Se va otro de los grandes del futbol mundial Bastian Schweinsteiger

0
173
Publicidad

A sus 35 años de edad, y con una carrera profesional de 18 años recorriendo el terreno de juego, el alemán Bastian Schweinsteiger, le dice adiós al futbol profesional.

El alemán deja un legado inmenso en el Bayern Múnich (más de 500 partidos jugados, 68 goles y 100 asistencias), que le dan el aval de una campaña sin precedentes con la camiseta de los rojos del país teutón.

Se retira con unos palmarés que ya quisieran muchos obtener: Ocho Bundesligas, siete Copas de Alemania, cuatro Supercopas de Alemania, una FA Cup, una Copa de la Liga Inglesa, una Community Shield, una Champions League, una Europa League, una Supercopa de Europa, una Mundial de Clubes y un Mundial, el de 2014, con Alemania.

Nuestro invitado de hoy es un guerrero polifuncional, y pieza clave de esa Alemania que ganó la cuarta Copa del Mundo en Brasil 2014. Su posición habitual era en la zona medular, donde se acostumbró a romper avances de su rival, e irse al ataque como un delantero más. Fue capitán de la Selección de Alemania, y de su último equipo el Chicago Fire.

Anunció su retiro través de su cuenta personal en Twitter: “Decir adiós como futbolista activo. me hace sentir un poco nostálgico, pero me siento entusiasmado con los retos que me esperan pronto”.

Y es que las puertas están abiertas para Bastian en cualquier lugar del mundo. Su personalidad, su liderazgo y el respeto que tiene hacia los demás, lo hacen una persona muy especial. De su vida personal a Mr. Schweinsteiger, no le gusta comentar y ha sido muy privado en su relación con la exjugadora de tenis Ana Ivanovic. La mantiene fuera de su ámbito futbolístico, y se dice que ella se ha acostumbrado a vivir al estilo de su adorado esposo.

Con el balón en sus pies, sigue siendo vital y un jugador contundente, sabe cómo presionar, quitar y entregarla la pelota con claridad. Pese a que su retiro es a finales de esta temporada de la MLS 2019, sigue siendo el alma, la vida y el corazón de la ciudad de los vientos. Es un hombre que se acopla a las necesidades de su técnico y de su equipo. Impone seriedad, jerarquía, respeto y liderazgo. Entrega toda su energía, conocimiento y lealtad a su onceno dentro del terreno de juego. Muchas veces lo traiciona el uso de razón, y se calienta fácilmente con los adversarios, ¿o tal vez será por su sangre alemana?”. No abusa del fuego fuerte, ni tampoco pega con intención, una de sus cualidades como futbolista profesional. Sabe cómo cerrar a su adversario, y salir con el balón sobre el terreno de juego. Es limpio y claro en sus pases al vacío. Le gusta la verticalidad y es muy colectivo.

Con el Chicago Fire, le ha tocado jugar de zaguero central, volante de contención, volante de arme y en ocasiones se tira al ataque para abrir espacios.

Todo su trabajo en estas dos temporadas en la Major League Soccer (MLS), deja en claro que su paso por aquí fue apreciado y valorado por la honradez con que jugo en cada partido. No cabe la menor duda, que Bastian Schwensteiger, será recordado con gran emoción porque le aportó al futbol norteamericano toda su experiencia y jerarquía.

No es fácil tener en su alineación a un jugador como el alemán, debido a que se le conoce lo grande que es, de lo humilde, y de todo lo que le puede aportar en 90 minutos a su equipo.

Agradeció a todos las personas y los clubes por los que milito, y muy especialmente como lo hace en pocas ocasiones a su amada esposa; están fueron sus palabras: “Quiero agradecer a mis equipos FC Bayern, Manchester United, Chicago Fire y al equipo nacional de Alemania.

Entre sus momentos especiales, recuerda uno que causó mucha polémica, y fue en julio del 2010, y la Selección Argentina, dirigida por el Diego Armando Maradona, se vería la cara con Alemania en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica. Y, por supuesto, era una previa caliente, debido a lo sucedido cuatro años antes, cuando los alemanes eliminaron por penales a los albicelestes en la misma instancia de la Copa Mundial organizada por los ‘panzers’.

Aquel partido terminó en una trifulca entre los jugadores de ambos equipos, y con la polémica instaurada por el famoso papel del arquero alemán Jens Lehmann. Como se recuerda, en la tanda de los doce pasos, el portero tenía apuntado la forma en que patearían cada jugador argentino. Al final, los blancos ganaron 4-2 por esta vía.

Esta nota es una de las tantas por las que pasó y vivió el teutón en su carrera deportiva, y me imagino que tendrá en su memoria tantas más, y muy especiales, como la que nos brindó en una entrevista personal en el Estadio de Los New York Red Bulls en New Jersey.

Ustedes me hicieron pasar un increíble momento, y por supuesto, quiero agradecer a mi esposa Ana Ivanovic y a mi familia por el apoyo”, señaló.

Palabras de un ser humano agradecido, y de un caballero que supo aprovechar cada minuto que le dio la vida, de disfrutar de lo que él más sabía hacer: JUGAR AL FUTBOL.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí