Unidad Latina en Acción se pronuncia contra intento de deportación de inmigrante

0
122
John Lugo, dirigente de Unidad Latina en Acción. Foto de Archivo

En la medida en que la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) refuerza su mecanismo de deportación, fundamentada en el principio de nacionalismo blanco, el pueblo debe unirse para defender a los miembros de nuestra comunidad.

Marco Antonio Reyes Álvarez, actualmente reside en Meriden. Connecticut con su esposa y tres hijos. Llegó desde Ecuador y él y su familia han estado viviendo en los Estados Unidos desde 1997. En el 2007, mientras vacacionaba con su familia, Marco fue aprehendido por ICE, mientras trataba de reentrar a los Estados Unidos, luego de cruzar accidentalmente hacia Canadá. Desde 2016, ICE otorgó a Marco una suspensión de expulsión (Stays of Removal), pero sin ningún sentido, se le negó en junio pasado. Ha permanecido bajo supervisión estatal, llevando un brazalete electrónico en el tobillo, que monitorea sus movimientos. Marco ha trabajado duro para proveerle a su familia, establecer el futuro de sus hijos y llevar una vida tranquila en los Estados Unidos. Ni él, ni nadie de su comunidad, merecen ese tipo de tratamiento inhumano. 

El caso de Marco ejemplifica el comportamiento nada estable de ICE, particularmente bajo un presidente racista y xenófobo. Donald Trump basa esa política bajo falsa premisa de “buenos contra “malos inmigrantes, para galvanizar su base de apoyo y conseguir un mayor respaldo público. Sin embargo, su expansión de la red de deportación, demuestra su intento de indiscriminadamente detener y deportar inmigrantes. En respuesta a esa creciente injusticia, nosotros, como comunidad, debemos reconocer y elevar la dignidad de cada persona, independientemente de cualquier historia criminal o aspecto de identidad. Sin un movimiento holístico e inclusivo, eventualmente perderemos nuestra lucha en aras de cultivar comunidades pacíficas.

Jesús Morales Sánchez, un líder de Unidad Latina en Acción y organizador a nivel estatal de la Alianza por los Derechos de los Inmigrantes de Connecticut (Connecticut Immigrant Rights Alliance (CIRA), proclama “condenamos un sistema que separa familias sin el menor remordimiento. Marco y su familia han vivido con otros norteamericanos por los últimos 20 años. Es un  cruel e insólito castigo, destruir esa y otras familias, cuando la única infracción que Marco y otros como él han cometido, ha sido la de confiar en que Estados Unidos les ofrecía un enclave de seguridad. Solicitamos a ICE que le otorgue a este padre de tres hijos el derecho a quedarse. Apelamos a los funcionarios electos a defender lo que es moralmente correcto y ayudarnos a mantener a Marco en su casa, a la que él pertenece”.  

Hoy nos manifestamos, desafiando la injusticia de ICE contra Marco y todas las personas sujetas a cualquier forma de violencia estatal. No guardaremos silencio mientras el gobierno viola los derechos individuales, separa familias y desestabiliza a comunidades. Lucharemos hasta producir cambios y transformaciones a nivel sistémico y social. Lucharemos más allá de nuestras vidas hasta que realmente alcancemos paz y justicia para todos.

John Lugo, dirigente de Unidad Latina en Acción. Foto de Archivo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí