No puedo respirar de tanta negligencia e hipocresía, por Elvis Tejada

0
6

Después de la ejecución física y arbitraria del ciudadano Jorge Floyd ha comenzado una ola de deseos de querer reformar y hasta de eliminar departamentos de policías enteros a través de la nación. Gracias a las protestas que ciudadanos hartos de tanto abuso policial y complicidad de fiscales y abogados defensores. Connecticut no ha sido la excepción y docenas de manifestaciones se han realizado desde este asesinato. En Hartford se han realizado varias protestas y los manifestantes pretenden no parar hasta conseguir sus objetivos. Piden la disolución de la policía de Hartford en vez de invertir en otras iniciativas como reentrenamiento, nuevas pólizas, relaciones humanas, etc. Hartford es una ciudad en donde la gran mayoría de los policías no viven en la ciudad, por ende, no entienden nuestra cultura ni les importa la forma cruel e inapropiada con que nos tratan. Son indolentes, intolerantes, temerarios y abusadores. Hay excepciones de las cuales nos sentimos orgullosos, pero en la mayoría de los casos estos buenos policías o son afroamericanos o latinos.  Cuando en un departamento de 100 personas hay 85 manzanas podridas ese departamento hay que refundirlo y el HPD hay que reformarlo entero. Los alcaldes que hemos tenido se han hecho de la vista gorda para tomar las iniciativas que impulsen los cambios que ahora sí quieren hacer. Todos ellos hablan de que apoyan, pero de boca solamente. Son hipócritas y negligentes al igual que algunos investigadores de las Oficinas de Abogados del Estado. Es tanta la presión que el gobernador Lamont firmó una orden ejecutiva en donde se compromete a aumentar la diversidad étnica dentro de la policía estatal en donde predominan los hombres blancos. “Ochenta por ciento de nuestros policías son blancos esto hay que cambiarlo. Además, un oficial estará a cargo en cada tropa de establecer lazos con la comunidad a la que sirva. Esta orden prohíbe el uso técnicas de estrangulamiento y les permite a otros oficiales intervenir cuando consideren el que uso excesivo de la fuerza puede ser letal, entre otras cosas”, señaló Lamont. También, este martes el presidente Trump firmó un decreto que proporcionaría fondos a aquellos departamentos de policía que mejoren su formación y estándares sobre el uso de la fuerza. Todo esto antes de reunirse con familiares de afroamericanos que perdieron la vida a manos de policías. Esta medida llega en la cuarta semana de protestas por la brutalidad y violencia policial.

Aun así, todas estas medidas son débiles frente a los pedidos de los manifestantes.

Nuestro Sr. alcalde, Luke Bronin, declaró recientemente: “Me preocupa que la disolución (HPD) pueda dañar la vigilancia comunitaria. En cambio, creo que este podría ser un momento para reformas como una mayor supervisión de la policía.” (cito artículo de Caitlin Burchill CT News June 10, 2020).  Por otro lado, el sindicato de policías de Hartford cree “que los recortes tendrán un efecto adverso en la forma en que se responde cuando se necesita la policía.” A esto respondo: a los que menos le conviene un cambio es a los policías que se aprovechan de las debilidades de las leyes que los rigen, así que ellos no apoyarán ninguna iniciativa que los afecte. Dejémonos de retórica y pidamos que sean más responsables con su trabajo y menos abusadores. Esta nación quiere justicia para Floyd, Wetherfield pide justicia para Anthony Vega y Hartford clama justicia para las manos criminales que han disparado contra ciudadanos que no merecen ser ejecutados por policías racistas.

Quiero añadir lo siguiente al comentario del Sr. alcalde Bronin, siempre desde que comenzó la lucha a favor de los derechos civiles para la raza negra y latina en la década de los 60 hasta ahora se ha hablado de reformas a la policía y nada ha pasado. El abuso, asesinatos, el maltrato físico y verbal está a la orden del día en casi todas las intervenciones de la policía de Hartford. Y cada vez que mis hermanos, familiares y amigos salen a la calle me preocupa que un policía en una simple parada lo tire al suelo, le ponga las esposas apretadas para abusar de él o ella y le fabrique un expediente falso, les ponga la cara morada a golpes, le patee la espalda y lo deje paralitico o le ponga la rodilla en el cuello y lo mate como a una cucaracha. Sería bueno que el alcalde convoque una marcha y exija a los legisladores cambios verdaderos para acabar con el abuso policial y los asesinatos por parte de la policía y que se establezcan leyes no confusas y fáciles de liberar a policías racistas que matan a latinos y negros. Hágalo y yo estaré a su lado cuente conmigo, porque yo he sufrido en carne propia el racismo de parte de agentes del DPH.  Atrévase señor alcalde.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí