Se me desaparecía mi ropa y ahora la encontré, por La Tia Julia

0
565

Titi Julia, Le digo Tití porque esa es la forma que le decimos con cariño a las tías en Puerto Rico y como yo la quiero mucho a usted, le digo Tití en este e-milio donde le diré francamente como me siento enfrentando un problema que me tiene más angustiada que el rostro de la primera dama, esta muchacha Melania, casada con el nuevo presidente a quien en mi casa le apodamos el “monstruo.”

En la cara se le ve a esa pobre mujer que no es feliz con el tipo y yo como soy muy sentimental y lloro por nada, siento compasión, ya que es una pajarilla en una jaula de oro, como decía un corrido mexicano de la década de los 50.’ ¡Órale!

Resulta tía que me casé hace cuatro años con este muchacho de un país centroamericano que es muy simpático, gracioso, bueno para el chiste, y que me atiende muy bien, hasta el punto en que he tenido que ir al ortopeda debido a esto de las posiciones de las que hablan las simpáticas muchachas de la columna de sexo de este periódico, y que Tico lee con avidez extrema.

El día sábado y después de que Tico sale de su trabajo en el Hospital de Jail, busca pa’ rápido una copia de La Voz y mientras toma su desayuno ya que trabaja en el segundo turno, lee en voz alta la columnita de consejos sensuales.A mi realmente me atrae más la página de Don Gracia, pero también su columna de los Consejosque me orienta y me hace ver la vida desde una forma graciosa.

Como le digo, Tico siempre anda con un chiste en la boca entre ellos el de un general mexicano que le va a observar el comportamiento militar a un regimiento.Frente a los 1,000 hombres el general les grita:“A ver pelados, “¡A discreción, atención, Firrrrrrrme!¡Fusil al hombro!¡Idiotas, los del tanque no!

Yo al principio no entendí el chiste, pero cuando Tico me lo explicó, me dio mucha risa.

Yendo al tema que me convenció de escribirle, Tico invitó a su sobrino Johnny a visitarnos porque éste desea estudiar inglés en el Capitol Community College.Este nene que ahora tiene 19 años, es más callado que un martillo de goma, y desde que arribo al seno sagrado de nuestro hogar, noté que tenia algo que yo no entendía y no sabia de que se trataba.

Resulta que para el día de Halloween hubo una fiesta en el colegio donde este nene está tomando sus cursos de la lengua.

Cuando Tico no estaba, Johnny se me acercó respetuosamente y me dijo que en la universidad tendrían una fiesta de disfraces y le habían pedido que se vistiera de mujer para salir en una obra de teatro graciosa.

Como yo soy tan inocente, le llevé a mi recámara y le dije que escogiera de mi amplia selección de trajes que me ha regalado Tico.Inclusive Titi, le recomendé que se pusiera unas medias negras, y una peluca que yo uso cuando no alcanzo a lavarme el pelo y me voy así para el trabajo sin bañarme para ganar tiempo.

En eso quedó el asunto y el día después de la fiesta le pregunté como le había ido a lo cual Johnny me dijo que estupendo, que su disfraz había sido un éxito, le habían elegido reina de la celebración, y allí fue que yo me pregunté de qué fiesta se trataba.Le continúe preguntando, pero me dio unas explicaciones medio fatulas y todo quedó en eso porque para Navidades invitó a una noviecita con la que se queda a veces y nos la presentó.

La cuestión es tía que de un tiempo a esta parte se me han comenzado a perder los pantis y los sostenes.Al comienzo yo pensaba que por equivocación se me habían perdido en el laundry, pero después me preocupó.Primero me aseguré que mi esposo no tuviese malas costumbres y le he estado revisando su ropa y nada.Finalmente mis sospechas se han enfocado con fuerza en Johnny porque un día en que estábamos en la sala, se sentó pierna arriba y note que sus calcetines eran más semejantes a medias de hembras que de machos.

También y de vez en cuando he notado que se me extravían algunos de mis trajes, especialmente la mini faldas, y después aparecen como por casualidad.También por causalidad Johnny dejo un día su celular en la mesa de la sala y mientras iba al baño le llamaron y yo pensando que era el mío; respondí y al otro lado de la línea se escuchó la voz de un macho que en inglés le pregunto, “Hi baby, are you coming tonight?”Yo no respondí sino que corté pa’ rapido, pero todo esto me ha llevado a pensar en cosas extrañas que me atormentan la mente.

Titi, ¿debería hablar con mi esposo para que confronte a su sobrino y éste deje de usar mi ropa? ¿Sería mejor quedarme callada?Si este muchacho es gay, ¿hay peligro para nosotros ya que usamos el mismo baño?

Gracias por su atención a este e-milio y le deseo desde ya un Feliz Día de San Valentín que ya se nos viene encima.

Irma


Respuesta

Irma,

Primeramente y sin el afán de corregirte errores ya que nadie es perfecto, ni siquiera el presidente ni el Príncipe Carlos; la universidad es “Yale” y no jail.Entiendo que es difícil para nosotros los latinos pronunciar la “Y” y la “J” en inglés, un idioma más difícil que nadar en la arena.Al menos escríbelo de un modo correcto y deletréalo para que los cara pálidas lo entiendan y no te discriminen.

En cuanto a lo de los pantis, creo que tienes suficientes razones para hablar con Tico y le expliques lo que sucede, sobretodo con el uso de tu ropa interior que espero este muchacho Johnny la lave después de utilizarla.

Por lo que me explicas y de acuerdo a lo que te has dado cuenta, Johnny caería en la categoría de “fetichismo tranvestista” que se define como un tipo de fetichismo sexual consistente en conseguir gratificación sexual por el contacto o vistiendo prendas pertenecientes al sexo opuesto y con especial preferencia o relevancia de la ropa interior.

En otras palabras y para ponerlo más simple que un dolor de muelas; el hombre fetichista tranvestista usaría pantis de mujer y la mujer con esta característica, calzoncillos de hombre.

Lo curioso de este caso es que estas personas como Johnny son heterosexuales y no homosexuales usualmente casados y con hijos que practican esta inclinación a escondidas, discreción y extremo secreto.

Hasta hace algún tiempo este tipo de conducta identificaba como trastornos sexuales en el manual DSM # 4 que es el mamotreto que usan los siquiatras y los profesionales que le ayudan a la gente por estas cosas de las emociones o la mente llámense éstos trabajadores sociales clínicos, psicólogos o “terapeutas” que no tiene nada que ver con “astronauta.”

Sin embargo es importante destacar que en muchos casos y por motivos que hoy se discuten, esta tendencia proviene de estados de ansiedad y depresión y al usar ropa íntima del sexo opuesto, la persona se tranquiliza y relaja.¿Cómo la ves?

Lo otro importante es entender que si este es el caso de Johnny, su tendencia fetichista transvestista no tiene nada, pero nada que ver con homosexualidad, bisexualidad, transgénero, o transexualidad.Transgénero es por otra parte una forma de actitud sexual caracterizada por una identificación con el genero opuesto o con ningún genero en particular y de allí viene el problema de algunas personas que exigen utilizar los baños de las mujeres aunque son hombres y que habían logrado cierto reconocimiento acerca del problema, pero que ahora con el Trump se irán a ajuste porque el presidente y los republicanos no entienden nada de estas cosas que son importantes en los seres humanos.

Pienso que Johnny tiene posibilidades de lidiar con este trastorno porque aún y según me he enterado, hay consejería y terapia en las universidades, pero como están diciendo por allí, estos servicios se irán acabando, sobretodo para extranjeros que no sean ricos.

En los Estados Unidos y con el nuevo gobierno, serán bienvenidas las rusas y las féminas de Eslovenia que son las que le gustan al presidente.A los mexicanos, musulmanes y chinos, se les hará la vida imposible ya que ni Trump ni los republicanos los quieren.

Habla con tu esposo Tico que parece ser buena gente, dile que te cuide de las posturas difíciles y que ayude a su sobrino que al parecer desea echar pa’ lante y no pa’ tras.

Te dejo con el pensamiento del filosofo español Barrabas Zamora Valdivieso que en su libro “El enigma candente del libido,” escribió “Cuidad del esqueleto y de las vertebras lumbares que el hueso todo lo penetra, pero es tan frágil como una costillita de gato.”

Saludos Tía Julia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí