No dejes que la ambición te nuble la visión, por Carolina Soto

0
282

Cuantas veces en el afán de que nuestras empresas sean “relevantes” ante la inmensa competencia afuera, perdemos de vista “el porqué comenzamos en todo esto”. Y es ahí cuando comenzamos a pasar por alto los pequeños detalles que nos hacían sentir satisfacción pero sobre todo fidelizaban a nuestros clientes. Esos detalles que nuestros clientes amaban de nosotros.

Nunca está demás intentar aventuras que te permitan crecer, como lo son las alianzas estratégicas pero debes ser capaz de comprender la importancia que tiene la gestión de clientes. Cuando te plantees alguna de estas estrategias, debes dejar claro el día a día de la empresa. Quién va a asumir las funciones de dirección, quién va a ocuparse de darle seguimiento a los clientes, cómo va a ser el funcionamiento de las operaciones y todo los detalles. Merece la pena dedicar tiempo en organizar correctamente el equipo antes de emprender otros proyectos o pensar en expandirnos.

Expandirnos sin dejar claro cada uno de estos detalles es corrernos el riesgo que ambos proyectos no tengan el resultado que se espera. El primero porque comenzamos  a dejarlo de lado y el segundo porque tendrás en el pensamiento que tienes que hacer algo con el primero. ¿Irónico no?

Cuando queremos posicionarnos es importante que identifiquemos nuestras limitaciones. Debemos ser honestos con nosotros mismos y comenzar a delegar. Esta podría ser la clave para que ambos tengan éxito.

Delegar es tan difícil para los emprendedores, como decir la verdad lo es para los políticos.

¡Es un hecho!

Primero, sé que es difícil pero debemos entender que NO existe una SOLA forma de hacer las cosas bien.

Ahora, aquí te comparto una manera efectiva de cómo crear ese plan para dedicarle tiempo a ese otro proyecto para que ambos marchen simultáneamente hacia donde se espera.

  1. Define lo que necesite hacerse a diario y otórgales calificaciones de prioridad.
  2. Asegúrate que la persona a quien delegas la tarea entienda perfectamente qué necesita hacer.
  3. No te enfoques en el “micro-management”.
  4. Establece un calendario para que se deje claro las fechas límites, los resultados que se espera y se pueda medir por las asignaciones de cada persona y en conjunto como equipo.
  5. Mantén tu visión pero sobre todo, que puedas ser objetivo en cada uno de los planteamientos. En ocasiones nos enfrascamos tanto en lo que queremos conseguir que perdemos lo que en realidad está sucediendo. Una cuestión de percepción.

Con esto termino:

“La clave para lograr un sueño es no enfocarse en el éxito sino en la importancia de lograrlo. Así cada paso, incluso los más pequeños, se vuelven victorias que tendrán grandes significados”.

Oprah Winfrey

No descuides los pequeños detalles. No dejes que la ambición te nuble la visión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí