conglomerado, puede hacer que un estudiante deje de aprender. Sin embargo, también tenemos la capacidad de conducir a un niño, que puede llegar a nosotros inseguro de sus talentos y escéptico de la escuela, y convertirlo en un estudiante apasionado por el resto de su vida”.

“No podemos mantener una anticuada filosofía escolar” que fue lo suficientemente buena para mí”. Esto significa cambiar la mentalidad sobre lo que nuestros estudiantes pueden o no hacer, los límites que enfrentan y lo que puede parecer estar fuera de su alcance, para enfocarse en lo que nuestros estudiantes son capaces de hacer, cómo podemos apoyar sus talentos y qué oportunidades pueden crear los educadores”, continuó.

“No se debe olvidar que cumplimos una de las funciones más importantes que hay”, concluyó, “y creo, en mi corazón, que nadie sabe cómo hacerlo mejor que nosotros”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí