Soñadores se quedan fuera del presupuesto del gobierno

0
65
Publicidad

DARIEN. En septiembre, el presidente Donald Trump fijó la fecha de vencimiento del 5 de marzo para DACA, un programa que ofrece protecciones para inmigrantes en Estados Unidos que llegaron ilegalmente al país cuando eran niños. El programa DACA se implementó en 2012 bajo la administración de Obama; y ya en el 2018 aun siguen en el limbo fuera del presupuesto del Gobierno Federal y con una Legislatura que se pasa “la papa caliente” de un lado a otro.

Casi un mes después de la fecha límite del programa, para los Soñadores ha sido una mirada descorazonadora en la política que afecta su futuro al tratar de concentrarse en otras cosas, particularmente sus estudios universitarios.

“Creo que se han matado muchas esperanzas, especialmente con todas las negociaciones en las que (los legisladores) han intentado aprobar un Dream Act. Todos ellos han fallado o se han pospuesto, pero creo que hay que seguir esperando “, dijo Lucas Cogodlona, director ejecutivo de Ct4D. (Connecticut para los Soñadores).

“Donde estamos ahora, ya no habrá más destinatarios de DACA, pero las personas que tienen DACA en este momento pueden continuar renovando”, dijo Douglas Penn, un abogado de Stamford que ha practicado la ley de inmigración desde 1997 y ha representado a cientos de clientes para que obtengan la residencia y la ciudadanía, ante el Servicios de Inmigración e Inmigración y Control de Aduanas.

Entre los muchos retos que enfrentan los estudiantes universitarios, para los Soñadores el 5 de marzo fue sobresaliente: era el día en que el programa de Acción Diferida para los Niños Indocumentados (DACA) estaba programado para finalizar, poniendo su estado y el de aproximadamente 800.000 más como él en el limbo y con esto se quedaron fuero del presupuesto del Estado.

Trump ha mostrado ambivalencia en la pregunta de DACA. Tuiteó que “DACA probablemente esté muerto” el 14 de enero, pero también dijo que trataría a DACA “con el corazón” en una conferencia de prensa el 16 de febrero.

Como estudiantes universitarios los Dreamers han encontrado una comunidad muy diversa, incluyendo los jóvenes que viven en barrios blancos como Darien,  con los que se relacionaban, un poblado predominantemente caucásico donde el ingreso familiar medio era de 208.000 dólares, según la Oficina del Censo de los Estados Unidos.

Muchos Dreamers hoy se han unido al grupo United for Immigrant Justice cuando el Fiscal General Jeff Sessions anunció la anulación de DACA el 5 de septiembre del año pasado, un comienzo difícil para el primer día de universidad de todos los jóvenes soñadores.

“Es reconfortante tener una comunidad de estudiantes hispanos y de bajos ingresos, e incluso otros Soñadores. Tenemos más cosas en común con la gente”, dijo Jean Pierre Documet, quien es originario de Perú y llegó a Darién cuando tenía seis años, y ahora es estudiante de Ingeniería Ambiental en la Universidad de Tufus.

Para Documet el proceso de solicitud de ingreso a la universidad comenzó en su último año de la escuela secundaria, el estado como soñador fue otro obstáculo que tuvo que tomar en cuenta al pasar por el laberinto de las solicitudes para la universidad. Cada escuela tiene sus propios requisitos, cada aplicación tiene sus propios detalles.

“Algunos de mis amigos pensaban que el proceso no fue justo para mí, especialmente porque ya es difícil comenzar con la ayuda financiera y otras cosas. Algunas personas también pensaron que el estado de Soñador te ayuda o hace que sea más fácil ingresar a la escuela, lo cual es ridículo “, dijo Documet.

Penn recomendó que los destinatarios de DACA renueven su estado lo más pronto posible, algo que Documet hizo el verano pasado.

“A medida que se acerca el vencimiento de su DACA, actúe para renovarlo”, dijo Penn. “Presente una solicitud de renovación seis meses antes de que expire y no la deje pasar por alto”.

Con la preocupación constante de lo que puede suceder o no, él continúa dedicando sus esfuerzos a su trabajo escolar. Pero sí desea que más personas entiendan sobre la situación que él y otros Dreamers tienen que vivir día tras día.

“Creo que la gente debería estar más al tanto de cómo son los inmigrantes y cómo viven sus vidas en lugar de hacer suposiciones de lo peor”, dijo Documet. “A veces me sentía como si estuviera viviendo en una burbuja (en Darien) y pensé que era interesante mostrar a las personas un tipo de vida diferente de lo que todos los demás están acostumbrados”, dijo Documet.

Penn dijo que la presión constante sobre el Congreso sería el camino para que los interesados presionen por una solución a las incertidumbres legales.

“Depende del Congreso arreglar esto, este es realmente un caso donde la gente necesita seguir llamando al Congreso regularmente”, dijo Penn.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí