“Me tripearé San Valentín, aunque me crujan las cabezas”, por La Tia Julia

0
31

Titi Julia: Soy un jevo de 33 pepas, bueno para el vacilón y un as del merecumbé horizontal.Mi mai me encuentra hermoso y tan atractivo como una escuela magneto de Hartford donde no pueden ir los muchachos ni muchachitas del barrio, pero se da la bienvenida a los blanquitos.

Tengo, y sin echármelas, mi propio departamentito de dos dormitorio, un carrito del 2020, y me gano las habichuelas de un modo legal en un banco de Farmington donde las jevas americanas me admiran mucho demasiado pues, aunque delgado como un bambú, soy musculoso y me exhibo con pantalones tan apretados como mano de baby y atraigo a las muchachas con esto del paquete.

Como los chavos están todavía escasos debido a las fiestas pasadas, estoy pensando en un regalo más bien simbólico para mi amante (deseo ser transparente), quien me trata como si fuera un ídolo de la TV. Lorena es la gerente de la sucursal y aunque está casada, yo no soy celoso como decía un amigo a quien le dicen “patas negras.” ¿Por qué un regalo simbólico?Me explico.

Lo que sucede tía es que el año pasado tuve la mala idea de regalarle a mi amante una pulsera que se merecía, además de ropa interior sensual que venden en una tienda cerca de un dealer de automóviles en el límite entre Hartford e East Hartford y casi al lado de un motel que frecuentábamos los viernes.

Por este motivo tuvimos un problema serio ya que a Lorena se le había olvidado quitarse la pulsera cuando regresa a casa, la vio su esposo al cual invadieron terribles sospechas, le revisa la ropa y encontró unas tangas negras y otro tipo de vestuarios intimo obsequiados por mí, entre ellos un sostén con luces.

El venado le hizo tantas preguntas como las que ahora se acostumbra para las gentes que vienen huyendo de China por eso del virus que se engendra en las ratas y se pega al ser humano cuando se las comen. Como ella es cariñosa e inteligente, logra de un modo exitoso venderle la idea (media fatula) de que la pulsera se la regalaron las compañeras de trabajo por ser buena administradora y que la ropa voluptuosa, erótica y epicúrea la usaría para sorprenderlo para el día de San Valentín.Genial.

 Finalmente, Lorena fue capaz de comerle el cerebro y estuvo un poco distante de mí, se suspendieron por algunas semanas las visitas al Berlin Turnpike, y debimos conformarnos con mirarnos de lejos y hacernos cucas monas full contacto en el ascensor. Tía, pero como soy más caliente que una plancha de campo, me he involucrado (¡mala idea!), con otra de mis admiradoras del mismo banco y allí estábamos cuando Lorena finalmente se relajó y reanudamos el romance clandestino e ilícito con más entusiasmo que antes pero menos frecuente, aunque debo confesarlo más apasionados.

Tía, allí surge el primer problema pues la jeva “B” se ha puesto más celosa que una yegua desenfrenada y como se había enterado de mi amor furtivo con Lorena, me dijo que tenia fotos reveladoras de Lorena y yo entrando a un motel en East Hartford. Esto me ha parecido una amenaza, se lo conté a Lorena, se enojó y le está haciendo el folder a la intimidadora para que la envíen a una sucursal en el Norte de Hartford donde mueren los valientes.

Este acto por parte de Lorena me pareció deshonesto y cruel y ahora temo que la otra se enoje y todo se haga trizas, como las esperanzas rotas de los demócratas de sacar de la presidencia a Trump que siempre sale con la suya debido al billete y sus amistades con Putin.

Como se acerca San Valentín, he decidido dividirme en dos, tomar mucho asopado de toro que venden donde William con una receta de Caguas, y beber dosis limitadas de un extracto concentrado que venden unos chinos y que se llama en lengua mandarín “elixir de potro cabrío,” con el cual uno se transforma en una ametralladora sexual y tan caliente que los que lo beben pueden planchar la camisa con la mano.

De acuerdo al programa, el día de San Valentín, Lorena se hará la enferma y se quedará en la casa, y yo me dejo caer en su hogar cuando el cornudo se vaya a trabajar a Springfield.Yaceremos y después volveré al banco para llevarme a la amante “B” a hacernos pedazos a mi departamentito y evitar así la amenaza de las fotos en el celular.¿Como la ve?

Le he contado de mis planes al tipo que limpia los baños del edificio quien es para mí como un tío carnal. Este me advirtió que tuviera cuidado pues se comentaba que Lorena es también la “novia” del gerente quien porta una pistola Beretta X-2 calibre 45. Como le digo, yo no soy celoso y me encanta la aventura, pero también me dijo mi tío carnal que la jeva “B”, tiene un enamorado al que le llaman Osicote, grande, medio matón y que huele mal porque trabaja en un matadero de lechones en Bloomfield.

¿Se imagina tía que emocionante será este día?Dígame en confianza que piensa usted y prometo que voy a considerar seriamente sus siempre agudos consejos.

Estoy echando de menos la columna de las muchachas que escriben acerca de sexo y de cuyos artículos aprendí mucho sobre las posturas. Sus consejos los apliques de un modo asertivo y al pie de la letra, más bien dicho, al pie del matre.

Le deseo una Feliz Dia de San Valentín y espero que se lo tripee.

Marc Johnny


Respuesta

Mira Marc Quesina,

¿Eres tu un suicida o masoquista a quien agrada el dolor? Creo que algo te falla en el cerebelo y debieras ir para que te hagan una evaluación psicológica de urgencia en el Instituto.

La verdad es que tuve que asesorarme con una sobrina recién llegada de la Isla debido a los terremotos, para entender eso del tripeo, el merecumbé del matre, y los otros vocablos y vulgaridades que utilizas en tu infame e-mail.

Antes de responderte y por respeto a mis lectores, debí consultar con el editor de este periódico para analizar tu e-milio pleno de badulaquería, enredos, embrollos, jaleos y embustes propios de un tipo deshonesto y narcisista como el otro de Washington quien twittea a las tres del mañana sentado en el retrete, tiene un plasma gigantesco en el baño conectado con Moscú, y mira con deseos perversos a su propia hija. ¡Oh, Dios!Ahora como le dieron luz verde en el senado, se cree rey.

Noto que tienes un arte satánico para persuadir a inexpertas, incautas o mujeres ya sabidas y, con la ayuda de tus jeans apretados, podrías explorar la carrera de vendedor de carros usados, de esos que te duran 10,000 millas y después fenecen en la carretera, es decir se van a ajuste total forever y listos para yonquear.

Nene, la verdad es que te has tripeado el vacilón y si es verdad lo que relatas de un modo impúdico y caramboleado, has tenido hasta ahora suerte, pero debes tener mucho, pero mucho cuidado porque los maridos engañados no se quieren pa’ na.

¿Es que no sabes desvergonzado y extralimitado instintivo los peligros que involucran tus aventurillas sexuales en el banco que es una institución seria? ¿Es que no lees insensato la prensa ni ves la televisión donde cada día muestran casos de suicidios pasionales, asesinatos y cosas por el estilo? Marc Quesina, estas jugando con fuego y uno de estos días te pueden desaparecer y desvanecerte en el aire.

La verdad muchacho y te lo digo como una prima carnal, es que tienes que cuidarte, ya que la profesión de patas negras (tipos a quienes les atraen las mujeres casadas), es muy peligrosa debido a los indiscretos celulares que utilizan la gente que trabaja en los moteles, los informes sin censura de las redes sociales, el Facebook, la radio bemba, los detectives privados, seguimientos y exámenes que algunos esposos hacen de sus esposas cuando estas llegan del trabajo (¡Oh, Dios!).

Pon atención a lo que te dice tu tío no carnal que limpia los baños y cuenta eso de que Lorena también tiene historias con el gerente lo cual me parece altamente curioso, aunque no imposible.

Te pensaba sugerir que fueras a un templo a meditar, pero n Hartford han cerrado muchas iglesias católicas y las han puesto a la venta.

Trata de conseguir una muchacha honesta y saludable y cásate very soon para que termines con tus aventurillas que son más flojas que las del viejo Giuliani, abogado personal de Donald Trump que ha dejado a su esposa (como lo hace su jefe), y se enredó con una señora gordita que tiene acciones en la industria de armamento. Marc Quesina, recógete, saca un seguro de vida y que Dios te perdone so descarado.

Tía Julia


Comentario a los consejos de la tía Julia.

Con esto del virus de la China, ahora sospecho de los restaurantes donde venden estas comidas y del chuchi que venden crudo.Mi esposa me ha dicho que me deje de zanganadas y que aprovechemos ahora que, por la crisis, la están vendiendo mas barata.Muchas gracias. Luis de Hartford.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí