Promociones en la jefatura del cuerpo de bomberos

0
188
Marcano y el capitán Tyrone Ewing, el lunes en la reunión de los comisionados.
Por Allan Appel

NEW HAVEN INDEPENDENT.- Hicieron juntos el noveno grado en Sound School y se convirtieron en los mejores amigos.

El lunes en la mañana, uno de los dos se convirtió en nuevo jefe adjunto administrativo, el otro devino comandante de batallón.

Esto es parte de la historia en la ceremonia de juramentación del jefe de batallón, Orlando Marcano, como asistente del  jefe de los bomberos. Es la segunda posición más alta en el departamento, el funcionario encargado de la administración y las finanzas, y quien ocupa la posición de jefe cuando el titular está ausente.

En tanto que muchachos creciendo sin padres en sus casas, Marcano y el capitán Tyrone Ewing, otro bombero promovido el lunes, encontraron como figura paternal a un duro pero inspirador maestro, quien los orientó en el mejor camino para sus vidas. Entraron a la academia de bomberos y se graduaron juntos, donde juntos han estado por 23 años.

La juramentación de Marcano tuvo lugar en la reunión regular de julio de la Junta de Comisionados de Bomberos, que aceptaron las recomendaciones del jefe de Bomberos, John Alston, jr., de hacer una nueva ronda de promociones.

Luego del voto unánime, Marcano fue juramentado por la asistente del Corporation Councel, Audrey Kramer.

Marcano junto a las hijas Hannah y Hadassah y su esposa Lillian

Los comisionados también aceptaron la recomendación del jefe Alston, de promover a Ewing, el amigo de infancia de Marcano y padrino de sus hijos, como jefe de batallón.

La juramentación de Ewing, junto a la del capitán Felipe Cordero, como jefe de batallón, y de los tenientes Venson Taylor y Joseph Hilbert, como capitanes, estaba prevista para tener lugar más tarde, en la academia de bomberos de Ella Grasso Boulevard.

Con esas promociones, quedan cubiertos todos los altos rangos del departamento, excepto el de subjefe del cuerpo, dijo Marcano, quien ahora sirve de intermediario entre el jefe y la tropa.

“Ustedes tienen un trabajo más duro que el mío”, dijo el jefe Alston, luego que los comisionados aprobaron su recomendación. “Ustedes son el amortiguador de la tropa” ¿Dónde están sus familiares? “Me disculpo de antemano por las numerosas llamadas de trabajo fuera de horario del tipo ¡Woody, ven que te necesito!”.

Woody es el apodo de Marcano, que él cuenta lo ha tenido por años, cuando era más joven y tenía mucho pelo. Bueno, más que el que tiene ahora.

El concejal del Hill, David Reyes, miembro del comité de finanzas, dijo “el jefe Alston está haciendo un gran trabajo para reducir la necesidad de trabajo en tiempo extra. Ese es un ejemplo excelente”. Reyes le puso su placa de jefe adjunto administrativo a Marcano, luego de la juramentación.

Marcano, de 45 años, llegó a New Haven cuando niño, en 1974. Creció en el barrio West River y sigue viviendo con su familia en el barrio The Annex. Al terminar la ceremonia, Marcano dijo, “escogí vivir en la ciudad y morir aquí cuando llegue a viejo”.

“Nuestra ciudad es un microcosmos de lo que debe ser una ciudad. ¿Dónde puede un niño sin padre, con una madre con un corazón de oro, pero un puño de acero, uno de cinco niños, crecer y convertirse en jefe adjunto administrativo del departamento de bomberos? 

Marcano caracterizo su nuevo trabajo como el de hacer cumplir la visión y los planes del jefe, inspirar y motivar a otros, prepararles para las posiciones más altas y dejar el departamento mejor de cómo lo encontró.

La posición de jefe de batallón que deja Marcano, la última de ocho posiciones de jefe de batallón, será ocupada por su buen amigo Tyrone Ewing. “Hice disponible la posición que él ahora ocupará”, dijo Marcano.

Esos dos bomberos parecen haber tenido siempre una vida amistosa en pareja. Erwing, que estuvo acompañado de su esposa, Anna y de sus hijas Paige y Mackenzie, considera que los éxitos de ambos se deben, en buena medida, a Jeff Alpert, un profesor de Sound School, que les puso en el camino correcto.

“Él fue la mayor inspiración. Nos hizo continuar estudiando y a mantenernos a raya” dijo Ewing. “Fue una figura paterna para los que no teníamos padres. Cada vez que intentábamos faltar a la escuela, ahí estaba el para obligarnos a asistir. Eso no nos gustaba, pero lo agradezco”.

“Es algo muy bueno para el departamento de bomberos ver personas que han dedicado sus vidas para que la ciudad avance”, dijo el concejal del Annex, Al Paolillo, jr., que fue uno de los funcionarios electos que participó en la ceremonia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí