Soñar no Cuesta Mucho es Gratis

0
44

Casimiro Lavoy Nieves ha dedicado su vida al estudio de varias disciplinas esotéricas tales como el ocultismo, la enigmática y misteriosa lectura de la bola de cristal (él tiene dos), la cartomancia, el tarot, el I-Chin, la astrología, el crepúsculo turco Zucucho, el secreto íntimo y pasional de Montezuma, y otras especialidades, incluido el espiritismo aplicado a la política contingente, utilizado con frenesí en Puerto Rico porque nadie sabe hacia donde se dirige el barco.

Casimiro acaba de recibir una invitación de un señor de apellido Giuliano o Giuliani proveniente de la Casa Blanca.

El tipo de profesión abogado a quien Casimiro ha visto por el canal GFox hablando de cosas que no se ven y acerca de sus viajes a Ucrania para dizque “combatir la corrupción;” le hizo el ofrecimiento de viajar a Washington D.C. por $100,000 billetes para anticipar como buen agorero los hechos políticos, sociales y económicos de los próximos doce meses, incluidos los resultados de las elecciones del martes TRES de noviembre del 2020, huyyy!

Casimiro de inmediato no ve con buenos ojos al número tres del día del proceso electoral. De acuerdo con la numerología, otras de las ciencias esotéricas de su repertorio, este es un digito nefasto, aciago y adverso cuyo único antídoto propicio es un Rosario a la Santísima Trinidad y oraciones secretas a los Tres Reyes Magos de los cuales Casimiro cree ser una reencarnación de Baltazar quien también era corto de vista.

Finalmente, Casimiro acepta ir a Washington llevando sus bolas y otros implementos de predicción del futuro. El pasaje de ida y vuelta era en avión y gratis, contando con una estadía de seis días en uno de los hoteles Trump el cual, debido los problemas actuales y las sospechas de la gente de los embustes, fraudes, y chinchas, ha cambiado de nombre y ahora se llama Albergues Pmurt. El mago también ha invitado a su prima Rosalía a la cual presenta como Trikki Yunki, la médium Celta que se comunica con los muertos (huyyyy).

Al día siguiente llegaron dos tipos muy blancos de ojos azules y cabello dorado quienes sin decir mucho le ayudaron a llevar sus herramientas y artefactos.

¿Le llevo las bolas? le había preguntado uno de ellos en español y Casimiro se anduvo ofendiendo debido a la confianza inusitada del güero.“No” le dijo al blanquito y de las bolas se hizo cargo su prima.

Ya en Washington D.C. y en una oficina oval y blindada al ruido, a gases venenosos y misiles; Casimiro puso las bolas de cristal, las cartas del Tarot, y unos fotutos de distintos colores del I-Chin en la mesa dando así comienzo a la sesión.

Recitando unas letanías en griego y arameo, Casimiro envuelto en una bata celeste de seda y un turbante persa, prendió un incensario cuyas volutas con olor a rosas mitigaron en parte el olor del lugar impregnado a cebolla, ajo, sudor, pecado y hamburguesas.

 “Acalorum Holorum Diabolis Critilis ipso facto,” recita dando saltitos y poniendo los ojos blancos.

Frente al brujo y a su prima se encontraba ahora el viejo dientudo de la invitación quien comenzó a hacerle preguntas.

 ¿Como se ve el próximo año para el presidente de los Estados Unidos, el excelentísimo Donald J. Trump también autoproclamado por los republicanos el Justo Intocable? le pregunta.

Allí Casimiro se dio cuenta de lo que había y temió que sus respuestas por ser sinceras y transparentes pudiesen atraerle el odio y la venganza del poderoso, omnipotente, supremo, absoluto y todopoderoso Donald I.

Haciendo un pase mágico con la mano empuñada, el brujo nigromante y pronosticador, ilumina la primera bola “A” donde apareció el presidente con menos pelo y como es usual después de ver las noticias CNN de la tele, con un rostro de pocos amigos, reflejo de síntomas de constipación.

“El apellido del señor presidente tiene cinco letras y de acuerdo con la bola A, es una persona llena de energía, pero muchas veces impredecible y brusco.Creará en el país con la ayuda de un señor con cara de reptil de origen ruso, un ambiente de división, discordia, desavenencias y enemistades extremas causadas por su impaciencia e inseguridad,” dijo el agorero quien haciendo otro pase de izquierda a derecha, ilumina como por milagro a la bola B.

“Oh Dios!” exclama Casimiro, “aquí hay algo raro y peligroso porque falta algo!”

“Mas guardaespaldas y abogados…” pregunta alarmado Giuliani.

“No, algo mas importante,” insiste el brujo…

“Mas jueces amistosos en la Corte Suprema…” replica el viejo dientudo.

“No Don Giuliani, faltan diez mil dólares más y al contado cash para que hablen mas mis bolas,” responde Casimiro cuya prima se ha lanzado en ese instante al suelo con la mirada extraviada y dando unos grititos en un idioma desconocido pero utilizados por los druidas celtas ante de la llegada de las hordas de Julio Cesar apodado por Cleopatra “el hediondo.”

 “Akola, meka, trakuluka, akola, tuka, traluca, llautia, ayubatala merci…”

¿Qué es lo que dice esta? ha preguntado Giuliani medio amoscado y resentido por el alza impredecible de esta consulta recomendada por la Melania quien asegura la efectividad profesional de Casimiro quien después de un “trabajo,” ha evitado que Donald se involucre con prostitutas o nenas de 15.

La sutil clarividente que bota ahora espuma sanguinolenta por la boca ha mirado fijamente a Giuliani y ha dicho verle en la cárcel. “Ukrania Kele bluko takete,” grita la mujer mientras en la bola “B” el dientudo aparece con un traje color fucsia en una habitación solitaria con un lecho de metal, un lavamanos y un retrete.

“¡Que más, que más!” solicita como hipnotizado el vejete quien ahora ve a su jefe Trump jugando golf solitario y triste en una estepa siberiana de Rusia rodeado de lobos esteparios de un color negro intenso.

Repentinamente la oficina se remece y en las dos bolas aparecen dos aviones similares en dirección al mar Báltico.

“¡No entiendo!” grita Giuliani casi fuera de sí, “Ni yo tampoco,” responde Casimiro sorprendido por la intempestiva explosión que no esperaba.

 “Y las elecciones?,” pregunta Colgate.

“Una fuerza sobrenatural me ha bloqueado el futuro,” dice Casimiro realmente asustado, pero de inmediato se corrige diciendo: “Don Giuliani, vemos que la cosa se pondrá muy, pero muy negra.”

“¡Sáquenlos de aquí ahora mismo con bolas y todo a estos gitanos fraudulentos, sáquenlos! Grita el vejete, y Casimiro y la vidente son empujados con violencia fuera de la Casa Blanca que ahora se ha ido tornando de un gris oscuro.

Casimiro ha despertado y desde ese instante ha jurado no invocar jamás a los espíritus celtas.De su prima, nunca más se supo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí