“He traicionado a una amiga y ahora me siento culpable”, por La Tia Julia

0
341

Tía Julita: Le envío esta cartita ya que como lo hacen otros acongojados, quiero desahogar en sus hombros de anciana mis pesares y evitar darme una Cuba libre que después me pondría más deprimida que derrotados en los debates de alcaldes para las Primarias Demócratas en Hartford.

Pienso votar temprano el 10 de septiembre porque después me voy al gimnasio para bajar la cintura y endurecer las nalgas.Prefiero hacer eso con esfuerzo, antes que someterme al bisturí de un cirujano de Bosnia que se hacía llamar Bakiaste Oknavichio.Este tipo había lanzado un especial de verano e intervino a mi prima que quería parecerse a la Kardashian.

Tía, Oknavichio le ha sacado grasas extras de la cintura y la barriga a mi primita y enseguida se las injerto en las asentaderas.¿Resultado?Muy triste ya que ahora mi amiga no se puede sentar y tiene una infección que no alivian los antibióticos y quizás le tengan que extirpar la nalga derecha.El ciruja desapareció del chinchorro en New Haven y ahora Rosalyn no sabe a quién demandar.

 Bueno, esto no tiene nada que ver con la causa de mi desasosiego mental y hormonal ya que el caso es que yo tenía un conocido que se llama Renato. Por favor publique su nombre, aunque éste se enoje y para que aprenda lo que es sufril. Es que me dan deseos de arañarle el rostro.

Este tipo estaba comprometido con una amiga mía que se llama Fortunata, pero a la que llamamos entre amigos “Fortuita,” ya que le pasan cosas y siempre esta más salada que una sopa de aceite de bacalao con salsa de jengibre, ja-ja-ja.

Sin embargo y por esas cosas de la vida que tienen que ver con el calor desenfrenado y los cambios en la atmosfera, Renato se quedó dos noches conmigo porque le temía a la tormenta de lluvia truenos y rayos que nos cayó desde el cielo. Esa tormenta que fue más rara que pez con hombros y que iba para tornado, le dejó a oscuras en su departamento y como es medio enfermo de los nervios, se había quedado más tembloroso que una hoja de cerezo.Mi amiga, que era su prometida, había tenido que viajar a Nueva York y de ese modo quedamos solos.

La primera noche no pasó nada, aunque siempre admire los músculos de este macho, su abdomen parecido al de los espartanos, la dureza de sus miembros y su pelo espeso en los hombros tan espesos que pareciera que tiene los sobacos al revés. Así y dada la ausencia funesta de la luz, y el halo romántico de un cirio, la segunda noche caí en sus brazos, me rendí a sus arrumacos, aunque la verdad es que traté hasta el último momento de decir que no, pero me la ganó la pasión desenfrenada, el pecado original y un trancazo de brandy que me di para relajar los músculos.

Cuando llegó mi amiga, Renato sin mi autorización ni consulta le dio la mala noticia por el Facebook y a Fortuita la traición le cayó como una patada fulminante al riñón izquierdo porque se transformó en el hazmerreír del Green.La llame al celular, y aunque tratamos de ser civiles, ella me salió con una sarta de groserías y juró venganza.A Renato le dijo que no le deseaba mal, pero que esperaba que, de aquí a la fecha de la caída del meteorito en diciembre; se le cayeran todos los dientes y las muelas y que le quedara solamente un diente de oro y que ese se lo robara un gitano.¿Se imagina?

A mí me dijo que se me iba a caer el pelo y que mi cráneo parecería una bola de billar.

Los dos no le hicimos caso, pero fíjese usted que a Renato le salieron dos caries inesperadas en los colmillos, y una muela del juicio se le infectó al punto que el tipo cogió miedo.A mi no se me ha caído el pelo, pero he andado con unas diarreas engorrosas que no me dejan en paz.

Así, de la noche a la mañana, me he enterado de que Renato volvió con esta bruja y según me testeó, se curó de las caries, y la muela del juicio se la extrajeron con anestesia.“Es que soy supersticioso,” me dijo el muy traidor que ahora se pasea con mi examiga por La Casona los jueves por la noche, y los viernes lo han visto en el Comerio comiendo chuletas con arroz con gandules que le gustan mucho ya que el es de Utuado.

Yo estoy muy triste por esta traición que cometí y hasta he pensado en bajar a una Botánica en New Brittain para ver si le pueden hacer un trabajo a esta buscona que me tiene de carreritas a la toilette y a mí un despojo que está en “Sale” con cirios haitianos.

Por favor aconséjeme y de pasada recomiéndeme algo para pasar estas diarreas fulminantes que no me dejan salir ni a comprar unas frías.

Gracias desde ya por sus atinados consejos.

Carlos


Respuesta:

Mira Carlitos:

La verdad es que me sorprendiste con el final de tu carta, específicamente cuando te identificas. Yo había pensado que eras una jeva, y mira con lo que me encuentro.

De todos modos, y como cantaba Rafael, en el amor no hay discriminación y se deben respetar tus sentimientos.En conclusión, y aun no termino, se la pegaste a Renato con su novia a la que traicionaste con alevosía y premeditación como dice Hubert Santos, el abogado milagroso.

Aunque te trates de excusar con el cuento de la tormenta de rayos y centellas, debes aprender a recogerte. Por otra parte, parece que también a Renato le agrada la carne de burro. Sin embargo y para el efecto de lo que la historia diga de ti en la próxima centuria, fuiste tú y nada más que tú que se la jugaste floja a tu amiga ya que aprovechando que estaba oscuro y como por las noches todos los gatos son de tonos grises, Renato cayó en tus redes como esos pescados que son medios lerdos y que andan volando bajo, como decía Miguel Aceves Mejías, el que cantaba con pistola ya que México como aquí, no había control de armas..

En otras palabras, mi vida, ahora no te puedes quejar de que la otra haya recuperado a su jevo musculoso y peludo, pero lo que me está preocupando es lo que los médicos llaman promiscuidad sexual ya que como sean los arreglos entre las parejas modernas, la fidelidad es fundamental para preservar la salud y así evitar que ustedes que van yendo de flor en flor o de floro en floro, no lleguen muy lejos con eso del SIDA y las hepatitis malas.¿Tú me entiendes?

En cuanto a lo de las maldiciones, yo te recomendaría que no creyeras en esas cosas ya que la gente se sugestiona y al ponerse nerviosos o nerviosas internalizan los líos y hasta le creen las lisuras a un vendedor de automóviles, a un mecánico o a un experto en virus de computadores.

Eso de las caries de Renato se pueden explicar fácil: o no se lava los dientes, o no ha escuchado hablar de la importancia de la limpieza dental llevada a cabo por personas como el Dr. Canino que en media hora te deja las encías mas limpias que las de un recién nacido.Su lema es “Yo velo por usted de día y de noche y por eso, no hay muela que se le afloje.”

Lo de la muela del juicio le pasa a cualquiera y se dice que hasta a Rafael de España se le cayó una que estaba media floja en el Festival de Viña de Chile en el medio de la canción “Cierro mis ojos.”Mucha gente pensaba que estaba resfriado, pero no, era una muela.

Ahora bien, lo de tu indigestión. Se puede deber a que internalizas las emociones y somatizas tus problemas, pero vete a un médico especializado en diarreas y constipaciones ya que no domino esas materias.

Recógete, no les quites los novios o novias a otras y establece una relación seria, fiel y estable para favorecer tu salud mental, genital y tu situación estomacal e intestinal. Te deseo que te lo pasen bien y date una vueltita por la clínica para eso de los exámenes de sangre y de orina.

Abrazos,

La Tía que te desea lo mejor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí