Volver a Medellín luego de cuatro décadas de no pisar su suelo

0
251

EL RETORNO A LA TIERRA AMADA

Luego de 40 años sin ver a la tierra que me vio nacer, el 20 de noviembre pasado, pude volver de nuevo a mi amada ciudad de Medellín, capital del Departamento de Antioquia, en mi precioso suelo colombiano.

Grandes fueron mis emociones al aterrizar y recorrer por primera vez los pasillos del Aeropuerto Internacional José María Córdova, que no tiene que envidiarle nada a los de las grandes metrópolis. Situado en el municipio de Rionegro a unos 20 kilómetros de la parte sur-occidental de la capital del Departamento de Antioquia, el aeropuerto se yergue imponente en medio de las montanas y fincas que abundan por el lugar haciendo que la vista se embriague con la exuberante verbosidad del paisaje que la madre naturaleza le ofrece a la cuna de mis antepasados.

Después del saludo y del recibimiento de rigor por parte de más de una veintena de familiares y amigos que en el aeropuerto me esperaban, salimos rumbo hacia el lugar que le sirvió de marco a mis sueños de adolescencia. Movilizándonos por la autopista que de Bogotá conduce a Medellín, y viceversa, pocos minutos más tarde finalmente pude divisar las calles, los barrios, y el progreso de mi intrépida ciudad.  Sin embargo, ya no me acordaba de sus formas y de los sitios de antaño. Se me había borrado la memoria. No sabía a donde estaba…

Medellín está situada en el centro del Valle de Aburra, en la Cordillera Central, y es atravesada por el Rio Medellín. De acuerdo al censo actual cuenta con 2.508.452, lo que la convierte en la segunda ciudad más poblada de Colombia.

El Metro Cable, es otra de los grandes logros del transporte público, ya que comunica barrios de un lado de la ciudad a otro.
Las escaleras eléctricas de la Comuna 13 son únicas en el mundo.
La transformación de la ciudad, la ha convertido en una de las más laureadas del mundo. Aquí está el Metro de Medellín, único en Colombia.

Hace 40 anos -cuando me aleje por segunda vez de mi terruño en busca de mejores oportunidades-, la municipalidad no ofrecía una población tan densa y variada como la que presenta hoy. En mis tiempos podíamos memorizar sus barrios sin mucho problema; actualmente no es así. Además de eso, por esa época los buses, camiones y automóviles se movían con espacio suficiente y sin mayores problemas. Hoy es un caos ya que el parque automotor está saturado de taxis, carros, buses de transporte público y de un vendaval de motocicletas. Esos demenciales atracones de tráfico que se forman por el centro y por la periferia, me hicieron acordarme de Shanghái. Es que hay que llenarse de paciencia para poder absorber el caos vehicular de Medellín, en las horas pico y en ciertos momentos del día. Y más que eso, no alarmarse con los miles de piruetas y peripecias que tienen que hacer los conductores de todos esos vehículos para no estrellarse o causar un accidente mayor. Esto una locura.

Es que la población se ha disparado tanto, que ya casi no hay espacio para más, ya que las comunas y los barrios marginales van apareciendo de la nada, tragándose las montañas y arañando las cimas. Si usted la mira desde el centro, Medellín parece como si la estuvieran acorralando pesebres gigantescos que en las horas de la noche le ofrecen un toque de magia al Valle de Aburrá con el brillo y esplendor de sus   lámparas y bombillos. ¡Esto es todo un espectáculo!

En estas cuatro décadas de mi ausencia la ciudad se ha expandido tanto, que pasando el tiempo el gobierno tomó la decisión de tener dividirla en dieciséis comunas, que no las había antes. Estas son las de Santa Cruz, Popular, Manrique, Aranjuez, Castilla, Laureles-Estadio, Robledo, Doce de Octubre, Buenos Aires, Villa Hermosa, La Candelaria, La América, El Poblado, San Javier, Guayabal y Belén. Además de esto cuenta con cinco corregimientos como lo son Palmitas, Santa Elena, San Cristóbal, Palmitas, y San Antonio de Prado. La ciudad cuenta con su total de 249 barrios, y seguramente en un futuro tendrá más, porque gente sigue llegando y las invasiones ilegales seguirán prosperando.

Todo esto y mucho más ha hecho que el transporte público en esta región colombiana haya recibido una verdadera transformación. Por ejemplo, Medellín es la única ciudad que cuenta con Metro en Colombia, sistema este que moviliza al menos a medio millón de personas, y hace que se disminuya la contaminación ambiental. También, las escaleras eléctricas de la Comuna 13 –por la zona de Belén-, son únicas en el mundo, porque le permite a visitantes y residentes del lugar ascender el equivalente de 28 pisos para llegar a sus destinos. Además de esto, la puesta en funcionamiento del Metro Cable en sitios álgidos de la ciudad, el Tranvía de la calle Ayacucho, y el Edificio Inteligente de las Empresas Públicas de Medellín hacen que mi ciudad se haya constituido en una de las ciudades más innovadoras del planeta, algo que la ha llevado a ganarse a fuerza y pulso grandes distinciones a nivel mundial.

Hablando de esto, Medellín recientemente fue elegida como “La Ciudad más Transformadora del Año”, en la edición 22 de los Premios de Negocios Bravo, que son considerados los “Oscar” de los negocios latinoamericanos. La región recibió esa distinción, que fue otorgada por el Consejo de las Américas el 28 de octubre pasado en Miami, Florida, “por su trayectoria en innovación social, su compromiso con la modernización, y sus avances en la globalización”.

Otras de las grandes distinciones que ha recibido la ciudad en años recientes son:

  • Premio “Lee Kuan Yew World City Prize 2016” considerado el máximo galardón del urbanismo en el mundo.
  • “Premio Nobel de Ciudades”, que le fue conferido para destacar su innovación al asumir retos urbanos y la transformación que sufrió en los últimos 20 años.
  • Premio al mejor destino “para darse una escapada en Suramérica”, reconocimiento que alcanzo por encima de ciudades tales como Buenos Aires, Río de Janeiro, Montevideo y Santiago de Chile. Esto lo gano por su riqueza cultural, su gastronomía, la amabilidad de sus gentes, la diversidad de su entretenimiento y su estupendo clima.
  • Premio “Móvil Prize” en la Categoría “Ciudad Emprendedora” que le fue otorgado en el marco de la Conferencia Habitat III, realizada en Quito, Ecuador, por su proceso de transformación y la apuesta por los sistemas de movilidad sostenibles con el Metro, el tranvía, los metrocables y el sistema de bibliotecas públicas.
  • En el 2015, The National Geographic, la selecciono como uno de los 20 mejores lugares para visitar, y además fue incluida por la Revista Forbes entre las 10 mejores para invertir en América Latina.

Como bien se puede ver se ha transformado, ha crecido, y se ha convertido en una metrópoli de grandes avances, a pesar de lo complicado de su tráfico vehicular por el centro y otras secciones de la municipalidad. Por ahora se buscan otras alternativas para que “La ciudad de la Eterna Primavera” siga siendo un destino turístico interesante para propios y extraños por sus grandes innovaciones, su gastronomía, y la alegría y el calor humano de sus habitantes.

Es que mis paisanos verdaderamente saben atender muy bien a propios y extraños. Por donde ustedes pasen se escuchan los “muy buenos días”, “en que le puedo servir” y un “Dios lo bendiga…”. Así, cualquiera se motiva a darse una vuelta por allá, tal y cual lo hice yo después de 40 años de no ver mi suelo añorado. ¡Ahora lo hare más a menudo, si EL SENOR lo permite!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí