Padre que arrojó a su bebé desde un puente fue sentenciado a 70 añ0s de prisión

0
231

NEW HAVEN.- Un residente de Connecticut que arrojó su pequeño hijo a su muerte desde unos 90 pies de altura del “Puente Arrigoni” en la municipalidad de Middletown, para luego hacerlo él mismo y salvarse de morir ahogado, fue sentenciado  a pagar una condena de 70 años de edad, bajo cargos de homicidio y de poner en riesgo la vida de un menor.

Tony Moreno, de 23 años de edad, recibió la sentencia de parte del Juez Elpedio N. Vitale,  la mañana de este miércoles pasado, 30 de mayo, en la Corte Superior de Middletown, ante una sombría concurrencia.

Ya con anterioridad,  en febrero de este año, un jurado había hallado culpable de homicidio y de poner en riesgo la seguridad de un menor  al padre de Aaden –un bebé de tan solo 7 meses de edad-, instancia en la cual el abogado de Moreno, de nombre Norman A. Pattis, argumentó que su defendido nunca tuvo la intención de matar el bebé, y que solamente acudió al puente ese 15 de Julio del 2015, con la intención de quitarse su propia vida.

Las relaciones entre Tony Moreno y la madre de Aaden se encontraban en un punto álgido, en los dias que precedieron la muerte del bebé. Según se supo, ella había rehusado su propuesta de matrimonio, por lo cual se inició un pleito por la custodia del pequeño.

En su momento, Moreno testificó que él accidentalmente dejó caer a Aaden cuando se encontraba en el puente, y no era su intención  causarle daño alguno.

En el 2015, Tony Moreno, hizo una llamada diciendo que él se pensaba suicidar, aunque no está muy claro con quien se contactó para hacerle esa aseveración. Lo que si se supo fue que esa persona llamó inmediatamente a la policía para decirles que el hombre aquel estaba a punto de lanzarse del puente y que en el otro lado de la línea telefónica se escuchab a un bebé llorando.

Cuando los agentes de la uniformada arribaron al “Arrigoni Bridge”, observaron cuando Moreno se lanzaba al vacio, aunque no llevaba a su pequeño hijo consigo. Moreno pudo ser sacado del agua, y trasladado al Hospital de Hartford, donde  recibió las atenciones del caso. Lamentablemente, pocos dias después, el cuerpecito de Aaden Moreno fue hallado flotando en el Río Connecticut(Connecticut River), en las inmediaciones de East Haddam.

Informes extra-oficiales dejaron saber que  la noche en la cual mató a su bebé, Moreno tenía bajo su custodia al pequeño, como lo dictaba un acuerdo firmado la semana antes entre él y la madre de Aaden, de nombre Adrianne Oyola.

Él, salió conduciendo a su hijo en un cochecito para niños y caminando con dirección al Puente Arrigoni, mientra le enviaba mensajes de texto a la madre de Aaden.

Moreno también llamó a su mama, Denise Moreno, para decirle que por favor fuera por el paseador del niño y un teléfono, el cual contenía fotos del pequeño de 7 meses de nacido. Al escuchar esto, ella y su otro hijo de nombre Aaron, salieron corriendo con dirección al puente, meintra al mismo tiempo se contaban con el Departamento de la Policía. Sin embargo, cuando lograron llegar al lugar, ya Moreno había lanzado a su hijo desde el puente hacia las aguas  del “Connecticut River”.

Momentos después, él mismo se lanzó al vacio, y media hora después fue sacado de las aguas del río.

Durante el juicio, el Fiscal Estatal de Middlesex, Peter McSnane, declaró ante el jurado que las acciones de esa noche fatal, probabann que la muerte del bebé no fue en realidad un accidente.

Moreno confesó sus acciones ante un detective cuando se encontraba en una una unidad de cuidados intensivos en el Hospital de Hartford. Luego más tarde, también dió testimonio de lo ocurrido ante el siquiatra del hospital y con un oficial de la policía presente en el lugar.

Ahora le esperan largos y tortuosos años bajo la sombra. En otras palabras, toda una vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí