Acuerdo estadounidense con El Salvador pondrá en peligro el asilo político

0
185
Salvadorenos se convierten en segunda fuerza migrante

STAMFORD. Aunque los detalles del nuevo acuerdo siguen sin estar claros del acuerdo los funcionarios estadounidenses informaron que el acuerdo puede usarse para obligar a las personas que buscan asilo en los Estados Unidos a solicitar protección en El Salvador.

El 20 de septiembre Estados Unidos firmó un “acuerdo de asilo cooperativo” bilateral con El Salvador, marcando otro intento de la Administración Trump de cerrar la puerta a los solicitantes de asilo y dejar mujeres, niños, y familias varadas en una de las regiones más peligrosas del mundo.

Si se implementara dicho acuerdo, podría resultar en que innumerables solicitantes de asilo sean enviados de regreso a un país completamente desprovisto para procesar sus reclamos y que en sí mismo esté experimentando niveles de violencia de crisis.

La idea de que El Salvador podría servir como un refugio seguro para los solicitantes de asilo es absurda, ya que es uno de los países de los que miles se han visto obligados a huir en los últimos años; el año pasado, más de 47.000 ciudadanos salvadoreños solicitaron asilo en los Estados Unidos.

Las tasas de homicidios y feminicidios de El Salvador se encuentran entre las más altas del mundo, y los perpetradores en gran medida quedan impunes. Las pandillas operan en todo El Salvador con virtual impunidad, en muchas partes del país funcionan como autoridades de facto. Las mujeres, los niños y las personas LGBTQ enfrentan mayores niveles de violencia y explotación, y los migrantes son particularmente vulnerables. Además de estos graves peligros, el gobierno salvadoreño no tiene la capacidad de extender la protección a un número significativo de solicitantes de asilo. El país recibió solo un puñado de solicitudes de asilo el año pasado.

“Después de poner en peligro a más de 45.000 solicitantes de asilo en México y obligar a Guatemala a un acuerdo ilegal de tercer país seguro, la Administración Trump ahora quiere enviar a los solicitantes de asilo a El Salvador, un país plagado de violencia y corrupción rampantes”, dijo Kate Jastram, directora de la Campaña de Asilo de Género de CGRS

. “Esta Administración se está burlando de nuestros compromisos humanitarios, obligando a otros países a asumir nuestras responsabilidades de protección, violando nuestras leyes y poniendo a miles de refugiados directamente en peligro”.

CGRS trabaja para defender los derechos humanos fundamentales de las mujeres refugiadas, los niños, las personas LGBT y otras personas que huyen de la persecución en sus países de origen. Combinamos estrategias legales con incidencia política e intervenciones de derechos humanos para asegurar mayores protecciones para los refugiados y solicitantes de asilo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí