Los Puntillazos de la política del Recreo Breve

0
18

O, “las ciudades de Connecticut se ajustan a las recaídas”

Por Don Felo Vizcarrondo, y el escuadrón del notición


Rep. Estatal Minnie González y su misión de prevenir la violencia domestica

Desde que comenzó esto de la pandemia, la representante estatal del tercer distrito se había percatado de un aumento de situaciones de violencia en los hogares y la agudización en el uso del empujón, las malas palabras, las bofetadas, codazos, y hasta puntapiés. Esto era fácil de predecir, pero no así de prevenir.

Imagínense ustedes familias de cuatro personas donde el pai esta cesante por lo del virus y la mai ha tenido que lidiar con los niños y jóvenes en la casa ya que las escuelas cerraron sus puertas en el mes de marzo, agregándole a esto la ausencia de espacio, el hacinamiento, problemas de privacidad, en ocasiones la presencia de adultos mayores con sus propias necesidades médicas, y los cachorritos que son terapéuticos para lidiar con la ansiedad. También ha esto se agregan las presiones económicas, la falta de aire acondicionada para el verano y la incertidumbre.

“Estamos con el agua al cuello por las deudas, esto de la pandemia nos ha dejado sin trabajo, tengo un hijo que sufre de autismo, no tenemos computadoras ni guayfai, vivimos en un tercer piso y las noticias del gobierno nos tienen un lado hinchado,” dijo Nelly que vive en plena calle Park donde los delincuentes siguen haciendo de las suyas, las calles están sucias, los muchachos y los hombres adultos ya invernales descargan sus fluidos nasales y bucales en las veredas como pasa en la India y China.

Por este motivo la representante Minnie González que sabe lo que hay, ha estado brindando información para prevenir y poner un alto al abuso, usualmente de los hombres hacia las mujeres o también los niños.


El abuso en el uso del alcohol en bares retrasa la apertura

El Estado de Connecticut bajo el liderazgo del gobernador Ned Lamont había iniciado con precauciones sublimes lo que Mamerto y nuestro equipo hemos llamado “el destape,” permitiendo una apertura paulatina de actividades comerciales y sociales.

Todo iba bien hasta que ha pasado lo que tenía que pasar y no estamos hablando de la paulatina reapertura de bibliotecas, museos, librerías, tiendas gigantescas donde venden ropa, zapatos y otras cosas que a la gente le gusta comprar, aunque las tenga porque en Estados Unidos todo se usa solamente por un año y vamos comprando y consumiendo más y más. Se trata de otros temas.

Hemos constatado dos problemas que ya había anunciado el Dr. Fauci quien merece una estatua donde están las bases de los monumentos a Cristóbal Colon.Se ha comprobado que el uso de las mascarillas ES y SERA necesario por muchos meses y muchos jóvenes, adultos y partidarios enceguecidos de Trump, no lo están haciendo.El segundo problema es la apertura de los restaurantes los comensales y la reapertura de los bares en algunos estados (¡Oh, Dios!).

Y es cierto que las amistades, noviecitos, amiguitos y panas fuertes añoraban libar y darse un palo al aire libre o en la privacidad y semi oscuridad de los bares, tabernas, cantinas y bodegones. Pero observen lo que sucedió en el estado de Michigan donde UN bar que abrió sus puertas y las botellas de licor, ha provocado la infección del Covis-10 no a diez, cuarenta o 63 clientes, sino que a CIEN.

La gente también comenzó a beber de un modo acelerado y precipitado en el interior de los restaurantes cuando se dio luz verde a la entrada de clientes que en una segunda etapa podían comer solamente en el exterior o en patios improvisados en los estacionamientos o en las mismas calles como ha sucedido en el Centro de West Hartford que es la meca de la gastronomía regional.

Debido a estas experiencias se han producido las recaídas en Florida y Texas donde los gobernadores republicanos no cerraron las playas ni exigieron el uso de mascaritas y ahora los hospitales no dan abasto para una cantidad renovada de decenas de miles de casos tantos como en el pasado mes de abril.

Por ese motivo las autoridades de Connecticut, Massachusetts y Nueva York que ha creado un trio de apoyo para responder de un modo lógico a las malas directrices de Trump que recomendó entre otras cosas que los ciudadanos ingirieran cloro para limpiarse los bronquios; están tomando medidas y ya en nuestro estado no se permitirán cenas, almuerzos o desayunos en el interior de los restaurantes o los bares y todo deberá hacerse en el exterior.

Otro problema que había notado la Doctorcita en sus viajes a las así llamadas playas de Connecticut es que mucha gente de Nueva York, Rhode Island y estados vecinos llegaban a tostarse la dermis y epidermis bajo los rayos del sol luciendo tangas con hilito, pero algunas de estas personas venían ya infectadas y lo que menos hacían era usar las máscaras. “Vinieron a contagiar,” dijo un muchacho llamado Tifo.

Por todo esto, Lamont ha dicho que quienes vengan a Connecticut desde otros estados donde está la nueva ola de la pandemia deberá estar en auto cuarentena por dos semanas y si las pruebas del Covis-19 han sido negativas, después de las 72 horas de su arribo a estas tierras.

Así es que, si usted espera visitas de Nueva York, California, Georgia, Idaho, Luisiana, Mississippi, Nevada, Florida, Texas, Carolina del Sur, Alabama, Arkansas, Arizona, Carolina del Norte y Utah, mándeles a decir que se esperen un poco ya que esos lugares son en la actualidad los focos de la recaída y si no nos cuidamos nosotros, quien.

Paciencia y vaselina, y mantenga la distancia con mascarilla y “despacito” que es mas sabroso como dice la canción.


Actos de odio racial brotan en Connecticut y la nación

No tenemos nada en contra del pujante pueblo de Manchester situado en la región Este del rio Connecticut, pero rebuscando en periódicos de los años 70 y 80, nos enteramos de la presencia en esa región de grupos activos del KKK que tuvieron incluso la osadía de presentarse frente al Capitolio estatal con la tétrica capucha blanca para hacerse notar. Mala idea porque sectores de nuestra comunidad afroamericanos y latinos les esperaban para conversar con ellos y debemos reconocer que alguien les lanzo un ladrillo que aterrizo en la cara de una Kukuklana y desde esa fecha no se ha sabido mas de ellos, al menos públicamente. Pero no.

Cuando Trump asumió su infame presidencia racista y despertó el odio racial, circulaban en las redes sociales fiestecitas de jóvenes blanquitos que celebraban con alcohol y marihuana el triunfo del supremacista alrededor de una fogata cuando de improviso apareció un joven KKK montado en una bicicleta con una bandera confederada y la capuchita que un rayo parta. ¡Ah! también Mamerto tuvo la mala oportunidad de ver en pleno West Hartford una truca de color rojo guiado por un blanquito panzón que llevaba flameando al viento la bandera confederada.

Señores es que el racismo en contra de nosotros los latinos y afroamericanos sigue latente y surge como una plaga de ratas como sucedió en el mismo pueblo de Manchester y otras ciudades en las que se han producido en los últimos días siete alegados episodios de racismo hacia nosotros.

 Pa’ seguida el gobernador convoca el pasado miércoles a una conferencia de prensa en un lugar situado en Manchester a media milla del sitio donde tres jóvenes de color fueron insultados con las palabras N… y otros apelativos racistas y debieron huir ante la persecución de unos títeres blancos que de este modo falaz impidieron que los muchachos cumplieran un mandado de comprar mercadería para una amiga.

“Deberemos estar unidos y crear un frente mancomunado frente a estos actos lesivos a la armonía civil,” dijo Lamont advirtiendo que apenas la legislatura vuelva a sesionar se discutiría el tema muy en serio. Se dijo en la conferencia que contaba con la asistencia de familiares de los jóvenes perseguidos por los racistas; varios clérigos y activistas solicitando a los legisladores que deberán acentuar castigos a estos actos de odio, mientras que el senador estatal Saud Anwar de South Windsor dijo estar preocupado por las estatuas y monumentos dedicadas a personajes que no han sido justos y fomentaron el racismo.

Pero la comunidad ha buscado una forma de solución espontanea llevando a cabo protestas frente a la casa de los sospechosos Mathew y Michael Lemelin de 27 y 28 años respectivamente y donde los jóvenes afroamericanos fueron insultados y perseguidos.

Christina Torres, la madre de uno de los jóvenes perseguidos por los sospechosos, dijo que su hijo tuvo que esconderse detrás de unos matorrales para escapar de la persecución y cuando salió de su escondite, los tipos les estaban esperando y continuaron la acosándolo para golpearle.

En otro de los actos de odio racial, la policía de Stonington fue llamada el pasado viernes cuando un empleado negro fue atacado por algunos invitados. ¿Se imaginan?


¿Porque los repus les tienen miedo a los votos de ausentes?

Siguiendo el mal ejemplo de Donald John Trump quien como su modelo Vladimir Putin, alias “El Reptil” odian las elecciones y le tienen un resquemor visceral al voto de personas que no pueden ir a votar por problemas de movilidad física, vejez, el hecho de estar fuera del país en las Fuerzas Armadas o en trabajo diplomáticos; cuatro candidatos republicanos al Congreso están tratando de bloquear una orden emitida por el gobernador Lamont para permitir el uso de votos ausentes debido a la crisis de la pandemia.

Es que la gente que desea cumplir sus deberes cívicos tiene todavía aprehensiones para ir a lugares donde se reúne mucha gente y podrían contagiarse.

Los candidatos Mary Fay de West Hartford, Jim Griffin de Bristol, Tom Gilmer de East Hampton y Justin Anderson muy conocidos en sus hogares; también denominados la “Pandilla de los Cuatro,” se han agrupado en la llamada “Lucha en Contra del Fraude Electoral,” y siguiendo el ejemplo de Trump desean poner limites a los votos de personas con problemas físicos, militares en funciones y trabajadores en los recintos de votación que han sido llamados de otros distritos para rendir sus servicios en determinados centros electorales.

Es que le están buscando los cinco pies al gato y creando un innecesario clima de desconfianza cuando los únicos que hacen fraudes son los partidarios de Trump que van a intentar poner obstáculos a las elecciones libres del martes 3 de noviembre.El presidente ya ha dicho al igual que en 2016 que va respetar los resultados “si es que gana.” ¿Como la ven?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí