“Deseo volver con mi ex, gozar del pino y de Santa”, por La Tia Julia

0
76

Tía Julia, Le escribo a escasos días del fin de este año 2019 que ha sido más raro que una culebra bailando merengue. Mi problema no tiene relación con serpientes ni las arañas del loco de la semana pasada, sino que con la triste perspectiva de la profunda soledad que me embarga y que es tan mala consejera como el abogado de Trump, “dientecitos” Giuliani que ya a los 73 se ha divorciado dos veces, se casa de nuevo, pero cuentan que viaja mucho a Ucrania porque tiene otra querida por el lado.

Yo soy ahora un hombre semi soltero y digo “ahora”: porque fui casado por solamente once meses y para hacer este cuento corto, he de decirle que me he separado temporeramente de mi jeva debido a “incompatibilidades casi irreconciliables” como dijo mi abogada que nos recomienda un alejamiento terapéutico y que vayamos al Instituto.

Una de las diferencias querida tía, tenía que ver con la época navideña porque a mí me encanta la tradición de Santa, el pino adornado con luces, los aguinaldos, la gandinga, la misa del gallo, brincar y bailar, preparar los regalos, y por aquí viene el problema porque Jacinta por otra parte detesta, aborrece y abomina del arbolito que yo desde hace años compraba en una granja de Manchester donde lo vende el mismo Santa Clo por 50 billetes.

Para mi este rechazo a mi creencia fue como un cantazo con manopla en la mandíbula inferior ya que mi Jacinta a la que echo mucho de menos; me permitió celebrar mi costumbre por un año, hasta que un triste día de este pasado noviembre y antes del pavo, me dijo que si traía de nuevo el condenado pino y salía con lo de Santa, se iba hasta las octavitas a la casa de su abuela, la señora Tula con la cual se ha criado y que a mí no me quiere mucho.

Para mi querida tía; lo que Jacinta me dijo me pareció tan feo como ver al diablo comiendo limones y pensando que eran changuerías de ella para llevarme la contraria, me hice aconsejar por unos panas amigos míos del club del domino “El Engendro,” quienes me recomendaron mientras disfrutábamos de unas frías con malicia (pitorro puertorriqueño), me impusiera como mero macho pues si no, después las mujeres tratan de controlar a uno.

Desde el momento en que quise imponer mi voluntad de macho, Jacinta me gritaba que yo era mas terco que una mula con hipo y mas tonto que un tipo que caminaba de lado, y por allí comenzamos a insultarnos y faltarnos el respeto.

Allí fue que vino la separación. Pero para que usted vea lo que son las cosas, fui a buscarla donde su abuela que me recibió con una actitud más fría que nalga de pingüino y entre otras cosas me dijo que yo era mas falso que un billete de siete dólares y no comprendía a la pobre nena que ahora tiene 23 y que no es tan nena.

“¿Tu, depravado no te has dado cuenta infeliz que cuando ella ve un árbol de navidad, aunque sea en una revista comienza a estornudar porque tiene alergias? ¿Sabes por acaso desdichado mequetrefe ignorante lo que es una alergia?”

Al escuchar esto recordé que a Jacinta le dio en la Navidad pasada como un flu malo y sus estornudos eran profundos, pero más cortos que los de un gato, se le llenaba la cara de sarpullidos y se ponía de muy mal humor. Por las narices le salía mucha agua y no tenía ganas ya de yacer, cosa que hecho mucho de menos porque nos atendíamos muy bien. Ahora pienso que por lo que me decía la señora Tula le molestaba también que me vistiera de Santa Clo Porno y otras cosas que se me ocurrían y por las cuales Jacinta me llamaba degenerado e indecente, pero se reía. ¿Usted me entiende?

Ahora mi ex no desea hablar conmigo y me dijo que yo era más difícil que hacer gárgaras boca abajo y que la había decepcionado profundamente.

Tía estoy muy solo y hasta arrepentido, pero cuando le testeo a Jacinta me responde con la palabra “over” que yo pensaba que estaría enamorada de un chofer de Ubert, pero que otro pana que habla el inglés me dijo que era un adiós.

Aconséjeme por favor porque yo quiero mucho a esta hembra, aunque detesto a su abuela Tula.

Amor doliente


Respuesta

 Doliente, primeramente y sin conocerte en persona, me doy cuenta de que te dejas llevar por malos amigos, no te cuidas el hígado, bebes mucho demasiado y antes de casarte no te interiorizaste más a fondo de las peculiaridades de tu esposa Jacinta.

¿Qué les he dicho en ediciones pasadas a los que se quieren casar y unir sus vidas con otro ser humano?

¡Que se cuiden! Arrastrados por la pasión y “el caliente,” como decía un pastor que matrimoniaba y tenía problemas hablando español, os olvidáis desdichados de cosas importantes que van más allá del matre.Es que hablar de los hábitos, costumbre, cuestiones médicas, usanzas al yacer, creencias, manías, vicios y pasadas experiencias; deben ponerse encima de la mesa antes de uniros y “jablarlas,” como decía una muchacha que desayuna morcillas en el Comerio.

Por eso, el qué estés solo no me sorprende ya que eres muy abrupto, escabroso y más difícil que el presidente, y no tomaste el tiempo para estudiar emocionalmente a tu futura amada.

Perdona que te trate así de un modo transparente y honesto, pero me ofende cuando hablas de “hembras” y “machos.”

Doliente, ya no somos animales ni yo soy yegua ni tu un caballo o buey y las mujeres no están preñadas, sino que embarazadas y no “paren,” sino que dan a luz.¿Como la ves? Entiendo te hayas criado en Aguas Buenas, pero estamos en la ciudad y lejos del campo, con todo respeto, y “cuando a Roma fueres, haz lo que vieres.”

Que vayáis a consejería matrimonial es una excelente idea para que busquéis profesionales con experiencias, con licencia del Estado, y que se vean más o menos maduros y sanos; aunque la madurez es algo mas relativo que la ley de gravedad y los rayos Gama.Allí les van a ayudar a entender las diferencias, encontrareis consejos legítimos y profesionales, métodos probados para que entendáis a la pareja, y podréis echar las bases de un futuro.

Fijaos Doliente que esto de las alergias navideñas no nos debe extrañar pues el pino tiene ciertas características importantes de notar.Los síntomas de la pobre Jacinta son típicos de una alergia y produce picazón en los ojos, y hasta dificultad para respirar.Llevadla a un examen médico al hospital de Hartford donde le inyectaran en la piel una mínima cantidad de extracto de pino y la hinchazón que le provoque, significara que no podrá estar expuesta a pinos.

Sin embargo, chaval, hay algo más.Tener un pino dentro del hogar, tarde o temprano producirá un moho que intensificará los efectos alérgicos y aunque esto te parezca mas raro que una vaca con sostenes marca Ivanka made in China, esto se produce con fuerza.

Pero también hay personas que no pueden soportar la constante música navideña como la que obligan a escuchar en los Dunkin’ Donuts durante todo el día. Esto se ha demostrado científicamente ya que el exceso de música de un solo tipo, coros y melodías como Feliz Navidad, y aunque me agrade Feliciano, sobrecargan el sistema nervioso.Si a el o a ella les preocupa también el dinero, el trabajo, visitas de primos o vecinos durante las vacaciones, el estrés se agudizará.

Llegad a un acuerdo con Jacinta que esta afectada por un severo estrés y les doy algunos consejos para estas navidades.

Hay personas que pueden y soportan el corre y corre de las navidades y otras no.Si esta sobrecargado o sobrecargado con el Jingle Bell o el Tamboriero, buscad silencio y descansad por al menos treinta minutos respirando profundo, haced ejercicios, ejerced solamente una cosa a la vez, y evitad el café, el té y el alcohol.

Suerte doliente y saluda a tu abuela Tula.Pobre señora.

 Felicidades a ti, Jacinta y nuestros lectores y Salud y prosperidad para el próximo año 2020.

La tía que los quiere mucho demasiado.

Julia


*Nota del editor.

Entendemos que la palabra bicho tiene connotaciones genitales en algunos países, pero si no desea usarla, utilice los sinónimos sabandija, alimaña, musaraña, gorgojo, larva, o insecto. No use demasiado las tarjetas de crédito y regale amor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí