Noel Casino: “Reflexiones de una vida de Trauma, Perdida y Resistencia”

0
45
Publicidad

Solo un chico de la Calle Park

Este es el título del segundo libro de Noel Casino, PsyD. y LMFT quien es en la actualidad director clínico del Catholic Charities/Instituto de la Familia Hispana en Hartford, licenciado en terapia familiar y entre otras múltiples credenciales académicas, profesor adjunto de la Universidad Central de Connecticut. 

Su primer libro “Fatherhood Crisis,” está sirviendo de guía para terapeutas quienes se desempeñan en agencias de salud mental insertas en el corazon de comunidades y vecindarios de los sectores urbanos más pobres de Connecticut. Este primer trabajo y el recientemente publicado, enriquecen el ejercicio clínico de profesionales, a los problemas emocionales enfrentados por jóvenes provenientes de familias donde la figura del padre ha estado ausente o es un triste recuerdo de violencias.

En este segundo libro cuyo sugerente subtitulo es “Reflexiones de una vida de Trauma, Perdida y Resistencia,” el autor se enfoca en un tema común, común denominador en miles de casos de pacientes en búsqueda de ayuda para recuperarse de “una experiencia abrumadora física y emocionalmente dolorosa e impactante con dañinos efectos psicológicos, emocionales y físicos duraderos,” en otras palabras, del trauma.

Noel Casiano ha concentrado su interés académico y práctica profesional como Terapista Familiar en el trauma y sus consecuencias, daño común desde los primeros tiempos de la civilización.  Sin embargo, lo interesante y especial de este libro/texto acerca de la materia en estudio, es la presencia del autor como una víctima de sucesivos traumas al observar, siendo un niño, la violencia familiar debido a la presencia de un padre alcohólico.  En una actitud valiente y transparente, Noel comparte con los lectores SU propia dramática vivencia, que incluye la prematura muerte de Aubrey, un hermanito menor.

Este relato personal en distintos periodos de su vida; se repetirá con otras de sus experiencias en la medida que Casiano analiza conceptos teóricos de una manera comprensible tanto para lectores conocedores de complejas teorías sociológicas y psicológicas, como para pacientes, padres de familia y jóvenes.

Las experiencias intimas de abuso y trauma en la mayoría de las culturas se mantienen com o “secretos de la familia” o tema tabú, y de este modo la herida emocional permanece como un estigma doloroso.

Uno de los lectores de este libro con el que compartíamos recientemente su contenido, recordó su propia experiencia personal muy semejante a la del autor acaecida cuando él tenía seis años. En esa situación German debió huir sin zapatos y semidesnudo a la calle en la noche de un frio invierno, espantado por una feroz rabieta y episodio de violencia de su progenitor.  Unos vecinos, como fue el caso relatado en la vida de Casiano, lo rescataron, pero la vida del lector había quedado marcada para siempre y pasarían años antes de una reconciliación con su progenitor. 

Así, la lectura de este libro es también una herramienta terapéutica para pacientes afectados por trauma que tratan de identificar y hablar del origen de sus propios temores, baja autoestima, rabia constante e impredecible, pesadillas, sospechas hacia las intenciones de otros, fobias, y conflictos constantes con sus parejas, padres, hermanos, familiares y amigos.

Para los trabajadores sociales clínicos, terapistas familiares, y consejeros, quienes cada día escuchan de parte de sus pacientes historias semejantes de abuso y trauma; las escenas descritas y basadas en las propias experiencias del autor, los llevan a su propia introspección y a la tarea de rebuscar en los escondrijos de la memoria, imágenes dramáticas de su propia sobrevivencia emocional.

Como en su primer libro, una vez más el autor describe sus propias vivencias en la calle Park, llamada en el pasado el “corazón de la comunidad puertorriqueña de Hartford,” localizada en el sector de Frog Hollow.  De esta visión romántica de un área castigada por la pobreza endémica, trafico de drogas, ausencia de lugares seguros donde los niños y jóvenes puedan jugar socializar, Casiano deconstruye esa realidad idealizada donde las situaciones traumáticas eran pan de cada día y se repiten en un entorno infectado con los sonidos ensordecedores de las sirenas de la policía, el chillido inesperado de ambulancias, los gritos angustiados de niños y mujeres, llantos de desesperación, y tiros.

Como terapistas, este libro es un instrumento practico y teórico para nosotros, para los estudiantes en el área de salud mental, y para nuestros propios clientes sean estos anglosajones o puertorriqueños/latinoamericanos ya que hay una versión del texto en español y otra en inglés.

En los dictados clásicos de la terapia psicológica, y con la excepción de los seguidores de la escuela Gestalt; los terapistas establecían una distancia “profesional” con sus clientes creando una relación fría e impersonal que no ayudaba al dialogo terapéutico fluido entre el profesional clínico y el paciente. 

Afortunadamente en años recientes esta distancia y separación ha ido desapareciendo lo cual favorece el establecimiento de confianza, comprensión mutua y sanación.

A propósito de éste, Pablo Freire, un filósofo y educador brasileño, decía que esta relación entre un educador (uno de los papeles que asume el terapista) y el educando (quien recibe el mensaje del educador), es de un carácter dialectico donde el terapista aprende también de su cliente y lo empodera para ser un elemento activo de cambio y curación.

El libro de Casiano traducido al español por Nellie Andrades, consta de nueve capítulos altamente pedagógicos, con espacio para que el lector y estudiante tome sus notas, una lista bibliográfica actualizada y recursos en la comunidad para quienes deseen curarse de la enfermedad emocional provocada por el trauma. (JDB)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí