Se jubila del Sistema Escolar de Hartford, pero maestros, pupilos y padres le echan de menos

0
78
Jerry Barry cuando enseñaba a sus pupilos

HARTFORD.- Jerry Barry es un artista e intelectual reconocido en el sistema escolar de Hartford y ahora uno de estos profesionales jubilados a quienes se les recordará por muchos años.

Desde que le conocí, me impresionó por su capacidad de trabajo, y el genuino interés por los estudiantes en un área de enseñanza que puede ser un desafío ya que muchos niños y jóvenes son a veces renuentes a dibujar, pintar, modelar con cerámica o ilustrar.

Sin embargoun hecho que llamó la atención de padres, maestros y administradores, fue su capacidad para exhibir los trabajos de sus pupilos de un modo digno y profesional.

En un artículo que escribí a comienzos del año dos mil, decía que Jerry tiene el talento de transformar “murallas vacías en grandiosas exhibiciones de arte.” En otras palabras los dibujos, cuadros, máscaras y cerámicas hechas por sus alumnos, podían ser apreciados como cualquiera otra exhibición de profesionales y daban vida a la escuela.

Jerry llevó a cabo su trayectoria como educador en varias escuelas del sistema de las que menciona Betances, Burns, Parkville, Martin Luther King, Bellizi, y finalmente la Mary M. Hooker donde aportó al proceso de transformación de este modesto establecimiento educacional “del vecindario” en una escuela magneto de Estudios Ambientales.Sin embargo también fue magneto del Arte y punto de atracción para estudiantes de los suburbios.

“Desarrollé durante estos 22 años de trabajo nuevas técnicas de enseñanza y comencé a exhibir productos terminados para dar empuje al autoestima de mis pupilos,” nos dice mientras comentamos acerca de la galería donde se presentaban los increíbles trabajos de estudiantes de PK y K.

Las piezas artísticas profesionalmente enmarcadas fueron colgadas a la altura de los niños quienes así podían disfrutar con sus padres el milagro de ver sus trabajos mostrados como si las murallas de la escuela fueran una galería de arte.

Barry no solamente desplegó su energía y talento en el hermoso salón de arte que ayudó a diseñar durante el proceso de transformación de la escuela de la comunidad en una magneto; sino que proveyó tutoría gratuita para estudiantes interesados en aprender más, e incluso para los padres que asistieron a talleres sin costo después de horas de clase.

Es más, Jerry quien es una persona generosa en compartir su conocimiento, dio clases gratuitas de acuarela, cerámica y dibujo a colegas que estuviesen interesados, resaltando el tema de Estudios Ambientales de la escuela en eventos donde se involucró toda la comunidad escolar.

Santa Herman PhD, maestra de Kindergarten, recuerda como Barry llevó a cabo el milagro de dar vida, color y luminosidad a un edificio transitorio localizado en la calle Locust al que asistieron los estudiantes de la Mary M. Hooker durante el proceso de renovación y transformación del establecimiento escolar situado actualmente en la avenida Sherbrooke.

 “Las vacías y polvorientas paredes de esa escuela con apariencia de bodega de UPS, se convirtieron en hermosos paisajes naturales que Barry y sus estudiantes cubrieron con imágenes de animales, árboles, lianas y matorrales,” dijo la Dra. Herman que todavía echa de menos aquel edificio del sur de Hartford.

Pero las actividades creativas y de celebraciones étnicas no siempre son aceptadas por todos los administradores, pero Barry dice que este no fue el caso de su experiencia académica con el administrador Raúl Montañez quien con sus maestros, diseñaron e hicieron una realidad la escuela magneto de Estudios Ambientales.

 “Siempre apoyó lo que hacíamos porque entendía que el conocimiento debe ser global e inclusivo,” dice este artista profesional que además de su labor académica, ha presentado sus obras en importantes galerías de Connecticut y la Nueva Inglaterra, además de Nueva York y Washington D.C.

Su taller está en parte dedicado a producir su obra compuesta en la actualidad por más de cien pinturas, una extensa biblioteca, y un mini gimnasio donde Jerry mantiene su buen estado físico.

Por ahora, Jerry anuncia que después de su jubilación se dedicará a pintar a tiempo completo y publicar sus obras en prosa.

Fue nominado como Maestro del Año en su escuela y merecía haber recibido la nominación de todo el sistema escolar porque hubiese sido un excelente embajador del arte y la educación en todo el Estado y porque no en la nación.

“Lamento dejar la enseñanza, pero ha llegado el tiempo para dedicarme a mi arte y mis escritos,” dijo mientras trabaja en un mural de grandes proporciones.La magnitud de las superficies no le intimida como fue el caso de Diego Rivera y los pintores renacentistas, mexicanos y rusos.

Como maestro, Jerry es exigente pero comprensivo y justo.En una oportunidad en que nos ayudó generosamente a montar la decoración de las paredes de un escenario en la Universidad de Connecticut, recinto de West Hartford, comenzamos alrededor de la cinco de la tarde pintando montes nevados y cordilleras típicas de Sudamérica.Era cerca de la una de la mañana y él seguía dando los toques finales para una obra que fue admirada por la audiencia que participó a una actividad folclórica.

Barry estará siempre presente en exhibiciones y eventos musicales ya que también toca la guitarra e interpreta canciones de su patria.En la pura tradición europea, le encanta dialogar, debatir y sus conversaciones pueden tomar horas sin que sus interlocutores de cualquier grupo étnico se aburran. Un hombre del Renacimiento que lamentablemente deja el sistema escolar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí