Soñar no Cuesta Mucho… es Gratis

0
40

Los super poderosos ejecutivos CEO de varias compañías vendedoras de alimentos y artículos de primera necesidad, se han reunido en pleno en los lujosos salones del Centro de Convenciones de la ciudad la Gananciosa, en Connecticut.

Algunos lucen sus elegantes buzos de seda para ir al gimnasio, otros con trajes comunes, incluidos jeans de $500, y los más, con trajes a la medida, corte italiano, representando a esos lugares donde las gentes compran para alimentarse o curarse de enfermedades con medicinas recomendadas por las vecinas.

El moderador del encuentro Mr. Charles Gold Sapiens se levanta para dar la bienvenida y reconocer a sus colegas de Whole Foods. Price Shoppers, Target, Trade Joe’s Big Y, CTown. Stop& Shop, Shop Rite, Geissler Supermarket y representantes de farmacias tales como las de CVS, Arrows, Wallgreens Suburban, y Hartford Pharmacy.

“Colegas y amigos. Tuve la otra noche un sueño feliz. Nosotros vivimos de la competencia, tratamos de chavarnos mutuamente y castigamos a nuestros empleados con salarios bajísimos para aumentar abultadas y billonarias ganancias y como decía mi abuelo fundador de productos Goya; entre nosotros los gitanos no nos veremos la suerte.”

 (murmullos de desaprobación surgen de las gargantas de varios de los CEO presentes acompañados de secretarias y vice ejecutivos que toman notas en sus laptops o les traen vasos de champagne, mimosas, bloody Mary, café de Yauco, o simplemente agua extremadamente purificada de glaciales chilenos).”

“Tú serás el gitano, ¡pero yo soy irlandés!” grita otro, además de los crecientes sonidos guturales emitidos por varios alemanes a quienes no les agradan las minorías étnicas.”

“Calma hermanos, pero como alguien decía, debemos ser transparentes y propongo para el periodo que “va entre el sábado 30 de noviembre y el 30 de diciembre, los “Colorful Fridays” durante los cuales haríamos rebajas contundentes en los elevados precios que estamos cobrándole a las familias trabajadoras de la capa inferior…”

“Te estas volviendo loco depredador del trabajo del empresario o crees que los billetes caen del cielo?” grita el representante de Stop & Shop, supermercado sufriente todavía las consecuencias de una huelga donde los trabajadores se opusieron al uso de robots para reemplazar a las cajeras.

“Socialista utópico! Grita otro a quien le llaman “tiburón.”

“Hermanos, y perdonen que les diga hermanos, pero al final del día somos una familia. Debemos observar la creciente alza del costo de la vida y nuestra tendencia genética a cobrar de más y digo esto con todo respeto.Una docena de huevos para una familia de cuatro personas cuestan al cliente $3.07, o sea que a la semana deben desembolsillar dos docenes que es igual a 7 dólares con un centavo. Un galón de leche y ustedes saben muy bien que esta adulterada con polvo de tiza y colorantes preparados por Monsanto, cuesta ni mas ni menos que $3.52, pero ya me los están subiendo a 4.05. Por 16 onzas de queso americano con hormonas y pesticidas, estamos cobrando 6 dólares, ¡Oh My God! El pan nuestro de cada día para dos personas cuesta diariamente $2.12 y la tendencia es que para el 2020 ascienda a $3 dólares…”

“Y que quieres traidor que regalemos lo que nos ha constado sangre y sudor además de lo que sufrimos con el aumento de los productos importados desde China debido a esta ilógica guerra de las tarifas?” grita otro ejecutivo cuyo rostro congestionado y sudoroso seca con primor una secretaria con minifaldas.

“Compañeros…” trata de continuar el moderador que ya no modera…

“Ven? este es un infiltrado venezolano de Maduro utilizando estos apelativos comunistas.¡Yo no soy compañero de nadie!” grita un tipo chiquito, de piernas cortas y cabezón integrante del grupo Opus Dei y al que denominan “Piraña,”

“Bueno, colegas. Fíjense que los detergentes los hemos subido a $12 dólares y estamos vendiendo dos libras de tomates por $4 dólares.Per esperen y no se vayan.En el rubro de las farmacias se nos está también posando la mano.Este medicamento Claritin que se vende en las estanterías y sirve al ciudadano común para aliviarse de las alergias producidas por los efectos nefastos del recalentamiento global y el capitalismo, cuesta 22 dólares. El Musinex cuesta nada más ni nada menos que $15.76 y las inyecciones de insulina que usan muchos de nuestros clientes adictos al azúcar de nuestros productos cuestan $22.59…”

“Cállate traidor, impío, renegado, fementido, sindicalista y desertor!Este socialista nos quiere llevar a la ruina y es peligroso ya que he visto en el exterior de este centro de convenciones a periodistas de CNN, NBC, New York Times, Washington Post, Boston Globe, La Voz, y otras publicaciones importantes esperando nuestra así llamada ofrenda de los Viernes Brillosos o however…”

“Hermanos no a los insultos y la violencia, yo vengo a predicar la paz y solamente proponer un obsequio a nuestros clientes como señal de buena voluntad en este mundo de ambición, avaricia, avidez, egoísmo, envidia, libre mercado neoliberal, intrigas, monopolios, manejos turbios, mordidas, embustes, rótulos de alimentos que mienten, soborno, donaciones para el de Washington y explotación…”

“Calla Mefistófeles, encarnación de satanás, leninista, maoísta, guevarista, trotskista, chavista, partidario de Evo Morales, ¡vete a Cuba criminal!”grita otro empresario y el moderador logra esquivar un vaso que alguien le ha lanzado a los ojos, pero valientemente continua.

“Por último insto a los CEO de los Dunkin’ Donuts, y MacDonald, Popeyes y otros envenenadores que les den un bono de fin año a de $200 dólares a cada empleado y les asciendan los salarios a $15 dólares mínimo por hora con derecho a seguro médico, días de enfermedad y una estrategia de promociones y ascensos con pensiones y jubilaciones justas…”

En el elegante salón de convenciones de la ciudad La Gananciosa, se ha producido el caos y los vasos, jarrones, sillas y otros objetos vuelan hacia el moderador que desaparece detrás de unas cortinas.

Los periódicos y medios de prensa reportaron serios disturbios en el Centro de Convenciones de la Gananciosa y la llegada de bomberos, policías y ambulancias para lidiar con las bajas y lesionados. “No hemos conseguido entrevistar al moderador de la fallida conferencia, pero algunos dos dijeron que le enviaron al Institute of Living para una evaluación de emergencia.

Es que soñar no cuesta mucho y es gratis, pero en estos tiempos de represión, bombas lacrimógenas, gases, torturas, violaciones y palos por parte de los robots vestidos de verde, esto es muy peligroso.

¡Señor, dame tu fortaleza!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí