Jugadora trans busca hacer historia en fútbol argentino

0
28
La futbolista Mara Gómez entrena con el equipo Villa San Carlos, de la primera división femenina, en La Plata, Argentina, el miércoles 12 de febrero de 2020. Gómez es una futbolista transgénero que por ahora sólo puede entrenar con el club mientras espera permiso de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). De obtenerla, sería la primera mujer trans en competir dentro de la primera división profesional del fútbol argentino (AP Foto/Natacha Pisarenko)

LA PLATA, Argentina (AP) — En el comedor de una casa humilde de Argentina, dos repisas de madera gastada sostienen una decena de copas, pelotas y varios trofeos con forma de botines de fútbol dorados.

De altura imponente y figura atlética, Mara Gómez, de 22 años, los observa y esboza una sonrisa. “Cuando empecé era muy mala, pateaba al arco y la pelota iba para cualquier lado”, cuenta.

En aquel entonces, recuerda, tenía otra identidad y el cuerpo de un adolescente varón. Extraña ironía: Mara empezó a jugar al fútbol al mismo tiempo que decidió convertirse en mujer.

Después de un largo recorrido como futbolista amateur en ligas de la provincia de Buenos Aires, en el que sufrió discriminación y alguno que otro gol en contra, Mara podría convertirse en la primera jugadora transgénero en disputar el torneo profesional de fútbol femenino en Argentina.

Mara Gómez sonríe entre sus compañeras del club de primera división Villa San Carlos, durante un entrenamiento en La Plata, Argentina, el miércoles 12 de febrero de 2020. Gómez es una futbolista transgénero que por ahora sólo puede entrenar con el club mientras espera permiso de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). De obtenerla, sería la primera mujer trans en competir dentro de la primera división profesional del fútbol argentino (AP Foto/Natacha Pisarenko)
La futbolista argentina Mara Gómez coloca un balón en una repisa donde conserva trofeos en su casa de La Plata, Argentina, el jueves 6 de febrero de 2020. Gómez es una futbolista transgénero que por ahora sólo puede entrenar con el club mientras espera permiso de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). De obtenerla, sería la primera mujer trans en competir dentro de la primera división profesional del fútbol argentino (AP Foto/Natacha Pisarenko)
La futbolista Mara Gómez (2da de derecha a izquierda), posa con su familia en su casa de La Plata, Argentina, el jueves 6 de febrero de 2020. De izquierda a derecha aparecen su madre Carolina Cardozo, sus hermanas Keilla, Evelin (con su hija Kima), Kiara y Yamila. (AP Foto/Natacha Pisarenko)

Sería otro hito en un país que en la última década ha mostrado avances revolucionarios en el acceso a derechos civiles, como una inédita ley a nivel mundial de identidad de género sancionada en 2012 que permite a los ciudadanos optar por la identidad autopercibida independientemente de su sexo biológico. También fue pionero en América Latina con la sanción del matrimonio igualitario en 2010.

Mara, que juega de delantera, debe aguardar todavía a que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) la autorice a fichar para Villa San Carlos, el equipo que marcha último en el torneo de primera división y pelea por no descender de categoría. Para ello sólo se le ha notificado que la AFA evalúa su caso, pero no se le ha solicitado ningún requisito específico, ya que la asociación no tiene normativa para jugadores trans.

Su situación, sin embargo, reaviva la polémica en torno a una supuesta ventaja física de los deportistas trans en el deporte de alto rendimiento.

“Adentro de la cancha podés tener velocidad y fuerza, pero eso no te sirve si no sabés jugar al fútbol”, opinó Mara, que lleva tatuada una pelota de este deporte en el gemelo de la pierna izquierda, durante una entrevista con The Associated Press en la casa que comparte con su madre y cuatro hermanas más pequeñas en las afueras de La Plata, suburbio al sur de Buenos Aires.

“Siempre pongo el ejemplo de (Lionel) Messi. Si buscás jugadas de él lo podés comprobar. Mide 1,60 metros y es el mejor jugador del mundo”, ejemplificó la joven, quien llevaba el cabello recogido e iba vestida con pantalón corto de fútbol azul y una blusa roja sin mangas con lunares negros.

El sonido de las notificaciones de su teléfono móvil es constante. En los últimos días los pedidos de entrevistas alteraron su rutina de entrenamientos y turnos de manicura y alisado de cabello con los que se gana la vida mientras estudia enfermería.

En medio de la vorágine, recordó que a los 10 años se empezó a hacer preguntas. “Me di cuenta de que quería ser mujer porque me gustaban los varones y me quería ver de otra manera”.

En la cronología de su vida, apuntó que a los 13 años le confesó a su madre Carolina que iba a dejar de ser su único hijo varón.

“‘Quiero ser mujer y, si no me aceptás, me voy de casa’”, amenazó.

Fue entonces que empezó a jugar al fútbol en una cancha de un baldío frente a su casa, junto a vecinas del barrio.

“Lo tomé como una terapia”, reveló. “Yo tratando de aceptarme conmigo misma. Fueron un montón de emociones que me hacían mal psicológicamente. Me di cuenta de que en el momento que hacía fútbol me despejaba”.

Del barrio saltó a equipos de la liga amateur de La Plata.

“Una de las cosas que más me hizo sufrir fue cuando jugué un torneo relámpago, de un día. Me pusieron en defensa. Metí un gol en contra, no sabía jugar mucho. Termina el primer tiempo y el equipo rival se había quejado, decía que no podía jugar porque era desventaja (para ellos). Tomaban como desventaja mi sexualidad, pero era malísima jugando”, rememoró.

Mara aprendió a convivir con los insultos de hinchas y quejas de colegas rivales cuando a los 18 años, amparada por la ley, pudo obtener un nuevo documento de identidad.

“Yo ya tenía la identidad que me autopercibía. Eso me daba la confianza de ser yo quien quería ser”, indicó.

La delantera, que tiene como modelos a Darío Benedetto, exartillero de Boca Juniors y hoy en el Olympique de Marsella, y a Florencia Bonsegundo, atacante argentina del Valencia de España, llamó la atención de Juan Cruz Vitale, técnico de Villa San Carlos.

“Viene de ser goleadora en dos torneos seguidos. Es rápida y tiene buen remate. Si vamos a una cuestión de fuerza, tengo por lo menos cinco o seis chicas más fuertes que ella. Por ese lado no veo que haya una ventaja ni mucho menos”, dijo Vitale.

Mientras que en la AFA aún no existe normativa para los futbolistas trans, la FIFA ha fijado en sus competencias un reglamento para la Verificación de la Identidad Sexual, bajo el cual las asociaciones miembros y el cuerpo médico de los equipos tienen la responsabilidad de certificar la identidad sexual de sus jugadores.

“Los andrógenos, u hormonas sexuales masculinas, promueven e intensifican el rendimiento, especialmente en aspectos como la fuerza física, el vigor y la velocidad, una situación que puede proporcionar ventaja e influir en el resultado de los partidos”, sostiene el reglamento de la entidad rectora.

A su vez, el Comité Olímpico Internacional (COI) establece que, para que un atleta transexual pueda competir, su nivel de testosterona total en suero debe estar por debajo de los 10 nanomoles por litro al menos 12 meses antes de su primera competencia.

La AFA declinó comentar sobre el caso de Gómez ante la consulta de la AP.

Para el exfutbolista y médico del deporte Juan Manuel Herbella, “el derecho de las deportistas transgéneros y la exigencia social de integrarlos en las competiciones enfrenta y vulnera gravemente el derecho de la mujer en el deporte”.

“Los deportistas que nacieron hombre, si se mantienen sus condiciones de base, parten con una ventaja enorme”, acotó.

Mara rechaza miradas biologisistas y se apoya en la legislación de su país, para la cual ella es mujer. También cuenta con el respaldo público de la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Victoria Gómez Alcorta.

“Lo de Mara es una muy buena noticia y es para celebrar porque es un hecho de visibilidad histórica y un paso muy importante en la historia del movimiento travesti trans”, dijo la funcionaria al sitio Nuestras Voces.

Mara sueña con vivir del fútbol, jugar en Boca Juniors, club del cual es hincha, y en la selección argentina. También sabe que su caso sirve de inspiración para la comunidad trans, que pese a los avances aún padece discriminación y violencia.

“Hay que seguir cambiando en la sociedad, empezar a vernos como personas”, reflexionó. “Necesitamos y queremos ser reconocidas dentro de la sociedad, que nos empiecen a visibilizar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí