¿Cuál puerta eliges emprendedor, empresario o profesional?

0
232

Si analizas tu vida en retrospección, podrás observar que cada temporada “mala” fue la antesala para una gran bendición, para un crecimiento exponencial, para una decisión transcendental que no te hubiera traído a tu bendición de hoy.

Debemos reconocer que estos sucesos no son únicos y se repetirán mientras tengamos vida. Lo cual nos deja con dos alternativas: patalear con cada situación o disfrutar el proceso. ¡No se usted, pero yo persigo el sendero más feliz siempre!

Comencemos, ¿para qué sufrir y patalear algunas de las situaciones son inevitables y no están en nuestro control? Y sí estuvieran en nuestro control, pues resolvámoslo, con ello se acaba el sufrimiento innecesario.

Ahora, amar y disfrutar el proceso requiere ciertas cualidades. Requiere ser valiente para dar cara a situaciones incomodas, requiere tener fe y saber que todo va a estar bien. Optimismo para mantenerse un espíritu perseverante al igual que requiere de una mente y corazón abierto, en la expectativa de la manera maravillosa e inesperada en que Dios nos va a sorprender. Ocupémonos en ser felices en el proceso que sea. Ten presente que tu felicidad no depende de ningún evento o condición externa.

¿Qué estás haciendo en el aquí y ahora?

Decía Gandhi: “El futuro depende de lo que hagas hoy y sin acción no vas a ningún lado”. Entonces, basado en eso, ¿te estás cruzando de brazos para acuñarte y consolarte? Eso en su momento está bien pero no es ahí donde debes detenerte. Las situaciones en la vida vienen con un propósito… hacerte crecer, hacerte mejor, llevarte a más, impulsarte hacia tu destino, enseñarte el camino.

¿Cuál debe ser nuestra actitud ante las pruebas?

 Teniendo curiosidad y entusiasmo como si nuevamente estuviera comenzando nuestra vida; porque sí, ¡una vez más, está comenzando! La realidad de ayer hoy no existe, y todo, TODO es hecho nuevo. Dese cuenta que ni usted es la misma persona que fue ayer. Las células de su cuerpo están en un proceso de muerte y reproducción constante. ¿Eso no les parece maravilloso? ¡Que ni tu piel es la misma que ayer! ¡Basta de intentar regresar a una normalidad que ya no existe!

Nacimos creativos y debemos ejercer nuestro poder de hacerlo. Es momento de analizar:

  • ¿qué aprendiste?
  • ¿qué te falta por aprender?
  • ¿qué posibilidades nuevas se están abriendo ante mí?
  • ¿qué recursos poseo?
  • ¿qué capacidades poseo?
  • ¿cuales puedo adquirir?
  • ¿En qué me voy a enfocar?
  • ¿En la dificultad o la solución?

Sueña esa nueva realidad que deseas ver y toma acción en pro de ella. Si te parece que tomara años, es posible que no te equivoques. Sin embargo, el tiempo va a transcurrir como quiera. Y tú, te vas a quedar estancado en la memoria de lo que un día fue; ¿o te vas a mover para tomar acción usando todos los dones que te han sido dados, todo aquello que posees, con todas tus fuerzas en el lugar donde estas para causar un impacto transcendental en tu vida? De esto se trata, realmente quiero quedarme tendido en la lona; ¿o me quiero levantar? Yo no sé usted, pero yo aunque sea a gatas de ser necesario, ¡pero me levanto!

Hace un tiempo aprendí en a través de una experiencia personal, que no es posible perseverar con un corazón dividido; ¡o te lamentas, o te levantas! No hay espacio para ambas cosas.

El problema que al enfrentarnos a estas situaciones,  muchos de nosotros perdemos la visibilidad. Imagínese que está usted en su vehículo de camino a un lugar que desea visitar. Si está mirando una hermosa playa a donde se dirige y de repente, comienza a llover de manera torrencial empañando los cristales de su vehículo, haciéndolo reducir su velocidad, llenándolo de incertidumbre porque simplemente no lo puede ver y hasta el GPS perdió señal. Ha perdido la visibilidad del objetivo. ¿Qué hago ahora? Se preguntará. En momentos así de oscuridad nos quiere atacar el aturdimiento, confusión, desánimo, depresión y sus demás amigos…. Si usted se deja, ¡estos lo consumirán en vida!

En cambio, si usted se ejercita en desarrollar y mantener una imagen, un mapa claro de hacia dónde se dirige; usted no tiene por qué sentirse perdido. ¡Creemos ese mapa, creemos esa visión clara de lo que queremos lograr y lleguemos de la mano! Si usted necesita ayuda en estos y otros procesos de descubrimiento que lo lleve a la acción, estoy a la mejor disposición de acompañarle como coach en el camino.

No estamos condicionados por nuestro pasado para poder crear nuestro futuro destino.


Coach Mariliz Berrios
Life Coach con Programación Neurolingüística e Hipnosis Ericksoniana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí