jueves, 30 oct 2014

Última actualización:08:22:42 PM GMT

    

La Voz de Conneticut

Banner
    
jSharing - JA Teline III

El Juez no cede: Reyes se queda en la cárcel

El pasado viernes, mientras el abogado defensor censuraba la decisión de un juez de mantener a Ángelo Reyes tras las rejas con una fianza de $1.5 millones, nuevas declaraciones juradas arrojan luz en los dos últimos crímenes de que se acusa al contratista de New Haven haber cometido.

Reyes compareció el viernes en la tarde en la sala de audiencia B en la Corte Superior estatal de New Haven, a menos de 24 horas de haberse entregado ante acusaciones relacionadas con dos incendios sospechosos que ocurrieron en el 2008 y 2009.  El juez Bruce Thompson se negó a reducir la fianza de Reyes, pese a la solicitud de Frank Antollino, el abogado de Reyes, y la recomendación del comisionado de fianzas.

Reyes permanece en la cárcel pendiente de una audiencia el 6 de marzo, donde tendrá otra oportunidad de solicitar la reducción de la fianza.

El Estado trata de mantener a Reyes tras las rejas al tiempo que los agentes federales  inician contra él un caso separado relacionado con otros cuatro incendios, dijo Antollino, luego de los procedimientos de la vista.  “Es más difícil presentar un caso [para la defensa] si usted tiene un acusado que está encarcelado”.

El arresto de Reyes el jueves fue el último en una serie de cargos contra el prominente y políticamente conectado contratista de Fair Haven, quien había dado un giro a su vida, luego de estar en la cárcel por cargos de tráfico de drogas.  Reyes tiene ya cargos pendientes en la corte federal por supuestamente prender fuego a cuatro propiedades en Fair Haven; los agentes federales dicen que él incendió edificios para abrir paso a planes de urbanización.

Reyes ha negado consistentemente los cargos. Los nuevos cargos por los cuales fue nuevamente arrestado el viernes son el resultado de alegatos hechos por Osvaldo Segui hijo y padre, quienes se declararon culpables en la corte federal de haber sido contratados por Reyes para producir los incendios.  Ellos dijeron a los agentes de la ley que Reyes les contrató en 2009 para atacar con bombas a un BMW estacionado en Quinnipiac  Avenue, y en el 2008 para incendiar una propiedad en el 95 de Downing St., al cruzar la calle de la lavandería de Reyes, la cual se incendio el pasado año.

Un conjunto complejo de transacciones de terrenos conectado con la propiedad del 95 de Downing St. llamaron  la atención del FBI y de investigadores de la policía estatal, quienes visitaron City Hall el mes pasado.  Los registros de tierras muestran que Wilson “Porky”

Reyes, hermano de Reyes, pudo adquirir la propiedad—valorada en 2007 en $105,280—por tan solo $19,900 luego del incendio.

Sin Prejuicio

Reyes no dijo nada durante la breve audiencia.  La comisionada de fianzas Dale Mashia mencionó cuatro veces que él se había entregado voluntariamente el jueves y dijo también que él ha sometido $230,000 en fianzas por tres cargos estatales pendientes—hurto e influir en testigos—y ha colocado una fianza de propiedad de $500,000 por los cargos federales.  Ella destacó también su record criminal, el cual data desde el 1983, e incluye una condena criminal en 1993 por cargos de cocaína. Ella concluyó pidiendo $100,000 por cada orden de allanamiento en su contra.

La fiscal del estado, Jennifer Lindade argumentó que las fianzas deberían permanecer tal  como están establecidas, debido a casos pendientes y condenas previas. Ella expresó que Reyes presenta riesgo de fuga.

“Su familia ha puesto $500,000 en propiedades como fianza en la corte federal, para garantizar su comparecencia ante la corte”, respondió Antonillo.  Él nunca ha faltado a una convocatoria de la corte o citación a medidas que el caso federal ha sido procesado, dijo Antollino.  “Él se entregó tan pronto la policía le hizo un llamado y le dijeron que tenían órdenes judiciales para estos cargos”.  Solicitó que el juez siga la recomendación de la comisionada de fianzas.

El Juez Thompson negó la solicitud, sin prejuzgar. Dijo que el 6 de marzo, Reyes tendrá una oportunidad de solicitar nuevamente  frente al Juez Fasano, quien estableció la fianza inicialmente.

Los cargos son: dos acusaciones de conspiración para cometer incendio intencional en segundo grado; dos acusaciones de conspiración para cometer conducta criminal en primer grado; conspiración para cometer hurto en primer grado; e imprudencia criminal en segundo grado.

Los agentes federales acuden a City Hall Los registros de tierra de City Hall arrojaron mayor luz sobre los cargos. El agente especial del FBI Jim McGoey y el sargento Pendleton, de la policía estatal, inquirieron sobre el 95 de Downing, durante visitas a las oficinas del gobierno de la ciudad durante la primera quincena de enero. Ellos se interesaron particularmente en documentos pertinentes a un embargo impuesto por la ciudad al 95 de Downing y subsiguientemente entregado descargando al dueño de la propiedad del embargo.

Andrew Rizzo, inspector de construcciones de la Alcaldía, fijó un embargo de $21,500 sobre la propiedad el día del incendio para cubrir el costo de tener la ciudad que contratar a un contratista para demolerla.  Mientras tanto, el hermano de Reyes, Wilson ‘Porky” Reyes, estaba interesado en comprar la casa junto a un socio.  Durante una entrevista el mes pasado, Porky Reyes dijo que sin embargo,  el asunto del embargo tenía que resolverse primero.

Él compró finalmente la casa a Green Tree, el 20 de septiembre de 2010.  Pagó $19,000. Carmen López había  pagado $110,000 por la propiedad en el 2002. En enero, los agentes MGoey y Pendleton buscaban documentación sobre ese embargo cuando visitaron la oficina del oficial civil de la ciudad, en el departamento de edificaciones y la oficina del consejero de la corporación.

Ellos preguntaron por qué la ciudad había liberado el embargo y si había sido pagado en algún momento. Además preguntaron sobre la relación de Ángelo Reyes con funcionarios de la ciudad. (Reyes ha trabajado en numerosas campañas para la alcaldía y en campañas para concejales respaldadas por la alcaldía).

En respuesta a una solicitud del Independent sobre la Libertad de Información, la ciudad proporcionó una copia de un cheque de $21,500 recibido de Green Tree Servicing, con sede en St. Paul, Minnesota, el 1ro de Septiembre de 2010.  Subsiguientemente Porky Reyes transfirió la propiedad a una empresa de responsabilidad limitada llamada Por-Ken.  Los registros del estado lo tienen señalado como miembro de la LLC conjuntamente con Peter Kennedy de Wallingford.  “Mi socio había puesto todo el dinero”, dijo Reyes. Añadió que su hermano no tenía nada que ver con la transacción. “Yo conseguí eso con un agente de bienes raíces”, dijo.  “Íbamos a construir una casa allí.  Pero la economía no esta buena ahora”. Aseguró que posteriormente él ha vendido la propiedad. (Esta venta no aparece aun en la base de datos en línea del asesor).


blog comments powered by Disqus