Triste destino de la Iglesia San Pedro, templo histórico de Hartford fundado en 1859

0
426

Por Juan Daniel Brito

La imagen de este templo católico localizado en la calle Main, frente al comienzo de la calle Park, aparece en fotos que muestran lo que era la vida en 1859.  Una arteria central sin pavimentar, carruajes tirados por caballos y el perfil imponente de la iglesia San Pedro que es un personaje arquitectónico omnipresente en la historia de la comunidad de Hartford

Este templo contaba para el 2017 con una cantidad de 352 feligreses inscritos, en su mayoría y desde mediados del siglo XX, mayoritariamente puertorriqueños y latinoamericanos.  Las misas y los protocolos sagrados de los sacramentos eran en inglés y español e impresionaba por los amplios atrios, los vitrales, arcos, decoraciones.

Sin embargo las malas noticias comenzaron cuando el padre Mario Galazzo, párroco de San Pedro fue apartado de sus servicios en esta parroquia siendo reemplazos por nuevos sacerdotes.  Una de las últimas obras de este respetado clérigo católico fue su esfuerzo de cambiar el techo del templo, pero el tiempo pasa y la estructura de piedra del Templo requiere de reparaciones con un costo de $1.05 millones de dólares.

Pero además de lo referente a infraestructura; la base misma de una congregación católica activa ha entrado en una dolorosa crisis final.

La segunda mala noticia para los fieles de San Pedro fue el estar en la lista de templos católicos que deberían cerrarse debido al proceso de “consolidación” provocado por los gastos de mantención de los edificios y la disminución dramática de sacerdotes disponibles.

  Otros templos católicos como el de Saint John en la calle Newfield fue vendido décadas atras a una congregación evangélica, situación que también se ha repetido con otros edificios.  En el caso de la parroquia de San Pedro cuyo último párroco fue el Rev. Joseph Gubiotti, el terreno además de acoger el templo, contaba también con un edificio escolar y convento de monjas que sirvió por décadas a miles de niños católicos.  Ahora y bajo la iniciativa de Aria Legacy Group, se ha informado que esta construcción se transformaría en 39 departamentos, el primero de los cuales estará disponible tan pronto como diciembre del 2019.

Este proceso de rehabilitación y construcción es también acompañado por la iniciativa de Spinnaker Real Estate Partners de Norwalk que construirá 108 departamentos con un costo de 26 millones de dólares y estará situado en la esquina de la calle Park y Main, frente a la ex iglesia de San Pedro

Pero que sucederá con el templo de San Pedro.  De acuerdo a Jack Novoseller que compro el terreno, no tiene aún ideas claras con respecto al futuro de esta reliquia histórica en cuyo frontis hay una enorme estrella de David.  “Podría alquilar o vender el templo de 151 años de antigüedad y que cuenta con un órgano instalado en 1920. Pero también podría convertirlo en un área de tiendas, cafés, y otros servicios tales como farmacia o supermercado,” dijo.

La cercanía con el Hospital de Hartford y los nuevos proyectos habitacionales crearía una nueva era para el sector de Southgreen, pero los feligreses y clérigos observan con pena y con razón, estos cambios.

En una situación similar está el edificio de la ex parroquia del Sagrado Corazón construida por católicos alemanes en el siglo XIX y que fue también cerrada por la crisis de consolidaciones de edificios y templos católicos. 

Este edificio también histórico está cerca del parque Dunkin’ Donuts, aledaño a la histórica torre situada a un costado de lo que fue la escuela Barnard Brown, ahora un establecimiento escolar magneto; y podría ser parte de un plan global de transformaciones.

Sin embargo algunos de los feligreses del Sagrado Corazon se están reuniendo para discutir el futuro del templo cuya feligresía era fundamentalmente puertorriqueña.  Algunos proponen establecer un museo que recoja la historia del sector de Clay Hill, y todos esperan que la estructura no sea destruida.

Otro de los edificios que fueron populares templos es la Iglesia Santa Ana situada en calle Park que también en sus terrenos albergaba una escuela y aposentos para religiosas.

  Como manifestó el Reverendo James Shanley, todos estos sucesos que involucran cierres de recintos sagrados de culto y oración son motivo de tristeza e impotencia para los sacerdotes, religiosas y feligresía.  La crisis global de la Iglesia Católica Apostólica y Romana con una ausencia creciente de vocaciones sacerdotales, las demandas millonarias por casos de abuso de niños, jóvenes y religiosas; y el aumento de la secularidad en la sociedad moderna; acentúan desafíos de los cuales el cierre de templos son una amarga consecuencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí